El Tongo de la Derecha y las Dificultades de las Oposiciones

0
85

por Enrique Ceppi L.

El retorno de Pablo Longueira a la política activa tuvo algo positivo: ha dejado al descubierto el tongo de la derecha sobre la supuesta división entre las opciones del Apruebo o el Rechazo.

Longueira ha trasparentado que esa división es una cuestión puramente táctica. En lo principal la derecha chilena tiene muy claro su objetivo: obtener más de 1/3 de los convencionales en la elección de abril y tener los votos para “mantener lo mejor de esta Constitución” (la de 1980) o “rescatar algo de la actual Constitución”.

El llamado de Pablo Longueira a votar Apruebo solo busca evitar el 25 de octubre la derrota anunciada y segura de la opción Rechazo y que la derecha no cargue una derrota en las espaldas a la hora de ir en abril a la elección de los convencionales. Para ser más claro y explícito Longueira dice que con su táctica “no todo el Apruebo tendrá el mismo significado y nadie podrá adjudicárselo a su favor”.

Es decir, se propone robarle el triunfo del Apruebo a los ciudadanos que se movilizaron para derribar la Constitución de 1980.De todas formas, sigue siendo importante ir a votar el 25 de octubre, hay que tener una alta participación y obtener una amplia mayoría a favor de Apruebo.

Si en el plebiscito de entrada se produce una baja participación van a levantarse en la derecha los grupos que quieren restarle legitimidad al proceso constituyente.

Incluso hoy, antes de ir a votar, algunos ideólogos de El Mercurio dicen que el proceso de reforma nació ilegítimo porque fue resultado de las presiones “de la calle”, negando el valor político de las movilizaciones ciudadanas más importantes de la historia de Chile.

Las trampas y las zancadillas en el proceso serán de cuidado. La aparente división de la derecha puede engañar a los sectores de izquierda y sembrar excesiva confianza a la hora de abordar la elección para la Convención Constituyente.

La elección de los constituyentes se hará según las reglas de la elección de diputados, es decir, los partidos políticos van a tener el sartén por el mango para seleccionar candidatos y conformar las listas, con todo lo que eso significa de prácticas a espaldas de la ciudadanía.

Los movimientos sociales y las organizaciones de independientes tendrán que desplegarse con fuerza para exigir la presencia de candidatos y candidatas que represente de forma auténtica los sentimientos y demandas de los chilenos de a pie. Ellos son los que con sus luchas han hecho posible una Convención Constituyente y ellos deberían formar parte de los convencionales.Para la derecha será más fácil. Pablo Longueira lo dejó claro. Si Chile Vamos, la coalición derechista, se presenta en una lista única, con un cabeza de lista potente en cada una de las 28 circunscripciones electorales, “podemos sacar en abril, al menos, 45% de los convencionales” –dice Longueira.

Ahí está el verdadero objetivo de la táctica de la derecha. Conseguir una representación que bloquee la nueva Constitución.

En cambio, las fuerzas políticas y sociales de las oposiciones actuales llegan al plebiscito divididas en al menos cinco comandos por el Apruebo, a saber:

•Comando Apruebo “Chile Digno”, conformado por el Partido Comunista de Chile, Partido Igualdad, Partido Progresista, Federación Regionalista Verde y Social, Izquierda Libertaria, Socialistas Allendistas, Somos, Victoria Popular e Izquierda Cristiana y Acción Humanista.

•Comando “Que Chile Decida”compuesto por independientes, Frente Amplio, Marca Tu Voto y Plataforma Socialista,

•Comando “Chile Aprueba”, conformado por Convergencia Progresista (el conglomerado que incluye al Partido Socialista de Chile, Partido Radical y Partido Por la Democracia e independientes),

•Comando “Yo Apruebo” del Partido Demócrata Cristiano e independientes.

•La plataforma política y social “Dignidad Ahora”levantada por el Partido Humanista

Además, los movimientos sociales más importantes del país han conformado “Unidad Social” bajo el lema “Somos un pueblo que se hace cargo de su
destino” y desde sus plataformas han iniciado una campaña a participar en el plebiscito llamada“El pueblo aprueba”.

En esta campaña está integrada por la Coordinadora No+AFP, la FECH, la FEUC, la CONFECH, la CUT, el Colegio de Profesores, la CONFUSAM, Movimiento de pobladores UKAMAU, Federación Nacional de Pobladores (FENAPO), CONES (estudiantes secundarios), Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Asociación d Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP), Movimiento Defensa del Agua y Tierra (MODATIMA), Coordinador de Organizaciones de DDHH y Sociales, Plataforma Chile Mejor Sin/TLC, Confederación FENPRUSS, CONFEDEPRUS, MAT Movimiento por el Agua y los Territorios, los comandos de la Central Unitaria de Trabajadores, MUMS, Movimiento de diversidad sexual, EVEP Espacio Vinculante por una Nueva Educación Pública, Federación Contratista Anglo American Minas, Coordinadora de Sindicatos del Comercio y Serv Fin, Red de Sitios de Memoria, Coordinadora Nacional de Ex Presas y Presos Políticos Salvador Allende, entre otras.

Es evidente que si los partido y movimientos de oposición llegan a la elección de convencionales divididos en cinco o más listas de candidatos se le estará regalando a la derecha la sobre representación en la Convención Constituyente. Todos los cálculos de los expertos dicen que más de tres listas de las oposiciones sería un suicidio político, sería regalar a la derecha el 45% de Convencionales, lo que desea obtener Pablo Longueira.

Es indispensable y urgente que las distintas coaliciones de la oposición se unan en torno a los principios fundamentales que inspiraron los movimientos ciudadanos de octubre y que hicieron posible la apertura de este proceso: más democracia, más igualdad, descentralización, reconocimiento y derechos de los pueblos originarios, derechos de las minorías, estado de derechos, un sistema nacional de pensiones dignas, salud pública de calidad, etcétera.

Sabemos que nos es viable una lista única de candidatos de las oposiciones. El centro político, el Partido Demócrata Cristiano va a bloquear esa posibilidad con argumentos anti comunistas del tiempo de la guerra fría. Pero la Convergencia Progresista de centro izquierda (PS, PR y PPD), el Frente Amplio y el Comando Chile Digno, encabezado por el PC, no tiene excusa para no confluir en una lista única que sea capaz de romper la barrera de los 2/3 que busca ganara laderecha inmovilista.

Los partidos de centroizquierda, los progresistas, los izquierdistas, los autónomos, todos y todas, tienen una enorme responsabilidad histórica. Tienen que conformar para las elecciones de abril 2021, en cada distrito electoral, una lista única de candidatos a la Convención Constituyente que sea paritaria, representativa de los pueblos originarios y que incluyan mayoritariamente a personalidades independientes, sin partido político, como somos la inmensa mayoría de los chilenos, y que incluyan a lo mejor de la ciencia, el arte, la academia y el saber popular nacional.

Fuente: Primera Piedra

DEJA UNA RESPUESTA