miércoles, julio 24, 2024
InicioArchivoDebateChé: Más Allá del Mito

Ché: Más Allá del Mito

El 11 deoctubre de 1967, Walt Rostow, asesor del presidente estadounidense Lyndon Johnson, le envía a éste un memorando donde analiza lasi mplicaciones del ajusticiamiento de Ernesto Che Guevara: «Su muerte marca la desaparición de otro de los agresivos revolucionarios románticos…En el contexto latinoamericano, tendrá un gran impacto en descorazonar futuros guerrilleros”.

 

A pesar de la sensación de triunfo que embargó a los sectores dominantes estadounidenses y latino-caribeños del momento, la desaparición física del Comandante Guevara no impidió que se mantuviera latente la lucha de resistencia de los pueblos de nuestra América por su liberación nacional.

Médico de profesión, pero revolucionario internacionalista de convicción, más allá del mito, el Che representa un ejemplo permanente de pensamiento y de acción en pos de la construcción de un modelo de civilización de nuevo tipo, como lo demostrara en diversos momentos de su vida, reivindicando una tradición de lucha revolucionaria que diera comienzo con el proceso independentista de las naciones de nuestro continente.

En él no tenían cabida los prejuicios chovinistas exhibidos por algunos seudo revolucionarios para quienes la revolución es un proceso a desarrollarse fronteras adentro de sus países, sin llegar a comprender a cabalidad la dimensión de la lucha anticapitalista y antiimperialista al lado de todos los demás pueblos del planeta.

Esa visión internacionalista de la revolución le llevó a dejar Cuba, donde fácilmente pudo quedarse con su familia y ejercer funciones importantes de gobierno. Sin embargo, en vez de ello decidió incorporarse a las guerrillas que combatían el colonialismo belga en África.

Incluso, tuvo la idea de unirse a la lucha guerrillera en Venezuela, pero por diferencias con quienes estaban al frente de la misma no pudo concretarse, teniendo que esperar su momento para ir a Bolivia y, desde allí, crear las condiciones necesarias para que la América nuestra insurgiera en masa contra el imperialismo gringo y sus lacayos tradicionales. Todo esto en un contexto generalizado de lucha antiimperialista, cuyos símbolos más resaltantes entonces eran Vietnam y Cuba, enfrentados en una guerra asimétrica contra el poderío militar y económico de Washington.

Pero, al margen de sus experiencias militares conocidas, el Che demostró sus dotes como teórico original del socialismo revolucionario, de modo que se pudiera contar con las herramientas ideológicas adecuadas a la realidad cubana, en un primer lugar, y que éstas, en un segundo plano, sirvieran para orientar lo propio en otras latitudes a fin de destruir el orden imperante de explotación y alienación creado por el sistema capitalista hegemónico.

Esto lo condujo a teorizar sobre el hombre y la mujer nuevos, dejando a la posteridad un conjunto de reflexiones fundamentales para emprender la transición hacia el socialismo.

Como lo recordara el Comandante Fidel Castro el 15 de octubre de 1967 durante la velada en su memoria, el Che “no es que reuniera esa doble característica de ser hombre de ideas, y de ideas profundas, la de ser hombre de acción sino que Che reunía como revolucionario las virtudes de un revolucionario: hombre íntegro a carta cabal, hombre de honradez suprema, de sinceridad absoluta, hombre de vida estoica y espartana, hombre a quien prácticamente en su conducta no se le puede encontrar una sola mancha. Constituyó, por sus virtudes, lo que puede llamarse un verdadero modelo de revolucionario”.

Para el Che Guevara, la conciencia revolucionaria mediante el trabajo voluntario, sin percibir remuneración material alguna, como es habitual bajo la lógica del capitalismo, era un modo apropiado de formar y elevar la conciencia socialista de los revolucionarios y convertirla en fuerza vital para alcanzar los cambios estructurales que debiera impulsar y consolidar la Revolución en todo momento.

Por ello, no elude la polémica (todavía vigente) frente al dogmatismo soviético, el cual contradecía los postulados ideológicos del materialismo científico y que, décadas después, confirmaría lo que ya anticipaba el Che respecto al verdadero carácter contrarrevolucionario y reformista del Estado y de la burocracia imperantes en la extinta Unión Soviética.

Del mismo modo que el Che lo alertara en su Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental, en abril de 1967, “todo parece indicar que la paz, esa paz precaria a la que se ha dado tal nombre, sólo porque no se ha producido ninguna conflagración de carácter mundial, está otra vez en peligro de romperse ante cualquier paso irreversible e inaceptable, dado por los norteamericanos. Y, a nosotros, explotados del mundo, ¿cuál es el papel que nos corresponde?

Los pueblos de tres continentes observan y aprenden su lección en Vietnam. Ya que, con la amenaza de guerra, los imperialistas ejercen su chantaje sobre la humanidad, no temer la guerra es la respuesta justa.

Atacar dura e ininterrumpidamente en cada punto de confrontación, debe ser la táctica general de los pueblos. Pero, en los lugares en que esta mísera paz que sufrimos no ha sido rota, ¿cuál será nuestra tarea?

«Liberarnos a cualquier precio”. En la actualidad, su legado revolucionario conserva toda una vigencia plena, fuera de todo dogma que pretenda limitarlo y siempre abierto a las nuevas generaciones de revolucionarios a profundizar en sus enseñanzas para la construcción definitiva y verdadera de la revolución socialista.

El mundo volvió escuchar decir al Che: “Hasta la Victoria Siempre”

Este 8 de octubre el mundo volvió escuchar decir al legendario Guerrillero Heroico“Hasta la Victoria Siempre”, cuando Héroes cubanos dignos herederos de Ernesto Che Guevara le rindieron tributo en el cruceño municipio de Vallegrande, Bolivia, en compañía del presidente Evo Morales.

Los Cinco antiterroristas cubanos, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González, junto al también Héroe de la isla caribeña Orlando Cardoso Villavicencio y el mandatario boliviano, homenajearon al guía e ídolo de la Patria Grande, asesinado en el poblado vallegrandino de La Higuera en 1967 por orden de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de Estados Unidos.

Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando, René y Orlando cumplieron su sueño de visitar al Che, hoy más vivo que nunca, y un símbolo para la lucha que aun se libra en Latinoamérica y el Caribe por la independencia, soberanía e integración definitiva de todos sus pueblos.

Parafraseando al Héroe antiterrorista Gerardo Hernández, el Che sembró la luz en la Patria Grande, además de fertilizar con su sangre a la Pachamana (Madre Tierra), y toda la región que se extiende desde el Río Bravo hasta la Patagonia.

Los luchadores antiterroristas cubanos, quienes cumplieron largas e injustas condenas en las mazmorras de Estados Unidos, han sido celosos cumplidores de los principios del Guerrillero Heroico, quien siempre señaló que “sólo los que viven de rodillas, ven a sus enemigos como gigantes”.

Ninguno de ellos se amedrentó ante las torturas psicológicas y los castigos que les impusieron en las cárceles de alta seguridad norteamericanas, sino todo lo contrario, mantuvieron la firmeza e hidalguía que el Che enseñó con su ejemplo a todos los cubanos, latinoamericanos y revolucionarios del mundo entero.

No se amilanaron ¡ni un tantico así! ante sus condenadores, haciendo gala de una histórica expresión del Comandante Ernesto Guevara, muy repetida en todos los continentes, referida a que frente al imperialismo no se puede ceder, ni confiar nunca.

Tampoco el presidente Evo Morales, siguiendo los paradigmas del Che, se ha atemorizado ante las continuas amenazas de Washington contra el proceso revolucionario en Bolivia, e incluso contra su propia vida.

Así mismo hacen e hicieron reconocidos gigantes históricos de la Patria Grande como Fidel Castro, Hugo Chávez, Salvador Allende y Néstor Kirchner, entre otros, y presidentes como Raúl Castro, de Cuba, Nicolás Maduro, de Venezuela, Rafael Correa, de Ecuador, Daniel Ortega, de Nicaragua, y la mandataria Cristina Fernández, de Argentina, tierra que vio nacer al Guerrillero Heroico.

Otros líderes latinoamericanos, como el sabio José Mujica, de Uruguay, Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador, la dignataria de Brasil, Dilma Rousseff, y tantos más hombres y mujeres anónimos, han sido continuadores de la ideas del Comandante Guevara.

Con toda seguridad, por lo que se hace actualmente en Latinoamérica en beneficio de sus pueblos, y por la visita de los Héroes cubanos este 8 de octubre Vallegrande, el Che volvió a repetir “Hasta la Victoria Siempre”.                           

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular