Lo que Está en Juego Tras el Conflicto entre Carabineros y Contraloría

0
872

El sumario administrativo de la Contraloría a siete generales de Carabineros responsables del orden público ha escalado hasta un conflicto institucional de graves proyecciones, en el que Carabineros desconoce las facultades de Contraloría para investigarlos, y lo que es aún peor, con respaldo explícito del gobierno.

La Contraloría General de la República notificó a siete generales del Alto Mando de un sumario por su eventual responsabilidad administrativa en los procedimientos ocurridos desde 18 de octubre, luego recibir 497 denuncias de organizaciones que pedían esclarecer las responsabilidades de los generales de Carabineros en los hechos en que civiles terminaron gravemente heridos.

La lista la encabeza el general inspector, Ricardo Yáñez Reveco, Director Nacional de Orden y Seguridad, tercera antigüedad en el mando, y candidato a suceder a Mario Rozas en la dirección general. La integra, además, los generales inspectores, Jorge Valenzuela Hernández, Director Nacional de Apoyo a las Operaciones Policiales y Mauricio Rodríguez Rodríguez, Jefe de la Zona Metropolitana; los generales Enrique Bassaletti Riess, Jefe de Zona Santiago Este; Enrique Monrás Álvarez, Jefe Zona Santiago Oeste; Hugo Zenteno Vásquez, Jefe V Zona Valparaíso; y Jean Camus Dávila, Director de Logística.

El sumario lo desarrolla la Fiscalía Institucional de la Contraloría, tras recibir numerosas denuncias, entre ellas, organizaciones internacionales de derechos humanos extranjeras, que pidieron determinar hasta dónde llega la responsabilidad del mando. Luego de analizar la actuación de los uniformados, en el marco del estallido social, determinó que no habrían garantizado el cumplimiento de los “protocolos del uso de la fuerza” contenidos en los manuales internos que operaban a esa fecha.

El sumario se encuentra en la etapa de formulación de cargos, en que los imputados pueden responderlos. Le sigue la “vista fiscal”, donde la Contraloría evalúa las respuestas y propone sanciones al jefe superior de servicio, en este caso, el general director Mario Rozas, las que deberán ser confirmadas o desestimadas por el Presidente Sebastián Piñera.

Las sanciones van desde una amonestación en la hoja de vida hasta la baja de la institución.

Defensa corporativa


La investigación de la Contraloría causó un fuerte remezón interno en la institución, y también en el gobierno, que sin pensarlo dos veces, y serio compromiso del estado de derecho, se lanzaron al contraataque.

Apenas tomó conocimiento público la investigación, el ministro del Interior, Víctor Pérez, se apresuró en expresar el respaldo del gobierno al alto mando de Carabineros:

“El actual mando ha tenido que enfrentar una situación extraordinariamente compleja en los niveles de violencia y, por lo tanto, creemos que esas acciones que ellos desarrollaron están dentro del marco de la ley. Estamos seguros que los cargos van a ser desvirtuados y que debilitan la acción de Carabineros en momentos tan sensibles como estamos viviendo”.

El general director de Carabineros, Mario Rozas, respaldó a los sumariados, y pidió que se respeten las facultades de la institución, en el sentido que “los generales tienen responsabilidades estratégicas, no operativas, y eso debe entenderse así”:

«En Carabineros, la llamada responsabilidad de mando es la responsabilidad jerárquica que nace de la Ley de Bases de la Administración Pública, así se definió y dejó establecido dentro del derecho administrativo y en nuestra reglamentación. Entonces, no se entiende esta arremetida en contra de algunos integrantes del mando institucional. Somos carabineros, pero también somos ciudadanos que hemos visto a nuestros compañeros heridos, insultados, amenazados y cuestionados por hacer A o hacer B. Carabineros es una institución permanente y fundamental de la República, y ya llegó la hora de que entre todos cuidemos nuestra institucionalidad”.

Agregó:

«Hemos aprendido de las equivocaciones. Hemos hecho todo lo que está nuestro alcance por mejorar lo que se deba mejorar. Estamos, además, en pleno proceso de modernización institucional. Pero este permanente tironeo a quienes estamos estamos en este difícil rol no contribuye al necesario respaldo que se requiere para esta complejísima función policial. Los hechos hasta la fecha han sido situaciones muy adversas, hemos tenido más de 15 mil eventos de graves alteraciones del orden público, en muchas ocasiones hemos sido sobredemandados y sobre esa base, hemos tenido que ir readecuando nuestros cursos de acción. Lo que sí puedo garantizar es que los carabineros siempre nos hemos levantado en las mañanas para hacer el bien sin mirar a quien“.

Y concluyó:

«Así como se dice que existen muchos estrategas del fútbol, pareciera que el último tiempo hay muchos estrategas policiales, por lo tanto eso atenta contra lo que estamos desarrollando”.

La defensa de tres generales ha asegurado que existe “intromisión” por parte de Contraloría y que este tipo de asuntos debe ser indagado de forma interna por Carabineros, y que hubo discriminación, en tanto que algunos generales pudieron tener a sus asesores legales de forma presencial durante el interrogatorio, mientras que otros no.

En su opinión, el único que puede abordar situaciones de fallas o delitos en el actuar policial ante manifestantes, es el jefe de Carabineros:

“Resulta ilegal de la Contraloría General de la República se inmiscuya en esta materias, por corresponder su conocimiento de manera exclusiva y excluyente al general director de Carabineros de Chile. La Contraloría tampoco puede pronunciarse sobre el mérito o legalidad de una decisión técnica, que queda exclusivamente dentro del ámbito de acción y decisión de las Fuerzas de Orden y Seguridad”.

Definir el uso indebido de gases lacrimógenos, agua contaminada, o lanzamiento de proyectiles al rostro de manifestantes, como «decisión técnica» es más que un absuso, que de aceptarse significaría que Carabineros no puede ser fiscalizado, lo cual es absurdo.

Todos contra el Contralor

Los abogados se sumaron a la idea de instalar todo esto como algo político y no institucional, y calificaron el sumario de Contraloría como una “arremetida” y que “ha existido un problema serio de competencia y que podría ser constitutivo de un caso de desviación del poder»

La defensa corporativa de la institución solo se explica si se la correlaciona con las investigaciones que llevado adelante el Ministerio Público, por los mismos hechos. Si la Contraloría establece responsabilidades administrativas, sin duda serán antecedentes decisivos en la investigación penal.

A esta campaña se sumó la derecha: los diputados Juan Antonio Coloma. de la UDI, y Camila Flores,de Renovación Nacional, oficiaron a la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores, OLACEFS, con el fin de que determine si hubo sesgo de la Contraloría, y si se excedió en sus facultades fiscalizadoras.

Es más, los diputados de RN y la UDI recurrieron a los odiosos argumentos sobreideologizados de su especialidad:

“Es importante para las democracias que las Contralorías Generales no se transformen en herramientas ideológicas de ciertos sectores políticos”.

Como de costumbre, la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, es la que lleva el pandero de la estulticia:

“El contralor se excedió absolutamente en sus funciones y creemos que, de verdad, acá lo que está haciendo el contralor es debilitar a Carabineros. Que el contralor se empiece a meter en cómo se llevan adelante los protocolos operativos no corresponde. El contralor está usando una argucia, un resquicio, y creo que se está excediendo de todas maneras en sus atribuciones”. .

La campaña del gobierno, Carabineros y la derecha descansa en dos argumentos, ambos insostenibles: a) Cantraloría no tiene facultades para investigar a Carabineros, y b) El contralor ha demostrado una clara intencionalidad política contra de Carabineros.

La estrategia apunta a politizar el incidente; no acatar el sumario de Contraloría, pero sin decirlo, y dejar pasar el tiempo, apostando al desgaste, como ocurre con los miles de casos y querellas que involucran a la policía uniformada.

