Hace ya tiempo que el sindicalismo de súper-estructura, de empresas estatales o públicas, no manifestaba opinión.

En esta oportunidad, alzó la voz para rechazar la designación de connotados exponentes del liberal-socialismo en empresas del sector público, tales, por ejemplo, como Oscar Landaretche o Máximo Pacheco M., en la presidencia del directorio de Codelco.

¿Dónde la vieron?

¿Competencia técnica e idoneidad profesional?

Claramente, no va por ahí la cosa, sin perjuicio que así sea en su actividad particular.

Dice la declaración:

«Durante muchos años las y los trabajadores de las empresas del Estado hemos hecho importantes esfuerzos por profesionalizar las gestiones en nuestras empresas, buscando un equilibrio entre el rol que tiene el Estado y la necesaria profesionalización de las gestiones, evitando la instalación de “operadores políticos” y privilegiando la modificación de los gobiernos corporativos de las empresas públicas.

Este esfuerzo no ha sido fácil, y tampoco aún termina. Hemos sido testigos muchas veces de como directorios y gerencias de las empresas del estado, fueron un verdadero botín de un grupo selecto de personas que usufructuaron de estos cargos para beneficio propio llegando incluso a la comisión de delitos que la opinión pública conoce.

Como dirigentes/as sindicales estamos preocupados por las próximas designaciones que el gobierno tiene que hacer en las diversas empresas que el Estado de Chile aún posee luego del despojo realizado por la dictadura y gobiernos de la Concertación.

Uno de esos ejemplos es Codelco, la principal empresa del Estado de Chile. Entre los nombres que han circulado profusamente para hacerse del cargo de la Presidencia del Directorio han aparecido los nombres de Máximo Pacheco y Oscar Landerretche ambos de lamentable cometido en las altas esferas del Gobierno corporativo de la empresa, el principal activo de todas y todos los chilenos.

Dirigentes sindicales de la División Salvador hicieron las denuncias correspondientes.

Durante su gestión se llevaron adelante las peores prácticas antisindicales de Codelco contra de sus trabajadores, rebajando beneficios sindicales, persiguiendo a sus dirigentes y llevando a cabo una política del terror en materias de recursos humanos en Codelco jamás vista.

Landerretche estuvo al frente de la cuprífera estatal entre los años 2014 – 2018, en dupla con el judicializado Nelson Pizarro, este último investigado por negocios incompatibles con familiares a través de empresas relacionadas.

Los dirigentes sindicales de la División Salvador hicieron las denuncias correspondientes. Resultado:

Landerretche -y su directorio- acosó laboralmente y persiguió a los denunciantes. Durante su gestión se perpetraron las peores prácticas antisindicales que conoció Codelco en contra de sus trabajadores, rebajando beneficios sindicales, persiguiendo a sus dirigentes y llevando a cabo una política del terror en materias de recursos humanos en Codelco jamás vista.

En el caso de Máximo Pacheco, su currículum al interior de Codelco está intrínsecamente vinculado por su rol directo en el desfalco más grande en la historia de la cuprífera conocida como el “Davilazo”, que le significó miles de millones de dólares en perdida.

En dicha época asumió en la estatal como Presidente del Directorio de Codelco.

Sumado a lo anterior, mientras Pacheco fue Ministro de Energía del segundo Gobierno de Bachelet, durante la gestión de Marcelo Tokman en ENAP, hay más de doce informes de Contraloría, y querella interpuesta por el directorio actual de ENAP, cuestionando diversos actos de corrupción que se llevaron a efecto durante su gestión, los cuales estaban en conocimiento de Pacheco, quién no realizó gestión alguna para detener los hechos de corrupción denunciados por los sindicatos.

Por lo anterior, los abajo firmantes, las y los miles de trabajadores que representamos de las Empresas del Estado, es que nos permitimos hacer un llamado de atención a nuestro Presidente Gabriel Boric, a que el gatopardismo observado en algunos nombramientos, no se repita en la designación de las nuevas máximas autoridades de los principales activos de todos los chilenos, es decir, los mismos nombres de los últimos treinta años.

Creemos que esos cambios se deben realizar no sólo a nivel corporativo sino que también a nivel de Ejecutivos, varios de ellos cómplices de malos manejos en varias empresas del Estado, y que pasan de una empresa a otra sin mayor responsabilidad respecto de sus gestiones.

También deseamos recordarle el compromiso de aumentar de forma significativa, la presencia de los representantes de los trabajadores – que definitivamente serán los garantes – que no se repitan malas prácticas administrativas en los Directorios de las Empresas del Estado.

Ratificamos nuestro apoyo al Gobierno y le hacemos un llamado a que en los futuros nombramientos se privilegien aspectos técnicos y de carrera laboral y no se privilegie a los mismos de siempre en dichos cargos, fundamentales para el buen funcionamiento y la buena gestión de las empresas de propiedad del Estado de Chile que tanto ha costado cuidar y mantener alejadas de los vaivenes políticos».

Suscriben (lista abierta):

Paula Rivas Presidenta Confederación de Empresas del Estado. (Dirigenta METRO)
Nolberto Diaz Presidente Federación de Trabajadores del Petróleo (FENATRAPECH)
Patricio Elgueta Presidente Federación de Trabajadores del Cobre (FTC)
Ricardo Calderón Presidente Federación de Supervisores de Codelco (FESUC)
Eric Campos Presidente Metro. S.A (FESIMETRO)
Fabián Aedo Presidente Federación Nacional de Trabajadores Portuarios de Chile. (FENATRAPORCHI)
Juan Riquelme, Presidente de la Federación de Trabajadores de Correos. (FETRACORTEL)
Victor Hugo Marambio, Presidente del Sindicato Nº2 ENAER (Empresa Nacional de Aeronautica)
Lorena Castro, Secretaria Sindicato Nº2 de Televisión Nacional de Chile. (TVN)
Renato Leiva Sepúlveda, Director de la Federación Nacional de Transporte Ferroviario de pasajeros y carga. (EFE)
William Montes, Vicepresidente FENATRAPECH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here