Paso Clave: Nueva Constitución Garantizará el Derecho al Aborto

La Convención Constituyente votó a favor de la iniciativa sobre derecho al aborto libre, que será incluida en la propuesta de la nueva carta magna, a votarse en la segunda mitad del año.

La Convención chilena aprobó los artículos que garantizan los derechos sexuales y reproductivos, incluida la interrupción voluntaria del embarazo, en la propuesta de nueva constitución que el órgano constituyente deberá entregar el próximo 4 de julio.

Este martes 15 de marzo, el pleno de la Convención constituyente aprobó la Iniciativa Popular de Norma (IPN) llamada «Será Ley» sobre derechos sexuales y reproductivos.

La Convención chilena aprobó el inciso segundo del artículo 16 de la Iniciativa Popular de Norma (IPN), llamada “Será Ley», que garantiza el «deber del Estado en asegurar las condiciones para un embarazo o la interrupción voluntaria de este».

Fue apoyado por 108 votos a favor y 39 en contra.

Por otro lado, fue rechazado el inciso 3 del artículo 16 que indica:

«El Estado reconoce y garantiza el derecho de las personas a beneficiarse del avance científico para ejercer de manera libre, autónoma y no discriminatoria, sus derechos sexuales y reproductivos».

En septiembre de 2017, comenzó a regir en Chile la Ley 21.030, la cual permite que las mujeres embarazadas puedan realizarse un aborto si este es compatible con alguna de las siguientes tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal o violación.

Debido a que el aborto es ilegal fuera de las tres causales, muchas mujeres realizan la interrupción del embarazo de manera clandestina. Estimaciones realizadas en el año 2016 por el instituto Guttmacher dan cuenta de 60.000 a 300.000 abortos clandestinos al año. Estas cifras son muy superiores a las señaladas oficialmente por el Ministerio de Salud (Minsal).

«No se puede olvidar que la iniciativa popular ‘Será ley’ fue de las primeras en completar [el requerimiento de] las 15.000 firmas y entra con más de 39.000. Esta es una necesidad para la sociedad y de la gran movilización que las mujeres hemos gestado en las calles», dijo Verónica Ávila, activista por el aborto e integrante de la Asamblea Feminista Plurinacional de Chile.

Agregó:

«Ha sido fundamental la despenalización social, que se ha ido dando en nuestra sociedad gracias a la intervención de activistas feministas en las calles y en escenarios académicos. (…) Estos avances han sido clave para entender que el aborto es un derecho a incluirse en la Constitución y legalizar en un escenario futuro».

Ávila manifestó que hubo objeciones médicas a aplicar la ley vigente y agregó que la pandemia del COVID-19 complicó aún más la situación.

La activista se refirió a las posibilidades de que la nueva Constitución sea aprobada por la ciudadanía en el plebiscito a realizarse en agosto o septiembre.
«Esta ha sido una demanda [el proyecto de ley sobre el aborto libre] muy sentida. El movimiento feminista ha sido el más potente del país en los últimos años», indicó.

Otro caso en Sudamérica

En tanto, en otro país sudamericano se debate sobre el aborto. En Ecuador, el presidente Guillermo Lasso vetó parcialmente la ley que reglamenta la interrupción del embarazo en casos de violación, reclamando unificar los plazos establecidos.

El proyecto permite que las embarazadas por violación puedan abortar hasta la semana 12 de gestación. Pero con la excepción de 18 semanas para las mujeres de zonas rurales o remotas.

(*) Periodista especializado en derechos humanos y memoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here