Benito Baranda; «Nueva Constitución Protege y Promueve el Derecho a la Vivienda Digna»

La fake-new de que la Nueva Constitución permitiría la expropiación de las casas, en especial la segunda vivienda, o impediría que se puedan heredar, es particularmente injusta e infame, pues precisamente lo que hace es consagrar el derecho a la vivienda en todos sus aspectos, como nunca había ocurrido en Chile.

Así lo explicó ex ex convencional Benito Baranda, de Independientes No Neutrales, en entrevista concedida a Radio Nuevo Mundo, reproducida por el semanario digital El Siglo.

Benito Baranda es un psicólogo, activista social, orientador y político chileno que ha participado y presidido fundaciones y organizaciones sociales como el Hogar de Cristo, donde fue Director Nacional Social entre 1991 y 2011. El último año fue convencional de la Convención Constituyente que se encargó de redactar la nueva Constitución. Él fue parte del colectivo político denominado Independientes No Neutrales.

En entrevista con Radio Nuevo Mundo habló de los contenidos de la propuesta constitucional y del despliegue por el Apruebo.

– Mucha gente dice “la Convención Constitucional es un ente hasta detestable porque hicieron mal las cosas, se dedicaron a hacer tonterías”… es un poco la propaganda que se ha hecho. ¿Es tan detestable y tan poco confiable lo que hizo la Convención Constitucional en la que trabajaste mucho al igual que la mayoría de los convencionales? ¿Cómo siente ese decir que la Constitución no es lo que Chile esperaba o necesitaba?

«Yo he estado recorriendo gran parte de Chile, de hecho parto ahora en la madrugada del lunes al norte y la otra semana al extremo sur. No he escuchado esos comentarios de la gente en la calle. He estado en ferias, recorrimos todo el Maule… Hay gente que vota en contra sin haber leído la Constitución, pero es parte de la democracia así que esa es la gracia de lo que construimos.

Si se lee el texto Constitucional cómo está hoy, tiene pocas posibilidades de crítica porque está armado como tal. Si se toma a la Constitución de 1980, es mucho más larga que esta. Por eso, ese juicio que se hace de no leerlo por la extensión queda descartado.

Yo invito a las personas a leerlo. Con el texto en mano en la comuna de El Bosque y La Pintana he ido. Hemos hablado con Daniela Serrano, diputada de ese distrito, en un centro de personas Autistas en La Pintana, en una Junta de Vecinos en El Bosque me ha tocado estar y terminamos en la población Lo Castillo en La Pintana con la comunidad, conversando hasta tarde con muchas preguntas y el texto.

No me han hecho esas críticas, tal vez no se atreven a decirlo directamente. Pero les digo que lean el texto, en especial el primer, segundo y sexto capítulo que entrega mucho poder a las regiones. Después de leer el texto Constitucional conversemos, discutamos. Esa es la invitación en este momento».

– ¿Cómo fue el proceso de incorporarse a la convención y adquirir este protagonismo como independiente? Muchos políticos de derecha y personas que van por el rechazo dicen que esto se perturbó en el momento en que entraron independientes de distintas posiciones… armaron un enredo. Pero yo vi a Benito Baranda bastante claro en su posición, perteneciendo a un grupo de independientes con un pensamiento interesante: somos independientes que tienen un sentido, buscamos un país. Por eso me gustaría que Benito explicara cómo es que estos independientes decidieron tomar partido, aún como independientes políticos, y llegan a ciertas formulaciones que han hecho valer durante todo este periodo y que están justamente contenidas en esta Constitución.

«No somos independientes, nadie lo es. Uno tiene una visión y comprensión de la realidad y una decisión política. Independiente es quien no milita en un partido, pero vota y tiene una tendencia todo el tiempo. Por eso nos definimos de una forma especial como independientes no neutrales. Por ello se juntó a personas progresistas que formaban parte de la convención pero que no militaban en un partido y a lo mejor no tenían interés de seguir participando en el mundo de la política. Tal vez algunos lo hagan, ingresen a partidos y colaboren con la democracia chilena.

Pero el objetivo es aportar al texto Constitucional en derechos fundamentales. Por supuesto que participé de otras comisiones, leo y estudio y converso harto, tengo varias amistades políticas y he discutido con ellos pero mi objetivo era participar en la comisión de derechos fundamentales.

