Otra Carta Marcada: El Financiamiento Ilegal al Rechazo en Facebook e Instagram

Las cuentas de Facebook e Instagram que más dinero han invertido en propaganda política sobre el plebiscito en el último mes, no forman parte del registro de SERVEL y, por tanto, transgreden la normativa, ante la indolencia del SERVEL.

En el registro de propietarios de los dominios web ligados a esas cuentas, aparecen personajes de la ultra derecha y el Partido Republicano.

Así lo establece una investigación de la organización Derechos Digitales, que incluyó un registro de la biblioteca de anuncios de Meta, que muestra la publicidad realizada en Facebook e Instagram en el último mes.

La página de Facebook «Hola Soy Nono», está asociada a la página web hoyrechazo.cl, registrada a nombre de Paul Sfeir, ex candidato del Partido Republicano.

En el caso de «Creando Puentes», la cuenta esta asociada al dominio registrado a nombre de Humberto Mariano Boellert Velasco, activista de ultraderecha, ligado a Francisco Muñoz, alias Pancho Malo.

En el listado de anunciantes de carácter político, social o electoral en las plataformas Facebook e Instagram, las páginas que más dinero han invertido en propaganda relativa al plebiscito no están en el registro de SERVEL.

Entre ellas están «Hola, soy Nono», que ha invertido más de $2 millones en promocionar 14 publicaciones a favor del Rechazo; «Hagamos una buena”, $13.203.469 en avisaje; “Creando puentes”, $1.022.637 y “La Pancha”, $1.313.003 , dinero invertido en campañas para el plebiscito, sin estar habilitadas para ello ni estar asociadas a una organización que lo esté.

Dicho monto supera holgadamente el gasto total de todos los partidos políticos en las mismas plataformas, en el mismo período, y se compara con la cantidad total cantidad destinada por SERVEL para promocionar el pebiscito.

Además es propaganda sucia, que difunde mentiras deliberadas.

¿Y el SERVEL?

Por ahora, investigando en forma reservada.

Claro, la hará pública después del 4 de septiembre, cuando el delito ya esté consumado y la evantual sanción, si la hay, carecerá de toda consecuencia y relevancia.

Otra de tantas cartas marcadas.

A continuación, la investigación de Derechos Digitales.

¿Quién está haciendo campaña en favor del apruebo y el rechazo en redes sociales?

Otra Carta Marcada: El Financiamiento Ilegal al Rechazo en Facebook e Instagram

Una revisión de la biblioteca de anuncios de Meta, que incluye la publicidad realizada en Facebook e Instagram, arroja que varias de las cuentas que más dinero han invertido en propaganda política sobre el plebiscito no son parte del registro de Servel y, por tanto, estarían trasgrediendo la normativa.

Lo primero que aparece en el video es una joven acariciando a su perro en un parque. “Cada vez que Natalia me hace cariño, me imagino a los chilenos votando rechazo” dice una voz en off, que pretende ser la del perro. Se trata de Nono, el protagonista de “Hola Soy Nono”, una de las tantas páginas de Facebook dedicadas al plebiscito del próximo 4 de septiembre.

Sin embargo, además del perro, hay un dato que llama la atención: durante los últimos 30 días, la página ha invertido más de dos millones de pesos en para promocionar 14 publicaciones a favor del rechazo en Facebook e Instagram, superando ampliamente el gasto realizado por todos los partidos políticos durante el último mes y comparable a la cantidad destinada por Servel a promocionar información sobre el plebiscito en estas plataformas.

Otro dato importante: no hay rastro del perro Nono en el listado de organizaciones habilitadas por el Servicio Electoral para realizar campaña durante el plebiscito, ni ningún dato que pudiese indicar afiliación a algún actor debidamente autorizado para ello.

El “descargo de responsabilidad”, exigido por Facebook para financiar anuncios relativos a temas sociales, elecciones o política, está a nombre de “HOLA SOY NONO”, así, en mayúsculas.

Formalidades

El lunes 4 de julio, Servel habilitó el registro para la realización de campañas para el Plebiscito Constitucional. Los partidos políticos, los parlamentarios independientes y las organizaciones de la sociedad civil podían solicitar ser parte del registro llenando un formulario de inscripción publicado en el sitio web del Servicio Electoral.

Esta única formalidad les habilita para la recepción de aportes, la realización de la propaganda electoral y participación de franja televisiva electoral.

Sin embargo, al revisar el listado de anunciantes de carácter político, social o electoral en las plataformas de META —Facebook e Instagram—, es posible constatar que muchas de las páginas que más dinero han invertido en propaganda relativa al plebiscito no están en el registro de Servel.

Además del perro Nono, páginas como “Hagamos una buena”($13.203.469 en avisaje), “Creando puentes” ($1.022.637 en avisaje) y “La Pancha” ($1.313.003 en avisaje) han gastado sumas importantes en campaña para el plebiscito, sin estar habilitadas para ello, ni estar explícitamente asociadas a una organización que lo esté.

En comparación, el partido político que más ha invertido en propaganda electoral en Facebook e Instagram es el Partido Comunista ($1.015.081) siendo además el anunciante que más ha invertido en favor de la opción apruebo. Le sigue la UDI, con $868.426 de inversión publicitaria en favor del rechazo. Ambos partidos son parte del registro de Servel.

Propaganda electoral vs libertad de expresión

El Manual de campaña electoral para el Plebiscito Constitucional 2022, publicado por Servel, define propaganda electoral como “todo evento o manifestación pública y la publicidad radial, escrita, en imágenes en soportes audiovisuales u otros medios análogos, que induzca a apoyar alguna de las posiciones sometidas a consideración de la ciudadanía”.

No se entiende por campaña electoral la “difusión de ideas o de información sobre actos políticos realizados por personas naturales”, las “actividades que las autoridades públicas realicen en el ejercicio de su cargo, ni aquellas actividades habituales no electorales propias del funcionamiento de los partidos políticos constituidos o en formación”.

Respecto a la propaganda en redes sociales, se establece que las “expresiones e interacciones emitidas desde cuentas personales o grupales, que no tengan un pago asociado para su difusión” son parte de la libertad de expresión y no se consideran propaganda. De acuerdo a esta definición, el diferencial entre aquello que es publicidad electoral y aquello que no lo es está dado por la existencia de un pago asociado a la difusión.

Así, en los casos anteriormente mencionados, donde se ha invertido dinero para apoyar a una de las opciones del plebiscito, estaríamos frente a una violación a la normativa. De otra manera, el registro no tiene razón de ser.

Frente a esto, nos parece fundamental que la normativa se respete. Hacemos un llamado a SERVEL a fiscalizar la correcta realización de la campaña, por las entidades legalmente facultadas para ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here