El problema de esta estrategia, es que abstrae el fondo, consistente en masivas violaciones de los derechos humanos: más de 400 amputaciones oculares, abusos sexuales y golpizas, más de dos mil querellas del Instituto Nacional de Derechos Humanos y más de 9 mil denuncias y demandas judiciales en contra de Carabineros por distintos delitos e irregularidades en su proceder contra manifestantes y ciudadanos, y actos criminales que son investigados incluso por sumarios internos en Carabineros.

Compromiso del estado de derecho

La defensa del gobierno y Carabineros atropella el estado de derecho, por tres razones.

Primero, la facultad de Contraloría, de supervisión administrativa de las FF.AA. y de Orden, está establecida en el artículo 98 de la constitución y en el artículo 133 de la Ley 10.336, como señala una declaración de la Contraloría. De otra parte, sería absurdo que la Contraloría hubiese incoado un sumario de esta naturaleza, sin contar con las facultades legales para ello.

Segundo, la defensa corporativa del gobierno y Carabineros pretende colocarlos por encima de la Ley. Creen que atacando al mensajero, se eliminan los delitos que originan el sumario; nada menos que graves violaciones a los derechos humanos, comprobadas por numerosos organismos de defensa, entre ellos, el propio Instituto Nacional de Derechos Humanos. En esta materia, la posición del gobierno y Carabineros representa un retroceso a estándares de impunidad propios de la dictadura, donde había violación a los derechos humanos, pero nunca violadores de los mismos.

Tercero, si Carabineros y el gobierno están convencidos de la inocencia de los imputados, y de que no se han apartado ni de los protocolos ni de la ley, lo que corresponde es esperar con tranquilidad el resultado de la investigación, y no atacar una entidad autónoma del Estado, y desconocer, sus facultades, como han hecho hasta ahora.

Defensa de la Contraloría

En esta situación, la Contraloría y en particular, el contralor Jorge Bermúdez, quedaron sin respaldo del gobierno y a merced de la campaña de Carabineros, parlamentarios de derecha y el sistema mediático.

Por eso, respondió con una declaración pública, en la que esclarece sus facultades

El Instituto Nacional de Derechos Humanos fue una de las organizaciones que presentó denuncias a la Contraloría, relativas a la extralimitación de las fuerzas policiales en el control del orden público.

Su director, Sergio Micco, defendió el rol que ha tenido hasta el momento, pues le han pedido «ejercer el papel más activo posible en todas aquellas investigaciones sumarias que pudiesen conducir a la verdad».

Agregó:

«El Instituto Nacional de Derechos Humanos va a apoyar todas aquellas investigaciones que, dentro del Estado democrático de Chile, contribuyan a que se sepa toda la verdad de lo ocurrido».

Bancadas opositoras

En un hecho inusual, las bancadas de todos los partidos opositores con representación en el parlamento, emitieron una declaración en respaldo de la Contraloría, su independencia y sus facultades:

«En relación a la investigación disciplinaria desarrollada por la Contraloría General de la República en Carabineros de Chile, las Bancadas de diputadas y diputados firmantes expresamos lo siguiente:

Conforme a las normas constitucionales y legales, la Contraloría General de la República posee claras facultades para controlar la legalidad de los actos de los órganos de la Administración, lo que incluye a Carabineros de Chile.

Ninguna institución de la Administración del Estado puede pretender estar excluida de la fiscalización y escrutinio de sus actos, ni menos se puede pretender que no se hagan efectivas las responsabilidades administrativas, civiles y penales por las violaciones a los derechos humanos cometidas desde el 18 de octubre de 2019.

En tal sentido, expresamos nuestra preocupación por el respaldo incondicional del Gobierno a los generales investigados, lo que supone un cuestionamiento a la función de la Contraloría que debilita el Estado de Derecho.

Finalmente, respaldamos la independencia de la Contraloría General de la República en el ejercicio de su función de cautelar el cumplimiento de la ley y emplazamos al Gobierno a respetar la institucionalidad.

Bancada Partido Comunista
Bancada Partido Socialista
Federación Regionalista Verde Social
Bancada Partido Por la Democracia
Bancada Partido Radical
Bancada Partido Demócrata Cristiano
Comunes
Unir
Acción Humanista
Bancada Revolución Democrática
Convergencia Social
Partido Liberal
Partido Humanista

Reemplazo de Carabineros

El Partido Comunista estima de tal gravedad la situación al interior de Carabineros, que llegó el momento de abrir el debate respecto de la creación de un nuevo cuerpo policial. Así lo manifestó por medio de una declaración pública:

1.- La situación actual de Carabineros de Chile no da para más; una institución que tiene en su interior integrantes que no respetan la democracia, no respetan los derechos humanos, que se coluden para defraudar recursos públicos de todos los chilenos y chilenas. Por esto es necesario abrir el debate de qué fuerza policial necesitamos.

2.- Al interior de Carabineros de Chile existen funcionarios/as que respetan las normas de comportamiento de los funcionarios públicos, respetan los derechos humanos, brindan un trato humanitario y justo en su actuar, pero hoy ven como su institución se aleja de la obligación de proteger y brindar seguridad.

3.- Organismos internacionales han sido categóricos en caracterizar la violencia policial como violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Chile, pero ni la institución, ni el gobierno de turno han tomado medidas drásticas que den señales de que las brutales torturas, las heridas oculares y el uso indiscriminado de gases tóxicos serán eliminados de los protocolos de acción de Carabineros. Lo único que hemos recibido es silencio.

4.- La actuación de la Contraloría va en la dirección correcta; la fiscalización de las instituciones que tienen el monopolio del uso de la fuerza y las armas es imperativo, nadie puede estar por sobre la legalidad democrática, ni negarse al control necesario de su actuar y del uso desmedido de la fuerza, ni siquiera el director general de Carabineros.

5.- Carabineros de Chile, como institución del Estado, debe siempre someterse al control democrático de sus acciones y omisiones, debemos ser críticos de la forma que adquirió la relación de la institución con los distintos gobiernos, donde se dejó hacer y crecer a una institución de forma inorgánica, sin control o más bien impusieron su propia legalidad, que hoy muestra sus resultados; excesiva autonomía que terminó en los casos bullados de robo y mal usos de los recursos públicos, el triste costo en vidas en el Wallmapu a manos de efectivos de Carabineros, el caso huracán, así como la indiscriminada represión desde el 18-O.

6.- Hoy ninguna reforma o modernización resolverá el problema, doctrinario, orgánico, financiero que vive la institución. No tienen ni la capacidad ni la legitimidad para tamaño desafío.

7.- Es necesario que, al calor del debate por la nueva Constitución, pensemos y comparemos como se han resueltos las crisis de cuerpos policiales en el mundo, en este sentido creemos que abrir el debate respecto de la creación de un nuevo cuerpo policial es necesario y urgente, este nuevo cuerpo policial debe someterse a la democracia, pero además debe ser dirigido por civiles.

Comisión Nacional de Seguridad Pública
Partido Comunista de Chile

Critican defensa corporativa a Carabineros

La diputada y abogada de Derechos Humanos Carmen Hertz señaló que tanto el Ministro Pérez como el Alto Mando de Carabineros buscan deslegitimar a la Contraloría General de la República, pasando por encima de su función fiscalizadora:

“La estrategia del gobierno de Piñera y del General Director de Carabineros de pretender deslegitimar al órgano fiscalizador por excelencia que es la Contraloría General de la República, está de alguna manera exhibiendo la deriva autoritaria de este gobierno y además, avalando un actuar de carabineros que es, por supuesto, absolutamente contrario a todos los protocolos y además a la defensa de los derechos fundamentales de las personas”.

La parlamentaria sostuvo que este tipo de apoyos, sólo vienen a demostrar que Carabineros actúa de manera autónoma e impune contra los manifestantes del Apruebo, encasillándolos como enemigos.

“Carabineros actúa como si fuera un órgano autónomo, viola los derechos fundamentales de las personas, lesiona a los manifestantes por el Apruebo, detiene ilegalmente y además provoca traumas oculares en los manifestantes. Carabineros sigue considerando a los manifestantes del Apruebo como enemigos a los que hay que liquidar”.

Po su parte, el diputado Hugo Gutiérrez resaltó la crisis que enfrenta la institución de Carabineros , sumado a las graves violaciones a los derechos humanos que han protagonizado en las diferentes movilizaciones sociales y que le han valido un descrédito cada vez más creciente.

“Carabineros está en crisis, ningún joven quiere ya ingresar a esta institución donde sabe que tendrá que reprimir a sus vecinos, amigos , pobladores , a gente vulnerable de nuestro país y que es una institución que no otorga ya ningún prestigio, porque es una policía que se encuentra claramente corrompida , no obstante , el gobierno en vez de poner atajo a esta situación, no encuentra nada mejor que salir respaldando a siente generales que están siendo cuestionados por la Contraloría General de la República por razones de responsabilidad que les corresponde en el mando en las tareas de control del orden público durante el estallido social”, sostuvo Gutiérrez.

El parlamentario, calificó este apoyo del Ministro Víctor Pérez como “patético” y que sólo demuestra que el gobierno requiere de la “fuerza represiva de carabineros” ante posibles nuevas movilizaciones sociales.

“Lo más patético es que sale respaldando a estos generales del alto mando de carabineros sin saber prácticamente cuáles son los cargos que le va a imputar la Contraloría, es decir, los apoya sí o sí. Esta es una demostración clara y palpable que el gobierno de Piñera necesita a esta fuerza represiva y violadora de los Derechos Humanos para eventuales contenciones, porque Piñera lo ha dicho con todas sus letras que está preparado para esta guerra contra su pueblo donde carabineros cumple un rol fundamental“, puntualizó el diputado comunista.

Víctima de trauma ocular espera destitución de General de Valparaíso investigado por Contraloría

En el contexto de la investigación abierta por la Contraloría en contra de Carabineros de Chile por las denuncias de violaciones a los derechos humanos, este jueves el abogado Luis Cuello y el profesor Matías Orellana, quien perdió uno de sus ojos por el impacto de una lacrimógena la noche de Año Nuevo en Valparaíso, ingresaron una “téngase presente” en la Contraloría.

De acuerdo al abogado Luis Cuello, quien patrocinó un recurso de protección en contra de Carabineros por el disparo de lacrimógenas al cuerpo de los manifestantes, expresó que el documento “busca reforzar la existencia de responsabilidades por las violaciones a los derechos humanos cometidas en Valparaíso, la segunda región con más víctimas”.

El profesor Matías Orellana afirmó_

“Como sobreviviente de terrorismo de Estado miro con mucha atención y optimismo lo que está haciendo Contraloría con estos generales sumariados. Es importante determinar responsabilidades administrativas en Carabineros producto de lo que sucedió desde octubre hasta la fecha».

Sobre este punto Cuello argumentó:

“La ley orgánica constitucional define a Carabineros como una institución militar y jerarquizada. Al mismo tiempo establece claramente que el mando es total y se ejerce en todo momento y circunstancias. Ese mando fue el que se ejerció en la región de Valparaíso, con las consecuencias que conocemos. La formulación de cargos hace insostenible la permanencia del General Jefe de Zona”.

Por su parte, el profesor Orellana expresó su convicción de la existencia de una lógica sistematizada de represión. “No cabe duda que viene de las cúpulas de Carabineros. Estoy esperanzado que este sumario pueda terminar con, al menos, la destitución de estos carabineros. Ojalá el día de mañana verlos tras las rejas, porque ellos son también responsables como los que dispararon”, finalizó el profesor.

DEJA UNA RESPUESTA