Si entras a la página web de independientes no neutrales, hay nueve lineamientos que acordamos. Ustedes lo van leer, son bien generales y bien sustantivos porque indican una tendencia que fue la que llevamos a la Convención. Muchas personas decían de los independientes no neutrales que hubo excesos y yo les decía que lean los lineamientos. Pero si lo hacen ¿Cuáles son los excesos? ¿Justicia social? ¿Eso es un exceso? Yo no creo que lo sea.

Si se tiene la oportunidad de construir un nuevo pacto social que nace de un profundo dolor ciudadano que viene prolongándose por algunas décadas, hay que trabajar por un pacto que tenga en sus lineamientos mayor justicia social. Yo te diría que los nueve lineamientos que trabajamos y están presentes: la plurinacionalidad, presidencialismo atenuado, perspectiva de género consagrada, que los derechos fundamentales queden cautelados… bueno, todo eso lo pueden leer.

Lo segundo es que, si los independientes vinimos a desordenar, revisa quienes tuvieron mayores conflictos dentro de la constitución. No fuimos los independientes, de hecho contribuimos llegar a los acuerdos. Para los que pertenecían a partidos políticos fue más complejo, aunque por supuesto colaboraron a que se llegara a uno, pero un peso importante lo tuvimos los independientes en las votaciones en el pleno.

Recuerda también que muchas de las personas que militaban en partidos políticos, venían como independientes. ¿Se acuerdan que se postergó la reforma en el Senado para que pudieran ingresar y la lista de independientes quedó al final? De hecho, el Partido Liberal nos ofreció todos sus cupos, incluso uno de nosotros, Agustín Squella, ocupó el cupo.

Para sorpresa de muchos, nos dijeron que según las encuestas había posibilidad de que hubiera uno o dos constituyentes en nuestro grupo. Al final salimos once, quedamos diez y se sumaron tres… Quedamos trece en el grupo y nos pusimos como independientes por cómo quedamos inscritos en el Servel.

Cada vez que me preguntan si se debería aprobar para reformar yo digo que hay que dejar que la ciudadanía hable aunque en la papeleta solo dirá apruebo o rechazo, nada de reformar ni otra palabra. Si se aprueba, nos quedaremos con la Constitución de 2022, y si se rechaza, nos quedaremos con la de 1980. Esa es la única decisión y el resto lo verá la política con el resultado que sea.

La ciudadanía tiene que hablar y a veces hay personas que anteponen su voz y guían a la ciudadanía anticipando y presionando a un determinado resultado que considero que en este momento no es beneficioso porque la gente va a leer, cada vez más la gente está leyendo. Yo les aseguro que mucha gente la va a leer o al menos el capítulo uno y dos».

Benito Baranda; «Nueva Constitución Protege y Promueve el Derecho a la Vivienda Digna»

– El esfuerzo de desplegarse por todo el país lo están haciendo mucho los constituyentes para contar el contenido y combatir las mentiras en torno al tema. Respecto a la religión, ¿no habrá libertad de culto? Y a la educación, ¿no habrá libertad de enseñanza? ¿Se limita el derecho a la educación o es parte de una falsedad?

«Efectivamente nos estamos desplegando por todo Chile. Yo no he vuelto a mi trabajo, estoy haciendo uso del seguro de desempleo hasta octubre para responder a todas las invitaciones que nos hacen porque hay que leer la Constitución con la comunidad en cada rincón de Chile.

Nunca en la historia de Chile ni de la humanidad una convención paritaria había permitido sacar un texto en doce meses de la calidad que la sacamos. Yo no digo que sea perfecta, por supuesto que tiene falencias pero la democracia trabajará para repararlas.

Respecto a la libertad de religión, de pensamiento, creo que es uno de los artículos mejor logrados. Uno de los que trabajó en eso fue Cristóbal Andrade, un convencional cuyo padre es pastor metodista. Él se la jugó y yo lo acompañé en esa tarea, él es evangélico y yo católico así como muchas personas en la convención tienen otros pensamientos.

En el artículo 67, para que lo lean con tranquilidad espiritual, se reconoce la libertad para tener un credo o cosmovisión e incluso salir de ellos. También establece que se respete a los demás pensamientos y permite elegir templo, es decir, se pueden manifestar en las plazas con total libertad.

Permitimos en el primer artículo, al final, la enseñanza que se encuentra en la libertad de pensamiento. Quisimos dejar que las personas puedan enseñar a sus hijas e hijos según el credo o pensamiento que se quiera, lo que incluye los proyectos educativos.

Además, tenemos un inciso que habla que el Estado reconoce a la espiritualidad como parte esencial del ser humano.

Algunos convencionales ateos y agnósticos votaron en contra de esa norma, pero yo he visto a algunos de ellos en los templos leyendo la Constitución.

Si veo que otras personas tienen una fuerte adhesión a la vida espiritual, lo que yo haré será respetar y reconocer aunque no crea en ello.

Por último, hay personas que les perturba este artículo 67 porque se exige que aquel que recibe una autorización para crear una fundación o corporación con la que lleva adelante un credo religioso, debe actuar de forma transparente. La comunidad tiene el derecho de saber lo que se hace con el diezmo, el 1% o las mismas acciones que uno realiza porque en muchas comunidades no se sabe e incluso absorben la consciencia de las personas, los dominan y ocurren desastres como ya se ha visto.

En el artículo de enseñanza se ha avanzado mucho porque se reconoce que las comunidades educativas pueden ser parte del proyecto, los padres y los educadores así como los estudiantes. Lo que se busca es un clima democrático como es una comunidad. Para algunas personas puede ser una amenaza porque creen que se debe usar una doctrina, adoctrinar a las personas en vez de dar libertad y hacerlos parte de una comunidad».

– La vivienda es una cuestión que cruza a las familias, sobre todo a las trabajadoras y pobres por el acceso a la vivienda. ¿Cómo toma la Constitución este tema?

Nosotros presentamos una iniciativa convencional constituyente sobre ese tema pero no fue aceptada, para todos los artículos. Muchos de nosotros nos movilizamos para que la comunidad lo presente y trabajamos con ella tres meses.

Ese artículo de la vivienda es el 51, un poco largo pero es bueno porque es la primera vez que se asume como derecho consagrado, con un segundo párrafo con las características de la vivienda, su propiedad (se tiene el título de propiedad, se puede vender).

Y un tercer párrafo en que el Estado se puede involucrar pues es un deber suyo asegurar este derecho, no lo debe dejar en mano solo de los privados, pero esto ocurre solo cuando un privado no lo hace.

El cuarto párrafo manda al Estado a dar hogares de acogida a quienes sufren de violencia intrafamiliar, lo que ya existe.

Por último, el quinto párrafo mandata al Estado a disponer el suelo para construir vivienda, no que la comunidad lo busque y negocie con privados. El Estado tiene mucho suelo público o lo puede comprar a privados, no lo está expropiando.

Los terrenos del Estado no usados deben entrar a un sistema de terrenos públicos y que disponga de ellos, cuya prioridad es vivienda.

Para las personas que tienen dudas respecto a la propiedad, está consagrada en el artículo 78 que establece que teniendo el título, nadie le puede quitar la propiedad. También me han dicho varios adultos mayores que con la nueva Constitución no se podrán heredar las casas. Eso es mentira pues esto se regula en el Código de derecho Civil.

Todos podemos heredar lo que queramos. También se pueden tener todas las propiedades que se quieran y está protegida al tener un subsidio por el derecho a una vivienda digna y adecuada en el artículo 51.

De lo que está pasando en La Pintana, tiene un mundo asociado que tiene que ser protagonista de lo que viene.

Hay tres elementos principales en La Pintana que ya he mencionado. Debemos enfrentar sin lugar a dudas la vivienda, lo que ya estamos haciendo. Tenemos una organización espectacular en un comité de vivienda, distintos grupos que rivalizan entre sí pero es parte de la vida, yo no tengo dificultad en eso.

Y tendremos un gran proyecto en La Platina de 4.700 viviendas con un parque de 40 hectáreas. Los estándares que se aplicarán acá son los de la nueva Constitución. Yo me emociono de que se encuentra en la nueva Constitución porque no tiene posibilidad de regresión. El Estado está haciendo mejores viviendas y va a quedar inclusive un espacio dedicado a las cosmovisiones, en especial en una comunidad en que el 17% es mapuche.

Lo segundo en que hemos tenido mucha dificultad en el derecho a la educación, un derecho fundamental pues aquellas personas que están más excluidas terminan en precarización como persona interiormente en sus capacidades.

Lo tercero es que tenemos un trabajo que debemos realizar con mayor intensidad cómo compensar y recompensar el trabajo doméstico. Me enorgullece porque nunca se había reconocido el trabajo de esas mujeres en el artículo 49, lo que obliga al Estado que se les entregue seguridad social y no una pensión solidaria para una persona que ha trabajado tanto.

También a quienes realizan labores de cuidado, ya sea a niños, adultos mayores y otros. Lo que tenemos que hacer es lo que han hecho varios países que es entregar un salario a quienes cuidan a personas dependientes. Esto es sustantivo en La Pintana.

Con base en entrevista concedida a Radio Nuevo Mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here