miércoles, junio 19, 2024
InicioArchivoDebateUna Crisis en la Elite Gobernante

Una Crisis en la Elite Gobernante

El estallido público y mediático de las denuncias por colusión entre algunos grupos empresariales y algunos sectores y personeros políticos para el financiamiento ilegal de campañas electorales, parece haberse convertido en el tema central de la agenda pública y ha conducido a hablar de una crisis política o de una crisis de las instituciones políticas. Visto desde la perspectiva de la ciudadanía (acaso el leitmotiv más importante y decisivo del análisis político), asistimos a una crisis en la elite política y más exactamente a una crisis en la élite gobernante.

 

No perder de vista lo esencial, no perder de vista el horizonte hacia el cual caminamos es esencial para poder separar los hechos del formidable ruido mediático que se pretende instalar.

No se trata de negar lo que está sucediendo.

Se trata de mirar de frente los hechos y comprender su contexto.

Por un ultrismo del lenguaje, o una generalización abusiva o por un notorio “síndrome del ladrón” se ha  llegado a atribuir a todos los actores políticos, a todos los partidos políticos y a todos los empresarios, las irresponsabilidades e irregularidades perpetradas por algunos.   

En el entusiasmo delirante y extremista  de disparar a la bandada a todos los políticos y a todos los partidos políticos, el discurso de la ultraizquierda le encuentra la razón al discurso de la ultraderecha, denostando a militantes y dirigentes, mezclando a los culpables y a los presuntos culpables con quienes hacen de la política una vocación y un servicio público para promover los cambios que la ciudadanía reclama.

En mi propia versión del “síndrome del ladrón”, el inculpado, acusado o culpable de un delito reiterado, tiende a creer y a justificar que lo que hace, es lo mismo que hacen todos los demás.   

El resultado del síndrome del ladrón es que todos andan mirándose con sospecha, que se instala una atmósfera tóxica en que cualquiera expresión o cualquier silencio es interpretado como señal de complicidad.

Y en un clima de desconfianza de todos contra todos, tienen ancho espacio los comentaristas del rumor, los ilusionistas del “disparo a la bandada”,  los opinólogos de los males, los desleales del momento y los cuenteros de la desinformación.

Crisis en la elite gobernante, crisis en las alturas, crisis entre los de arriba, crisis dentro de la clase política, cualquiera sea la caracterización que se pretenda dar a la actual coyuntura política en Chile, resulta evidente que no obstante la profundidad y extensión del ruido mediático que las causas, los procesos y las denuncias están ocasionando, esas causas, esos procesos y esas denuncias tienen lugar precisamente porque las instituciones están funcionando, aun en medio del amplio cuestionamiento ciudadano a que están siendo sometidas.

No cabe la menor duda que el actual clima de crisis dentro de la elite gobernante, es también una potente y extendida instalación mediática, porque los problemas y necesidades que preocupan e interesan a los ciudadanos, especialmente a los más pobres, necesitados y marginalizados de nuestro país, no son precisamente los juicios y querellas que afectan a gerentes, administradores, operadores y accionistas de las grandes empresas y acusados en tribunales.

Los casos y escenarios de malas prácticas y de colusión entre algunos empresarios y algunos políticos, forman un historial de larga data:

la colusión confesa de precios de un grupo de farmacias, la adulteración contable de los resultados de una empresa para obtener bonos inmerecidos; el escándalo de las tarjetas de Cencosud; la revelación de las cuentas de un candidato presidencial de la UDI en paraisos fiscales del Caribe; el cierre obligado de una planta faenadora de cerdos por la generación de olores en su entorno; la acusación de colusión de precios de algunas empresas productoras de pollos; la vergonzosa manipulación de los resultados del Censo 2012; el caso de la condonación de una emporesa del retail por parte del director de Impuestos Internos durante el gobierno anterior; el escándalo multimillonario de las empresas Cascadas; el descubrimiento del gigantesco fraude al FUT; la utilización de facturas por servicios no prestados, cohecho y financiamiento irregular de campañas electorales, para pagar menos impuestos o lograr inmunidad política, llamado también caso Penta;  el denunciado uso de información financiera privilegiada detectado en el exterior; el uso de boletas y facturas de terceros por parte de SQM para financiar campañas y actividades políticas…

Pero deducir que todos estos casos constituyen un cuadro de crisis política o crisis institucional, es exagerar los tintes negativos para empujar los hechos hacia una verdadera crisis política o institucional, o no percibir que aquí lo que está siendo cuestionado es la relación perversa entre algunos empresarios y grupos económicos con algunos sectores de la política.

En esta instalación mediática además, la derecha y los sectores conservadores intentan introducir el argumento que las reformas no avanzan, que el gobierno está paralizado, que la agenda está congelada, cuando lo que sucede en realidad es que el Gobierno de la Presidenta Bachelet continúa gobernando, realizando su gestión los gobiernos regionales, legislando el Congreso, funcionando los tribunales, mientras algunos se engolosinan en atacar o en distorsionar desde la prensa.

Y frente a una crisis dentro de la elite gobernante, los ciudadanos y la mayoría del país tienen delante suyo el camino de impulsar las reformas pendientes, avanzar hacia el cumplimiento del programa de la Nueva Mayoría comprometido con la ciudadanía, promover el cambio de la Constitución y los cambios políticos e institucionales que apunten hacia una democracia más moderna, más ciudadana y más participativa.  Es una manera digna de recuperar la confianza ciudadana, dignificando la política.

Los males de la democracia se curan con más y mejor democracia.

Fuente: Coyuntura Política

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular