miércoles, julio 24, 2024
InicioMundoNuestra AméricaOEA: Organismo Indefendible

OEA: Organismo Indefendible

La salida de Venezuela de la Organización de los Estados Americanos (OEA) deja a ese foro internacional sin dos países que, por diversas razones, han tenido un gran peso en la historia del continente.

Hace 55 años el organismo expulsó a Cuba de sus filas con el argumento revelador de que «la adhesión de cualquier miembro de la OEA al marxismo leninismo es incompatible con el Sistema Interamericano». Se evidenciaba así, desde entonces, que ese «sistema interamericano» era –y sigue siendo– un aparato de control político e ideológico al servicio de Washington en su confrontación con el bloque del Este y un instrumento para alinear a los gobiernos del hemisferio en el bando occidental de la guerra fría.

Es inevitable recordar que la OEA, que actúa en nombre de la democracia sólo cuando así conviene a los intereses estadunidenses y de las oligarquías locales latinoamericanas, no hizo nada significativo para, al menos, atenuar las atrocidades de dictadores como Rafael Leónidas Trujillo (República Dominicana) o Anastasio Somoza (Nicaragua), calló cuando un gobierno legítimo y electo fue derribado en Guatemala mediante una maquinación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, 1954), no movió un dedo cuando diversas democracias sudamericanas fueron demolidas en los años 70 del siglo pasado por el surgimiento de sangrientas dictaduras militares (Uruguay, Bolivia, Chile y Argentina) que, en no pocos casos, fueron impulsadas desde la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Pentágono.

En épocas más recientes, el organismo panamericano fue incapaz de hacer algo para impedir un golpe de Estado en Honduras o para denunciar las conspiraciones parlamentarias que depusieron a los mandatarios Fernando Lugo, de Paraguay (2012) y Dilma Rousseff, de Brasil (2016).

A este historial deplorable se suma ahora la inopinada beligerancia del actual secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien lejos de contribuir a una solución pacífica a la crisis que vive Venezuela, ha atizado el conflicto, se ha colocado sin pudor alguno como activo promotor de uno de los bandos en la disputa política e institucional y ha convertido a la organización que encabeza en un ariete diplomático en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Con esos antecedentes y en tales circunstancias no es extraño que Caracas haya decidido abandonar la organización y recurrir, en cambio, a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un foro más equilibrado del que están excluidos Estados Unidos y Canadá, y del que, por consiguiente, puede esperarse una acción más constructiva y propicia en el espíritu de superar la fractura venezolana por medio del diálogo y la coadyuvancia diplomática.

Con la expulsión de Cuba en 1962, perdió la OEA. Eso quedó demostrado cuando años más tarde (2009), el organismo invitó al país caribeño a reincorporarse y La Habana rechazó el llamado.

Ahora, la salida voluntaria de Venezuela acentúa el deterioro y el descrédito de una instancia internacional que nunca supo estar a la altura de lo que sus integrantes latinoamericanos habrían podido esperar de ella y que, desde su fundación (1948) hasta la fecha, ha dado sobrado fundamento a su descripción popular: el ministerio de colonias de Estados Unidos.

Fuente: La Jornada

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular