lunes, marzo 4, 2024
InicioCompromiso AtacamaAtacama: Nuevo Trato para Construir una Mejor Región

Atacama: Nuevo Trato para Construir una Mejor Región

por Javier Castillo J. (*)

La economía nacional sufre los embates del ciclo económico mundial: no deja de crecer, pero a un ritmo por debajo de lo  presupuestado. A eso hay que sumarle un escenario político confuso, pleno de desconfianzas. Ese es el trance que debemos asumir.


La Región de Atacama, no está ajena a esto, pues la minería eje, central de su actividad económica, atraviesa por un ciclo de precios a la baja, especialmente del cobre, que no solo frena el crecimiento regional, sino que también gatilla movilizaciones como las encabezadas por la pequeña minería exigiendo al Estado, a través de ENAMI, tarifas de sustentación, para evitar el colapso absoluto de la histórica actividad.

La mediana minería por su parte, inicia ajustes que se manifiestan en despidos de trabajadores. Por otro lado,la gran minería paraliza la inversión en nuevos proyectos, ya que, a los problemas de agua, energía y conflictos ambientales, se suma el cuadro internacional, reflejado en los precios de los metales.

Junto con las consecuencias directas en la minería, toda la cadena, productiva y de servicios asume la misma dinámica.

Pues bien, desde el sector de los trabajadores organizados planteamos como una gran interrogante lo siguiente;

¿Qué pasa con todo lo ganado en los años de bonanza?

Hay que tener en claro que siempre el discurso empresarial, en negociaciones colectivas y, para justificar su mezquindad -a pesar que se le demuestra contablemente que tiene utilidades-  establece  que la rentabilidad obtenida es para inversión.

A su vez,  siendo el periodo 2014-2016 tiempo para la inversión, ésta no se lleva a cabo y vemos como nuevamente son los trabajadores los que pagamos los costos de las crisis económicas.
Ahora bien con un cobre al alza bordeando los tres dólares, ¿repetiremos la misma historia o tomaremos medidas que nos entreguen más garantías a nuestros intereses?.

Estando en plena discusión de los efectos de la crisis de los precios del cobre nos encontramos con la peor catástrofe sufrida en la Región de Atacama, que no solo termino con la vida de personas, sino que también arrasó con casas, caminos, comercio, etc.

Esto provocó pánico y secuelas porque, a dos años y tres meses, nos vuelve a maltratar la naturaleza.

Esta tragedia nos da cuenta de la precariedad del Estado, insuficiente del todo totalmente para prevenir catástrofes como la que nos tocó vivir, y corrobora la necesidad de un Nuevo Trato para Atacama, para construir una mejor región. Y una mejor región para construir un mejor Chile.

Teniendo claro que no hay una cultura preventiva, en este escenario de construir nuestra región, debemos  levantar como  premisa, una cultura que se fundamente en la prevención como herramienta de desarrollo.

Estamos obligados a definir responsabilidades, como por ejemplo, ¿qué parte de la institucionalidad falló y por qué fallo?, ¿qué se hizo mal y que faltó?.

Pero estas preguntas no se pueden responder a priori, sin resultados de estudios serios que entreguen un diagnostico que  permita tomar las mejores decisiones.

Siendo capaces de asumir crítica  y autocríticamente las respuestas a estas preguntas,  estaremos en condiciones de plantearnos una construcción sobre bases sólidas y con la participación de todos, realizando las correcciones a corto, mediano y largo plazo.

La economía es, sin duda, el cimiento principal de las bases que necesitamos, pero esta economía debe ser replanteada con una mirada que ponga en su justa medida el crecimiento y el desarrollo social, con un empresariado dispuesto a asumir en plenitud el concepto de Responsabilidad Social Empresarial (R.S.E) y una ciudadanía empoderada de su territorialidad, consciente de los recursos que este posee y de las decisiones que se deben tomar para generar empleo sin sacrificar calidad de vida.

Atacama proyecta su futuro en sus reservas mineras, generación de energía, abastecimiento de agua y una urgente tecnificación que nos permita la explotación de nuestros recursos naturales con valor agregado, siendo el Litio el proyecto a corto plazo.

En esta línea asumimos nuestra región como minera y nos planteamos disponibles al debate de soluciones energéticas que den seguridad a la inversión, capaces de resolver la crisis hídrica y de consumo habitacional, sin que el costo sea de cargo de la ciudadanía.

Además de entregar beneficios regionales como compensación por la masiva instalación de complejos generadores térmicos, altamente contaminantes y  fotovoltaicos, eólicos u otros que en un futuro cercano se instale en la Región.

Al respecto es necesario indicar que a mayo de este año tenemos 29 centrales en la Región, 10 convencionales (térmicas) y 19 renovables, con una capacidad instalada de generación de 1.109 Mega Watts y 1.283 Mega Watts, respectivamente. En abril, un 62% fue de generación convencional y un 38% de generación renovable.
A nivel Nacional, la Región de Atacama se encuentra liderando los top cinco de capacidad instalada con fuentes renovables como energía solar y eólica:

Ranking Solar

1.- Atacama        918 MW
2.- Antofagasta   730 MW
3.- Metropolitana 115 MW
4.- Tarapacá          61 MW
5.- Coquimbo        42 MW

Ranking Eólico

1.- Coquimbo        612 MW
2.- Antofagasta     301 MW
3.- Atacama          186 MW
4.- Bio Bio             106 MW
5.- Los Lagos        101 MW

No obstante este desarrollo no se refleja significativamente en las tarifas, ya que en base a un consumo promedio (180 KW) por hogar no se nota beneficio de ley N° 20.298, de equidad tarifaria, como zona de sacrificio:

Arica                $ 22.942
Iquique            $ 22.207
Antofagasta     $ 13.599
Atacama          $ 21.732
La Serena        $ 23.827
Valparaíso        $ 25.618
Santiago          $ 20.071
Talca                $ 24.238
Talca                $ 24.238
Talca                $ 24.238
Valdivia            $ 25.517
Rancagua        $ 22.683
Concepción      $ 20.059
Temuco           $ 30.762

Proyectos Generación en Construcción:

Cabo Leones I, 240 MM USD, 115 MW;
Sarco, 354 MM USD, 170 MW

Proyectos Transmisión en Construcción:

Línea 500KV, Mejillones – Cardones, 700 MM USD
Línea 500 KV, Cardones – Polpaico, 1.000 MM USD

Hoy están aprobados con licencia ambiental nuevos proyectos por:
ERNC, 53 proyectos, por 5.299 MW, con 12.440 MM USD de inversión.
Convencional, 2 proyectos, por 105 MW, con 50,2 MM USD de inversión.
Líneas y Sub Estaciones, 14 proyectos, con 901 MM USD de Inversión.

Las Empresas del Estado como CODELCO y ENAMI deben tener un rol protagónico mayor, al que hoy tienen, dándole más importancia a la gestión de entes estatales controladores de la producción del cobre y  otros metales estratégicos para Chile.

Desde CODELCO debemos mirar la explotación del litio y desde ENAMI debemos mantener la sustentabilidad de la minería artesanal, pequeña y mediana, potenciándola no solo en proceso del cobre, sino también en otros minerales ( plomo, fierro, litio, plata, oro, platino, mercurio, molibdeno, etc.) , y procesar tranques de relaves.

Es preciso buscar formas concretas de apoyo a las PYMES, pues estas generan una absorción de mano de obra no menor.

Si logramos recuperar el crecimiento, con un nuevo trato basado en la prevención y responsabilidad, este crecimiento no puede ser causa de la pérdida de poder adquisitivos para aquellos que emprenden y trabajan en funciones de servicio, tanto públicas como privadas, que son claves para hacer de nuestra región,  una región atractiva, con calidad de vida, que les asegura trabajo y que respeta a todos sus habitantes.

Para asegurar el trabajo de los habitantes de nuestra región, debemos ser claros. Junto con la reforma educacional que implica una inversión no menor de parte del Estado, deben sumarse los esfuerzos privados para generar en liceos, institutos técnicos y de formación profesional, la máxima capacitación en todos los aspectos productivos y de servicio que hagan incuestionables la calidad de la mano de obra local.

Otro aspecto no menor de la responsabilidad social empresarial y de Estado, pasa por generar más condiciones de urbanización para resolver el déficit habitacional. Sin lugar a dudas que los costos operacionales del empresariado bajaran considerablemente con trabajadoras y trabajadores cercanos a sus fuentes laborales. Trabajadores que no solo cuenten con vivienda,sino que también con vías de desplazamiento descongestionadas y expeditas, como así también de hospitales y centros comerciales que cubran todas las necesidades acordes con el desarrollo que esta región se merece.

Sin lugar a dudas que debemos ampliar nuestra mirada a una salud de mayor cobertura y calidad, siendo urgente generar las condiciones de calidad de vida, antes mencionadas, para asegurar la permanencia de profesionales, técnicos y auxiliares de salud.

Hoy más que nunca la Región de Atacama, requiere nuevo trato, con visión de futuro, hagamos el cambio en el decir y el hacer, no nos quedemos en el decir.

Una mejor región, demanda la participación de todos y todas, sin exclusión, con sus distintas miradas, nadie sobra. En nuestra representatividad estamos en disposición de ser aporte en este debate, ser actor,  pues estamos convencidos que la fuerza laboral es generadora de riqueza y asumimos que no somos nosotros los que la administramos.

Por tal razon tenemos derecho a ser parte de una justa propuesta para su distribución más equitativa y de plena justicia social.

(*) Candidato a reelección en el Consejo Regional

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular