jueves, abril 25, 2024
InicioArchivoDD.HH.Amenazan de Muerte a Investigadores de la U. de Chile por...

Amenazan de Muerte a Investigadores de la U. de Chile por Informe Sobre Riesgos en el Consumo de Aceite de Chía

 

Con una denuncia por amenazas de muerte y el seguimiento en la vía pública de un auto desconocido terminó la publicación de un informe académico de la Universidad de Chile -encargado por el Ministerio de Salud (Minsal)-, que recomendó no incorporar un descriptor nutricional para el compuesto Omega-3 vegetal ácido alfa linolénico (ALA), en el Reglamento Sanitario de los Alimentos del país (RSA).

 

La denuncia,  ingresada el 19 de agosto pasado en la PDI y actualmente tramitada en la Fiscalía Centro Norte, fue interpuesta por uno de los investigadores y profesor adjunto de la universidad, Dr. Juan Guillermo Gormaz, quien recibió directamente amenazas en su contra por la publicación del informe “Ácido alfa linolénico y sus efectos en salud: Análisis de la evidencia básica, clínica y epidemiológica”.

Dicho informe terminó advirtiendo que el Omega-3 vegetal ALA, puede ser un factor de riesgo para padecer cáncer de próstata y de daño cognitivo y visual en lactantes.

La publicación científica desestimó así  las pretensiones de algunos productores comercializadores de subproductos derivados, Chía y linaza, como aceite y fibra, que pretendían vender el Omega-3 vegetal ALA con etiquetas de Omega 3, algo que en la actualidad el Reglamento sanitario de los alimentos de Chile no permite.

Omega-3 ALA vegetal está presente en grandes cantidades en los aceites de Linaza y Chía, pero no debe confundirse con los Omega-3 marinos presentes en el aceite de pescado, EPA y DHA, carentes de esos riesgos.
Amenazas

Según el testimonio del doctor Gormaz, especialista en lípidos y materias grasas de la Facultad de Medicina, y parte del equipo que elaboró el informe sobre el Omega-3 ALA, lo  primero fue una llamada a su teléfono móvil.    

El pasado martes 19 de agosto lo amenazaron de muerte, con una voz distorsionada tras el auricular, exigiéndole retractarse a más tardar en una semana del informe, que había sido entregado al Minsal en abril de este año.

El  académico presentó una denuncia en la Fiscalía Centro Norte, que  inició una investigación y ordenó rondas de vigilancia de la PDI a su domicilio durante un mes para su  protección y la de su familia.

Pero, esa misma semana, el viernes 22 de agosto, cuando el doctor Gormaz salía de su hogar hacia la universidad, un auto Nissan V16 negro, con vidrios polarizados y la patente oculta, lo comenzó a seguir.

La persecución sólo acabó cuando Gormaz se percató de lo sucedido y condujo su auto hasta la entrada de la 47 comisaría de Carabineros de Santiago.

Esta situación fue notificada a las autoridades de la Universidad y del Minsal mediante una carta firmada ante notario y que terminó en una denuncia al Senado Universitario de la Universidad de Chile, entidad que  resolvió  hacer una declaración pública denunciando el hecho y apoyando al profesor, constituyendo además una comisión orientada a estudiar la relación del plantel universitario con la industria para el manejo de potenciales conflictos de interés.

“Junto con solidarizar con el Dr. Gormaz y el equipo de investigadores liderado por la Prof. Marcia Erazo, este órgano colegiado manifiesta su más enérgico repudio contra estos hechos de matonaje hacia un miembro de nuestra comunidad universitaria y cualquier otra tentativa de impedir el desarrollo de nuestra misión institucional, que es poner al servicio de las necesidades del país y su gente, el conocimiento, las ideas y la creación que emerge de nuestros laboratorios y aulas, con total libertad e independencia”, dice la declaración.

Según el profesor Juan Carlos Letelier, vicepresidente del Senado Universitario, esta situación motivó el inmediato apoyo de parte de la FECH, y reavivó el debate sobre los vicios que tiene el autofinanciamiento de la universidad, algo que se podría evitar con aportes directos para la investigación que se desarrolla en la U. de Chile.

Derivados de Chía 

Con el informe publicado y la decisión ratificada de no innovar sobre el asunto y mantener el Omega-3 vegetal Ala fuera del RSA en Chile, los intereses de las empresas Benexia y Unilever -que enviaron representantes a la comisión formada por el Minsal- se vieron directamente afectados.

Consultada por esta situación, la empresa Functional Products Trading S.A, cuya marca registrada es Benexia, se desligó de las acusaciones y señaló que el contacto con el Dr. Gormaz “solo se limitó al trabajo que se realizó en el sub-comité que conformó el Ministerio de Salud, con el fin de autorizar al ácido graso alfa-linolenico como un Omega-3”. En tal instancia, participaron también otros académicos y representantes del Minsal, la Sofofa, ChileAlimentos y Asociaciones de Consumidores.

“Todo lo que allí se presentó como antecedente, todo diálogo o discusión generados, se encuentra registrado en actas públicas que corresponden a un procedimiento público y normado por las autoridades del Ministerio de Salud. Nuestra empresa no ha tenido contacto alguno con el Dr. Gormaz, salvo en el marco de la mesa del sub-comité”, dice la compañía.

Además, Benexia señala que al comunicarse con la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile ninguna autoridad estaba al tanto de la denuncia, ignorando la carta firmada por todo el equipo que elaboró el informe y que fue enviada por correo electrónico y luego a través de la oficina de partes de las mismas autoridades de la universidad y el Minsal.

“Sin perjuicio del procedimiento, en el que se intenta difamar a nuestra empresa, solidarizamos con el Dr. Gormaz y con cualquier persona que pueda sufrir amenazas o persecuciones”, finaliza su declaración.

Sin embargo, existe otro antecedente. Un mes y medio después de la publicación del informe, el 19 de mayo de este año, una carta con el logo del estudio de abogados de FerradaNehme y firmada por Functional Products Trading S.A, llegó hasta las oficinas del Subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows Oyarzún.

En esa misiva, la empresa acusa de un posible conflicto de interés de parte del Dr. Gormaz para realizar el informe; desacredita el prestigio académico del investigador y de la investigadora responsable del estudio, la Doctora Marcia Erazo; y solicita que se tomen medidas disciplinarias, incluida la expulsión del profesor Gormaz del subcomité conformado por el Ministerio de Salud para revisar esa materia.

Además, la compañía señala que estudia presentar acciones legales y administrativas y vincula el rechazo de la solicitud de incluir un descriptor para el Omega3 vegetal ALA con los millonarios costos de re-etiquetado de decenas de miles de productos, junto a una baja de alrededor del 30% de las ventas en Chile de estos productos.

Sin embargo, la publicación del informe es posterior a sanciones cursadas por la Seremi de Salud Metropolitana, que detectó que Benexia ya promocionaba productos derivados de la semilla de Chía con Omega3, cuando esto no está permitido por el RSA.

Respecto al consumo de Chía, el Dr. Gormaz, especialista en lípidos y materias grasas de la Facultad de Medicina, aclaró “que la semilla entera es absolutamente inocua y hasta beneficiosa para el tráfico intestinal, no así subproductos como el aceite de Chía, alimento procesado que posee grandes cantidades de Omega-3 vegetal ALA digestible”.

Fuente : The Clinic

 

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular