Rusia Logró Gran Parte de sus Objetivos en Donbás

Rusia parece haber obtenido una buena parte de sus objetivos, en las primeras 24 horas de la operación militar especial en Donbás, al oriente de Ucrania, mientras Estados Unidos y la OTAN anunciaron sanciones económicas y diplomáticas, pero hubo la menor señal de respuesta militar.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció la decisión de lanzar una operación militar en el Donbás, en el este de Ucrania, y reafirmó que Moscú procurará la desmilitarización del país vecino, si bien negó la intención de ocuparlo.

«Las circunstancias requieren de nosotros acciones contundentes e inmediatas. Las repúblicas populares del Donbás han solicitado ayuda a Rusia. Por lo tanto, [actuando] de conformidad con el Artículo 51, [Capítulo] 7 de la Carta de la ONU y en cumplimiento de los Tratados de amistad y asistencia recíproca con la RPD y la RPL, he tomado la decisión de lanzar una operación militar especial», declaró Putin en una alocución transmitida por la televisión nacional.

Ya el lunes Putin había anunciado el envío de tropas rusas a las regiones rebeldes de Donetsk y Luhansk, luego de reconocer la independencia de ambas.

El mandatario ruso indicó que el objetivo del operativo es «proteger a las personas que han sido objeto de abusos y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años».

«Para ello, nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Y también para llevar ante la justicia a quienes han cometido numerosos y sangrientos crímenes contra la población civil, incluidos los ciudadanos de la Federación de Rusia», agregó Putin.

El jefe de Estado ruso subrayó que las circunstancias actuales exigen que Moscú actúe de inmediato y añadió que las “Repúblicas Populares de Donbas han solicitado la ayuda de Rusia».

Putin explicó que su país no puede existir con una amenaza constante que emana del territorio ucraniano y que a las autoridades rusas no se les ha dejado otra opción para proteger el pueblo de su país.

Vladimir Putin afirmó que Rusia no pretende ocupar Ucrania, sino que buscará su desmilitarización. «Nuestros planes no incluyen la ocupación de territorios ucranianos, no vamos a imponer nada a nadie por la fuerza», agregó.

En Europa se teme que acabe en una guerra que involucre a más países. La condena internacional no se hizo esperar y el presidente de EE.UU., Joe Biden, aseguró el miércoles que Rusia «rendirá cuentas» por sus acciones.

No obstante, Washington rechazó el miércoles la posibilidad de enviar tropas.

Vladímir Putin amenazó con una respuesta inmediata a cualquier fuerza externa que intente ponerse en su camino o amenazarla:

«Quienquiera que intente estorbarnos, por no hablar ya de amenazar a nuestra nación y nuestro pueblo, han de saber que Rusia responderá de inmediato. La respuesta de Rusia traerá consecuencias que jamás hayan visto en su historia».

Putin dejó claro que Moscú está listo para cualquier evolución de los acontecimientos:

«Estamos preparados para cualquier contingencia. Se han tomado todas las decisiones necesarias en esta relación. Espero que me hagan caso».

El presidente de Rusia instó a los militares ucranianos a deponer las armas, y a los civiles, a cooperar.

«Repito, simplemente no podíamos hacer otra cosa. Los acontecimientos de hoy no tienen nada que ver con el deseo de atentar contra los intereses de Ucrania y del pueblo ucraniano. Tienen que ver con la protección de la propia Rusia frente a quienes han tomado a Ucrania como rehén y tratan de utilizarla contra nuestro país y su pueblo. Repito, nuestras acciones son de autodefensa frente a las amenazas que se nos plantean y frente a una catástrofe aún mayor que la actual».

Putin recordó la invasión de Irak a raíz de acusaciones falsas de desarrollar armas químicas:

«Tras la desintegración de la URSS de hecho comenzó un reparto del mundo, como muestran las agresiones contra Serbia, Libia, Irak y Siria. La invasión de de Irak, sin ningún motivo legal» fue un caso especialmente llamativo.Se utilizó como un pretexto la supuesta información fidedigna que decía tener EEUU de que Irak poseía armas de destrucción masiva. Ante el mundo entero, el secretario de Estado de EEUU enseñó un tubo de ensayo con polvos blancos».

Para el líder ruso, fue una mentira al más alto nivel y desde la alta tribuna de la ONU:

Añadió que la Rusia de hoy sigue siendo una de las potencias más importantes del mundo y nadie debe dudar de que cualquier ataque en su contra será repelido:

«La Rusia actual, tras la desintegración de la Unión Soviética y la pérdida de una parte significativa de su potencial, es una de las potencias nucleares más fuertes del mundo. Nadie debe dudar de que un ataque directo a nuestro país terminará en una derrota y unas consecuencias espantosas para cualquier potencial agresor».

Putin sostuvo que la política de contención que Estados Unidos y sus aliados llevan a cabo representa una amenaza real para su país:
.
«Para EEUU y sus aliados la llamada política de contención a Rusia [la entrega de grandes cantidades de armas a Ucrania] reporta dividendos geopolíticos evidentes. Pero para nuestro país es una cuestión de vida o muerte, una cuestión de nuestro futuro histórico como pueblo».

El presidente recalcó que esa política de Washington amenaza la existencia de Rusia:

«Esa es la línea roja de la que hablé anteriormente. La han cruzado».

En tanto, el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, ha firmado el decreto que llama a la movilización general en Ucrania luego de que su homólogo ruso, Vladímir Putin, ordenara la madrugada de este jueves «una operación militar especial» para defender Donbass.

«Declarar y llevar a cabo la movilización general», reza el documento. Se agrega que la decisión se ha tomado «en relación con la agresión militar de Rusia contra Ucrania y con el propósito de garantizar la defensa del Estado, manteniendo la preparación para el combate y la movilización de las Fuerzas Armadas ucranianas y otras formaciones militares».

La movilización se realizará en un plazo de 90 días a partir de la entrada en vigor del decreto en todo el territorio ucraniano.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó que las Fuerzas Armadas lograron inhabilitar tras sus ataques 74 instalaciones de la infraestructura militar de Ucrania, entre ellas 11 aeródromos, 3 puestos de mando, un puesto de operación de la Armada ucraniana y 18 estaciones de radar de los complejos de defensa antiaérea S-300 y Buk-M1.

Además, fue derribado un helicóptero de combate y 4 drones Bayraktar TB2, declaró el portavoz del Ministerio, Ígor Konashénkov.

Las siguientes imágenes muestran a 14 militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania rindiéndose a las tropas de la República Popular de Donetsk. Según el corresponsal que facilitó las imágenes a RT, hay una mujer entre los cautivos y un herido, que ha recibido tratamiento médico.

El presidente de EEUU, Joe Biden, autorizó nuevas sanciones y restricciones a las exportaciones a Rusia. También amenazó con cortar las relaciones con el país euroasiático.

«Hoy, 24 de febrero, autorizo fuertes sanciones adicionales y nuevas limitaciones sobre lo que se puede exportar a Rusia. Si Rusia continúa en este camino implicará una «ruptura completa» de relaciones con EEUU.
Hay una ruptura total en este momento en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia si continúan en el camino en el que están».

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha afirmado que la Alianza no tiene planes de desplegar sus tropas en territorio de Ucrania.

«No hay tropas de combate de la OTAN, no hay tropas de la OTAN en absoluto dentro de Ucrania. Y hemos declarado que no tenemos planes, ni intención de desplegar las tropas de la OTAN en Ucrania».

Origen del conflicto

Rusia Logró Gran Parte de sus Objetivos en Donbás

En la cuenca de Donbas se ubican las denominadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, donde los rusos son la primera minoría, y a quienes Putin dice proteger.

Han sido desde hace ocho años el campo de batalla de una guerra que ha dejado, según estimados, más de 14.000 muertos y son ahora el escenario potencial de lo que expertos y políticos occidentales temen que pueda ser «la mayor conflagración armada en Europa desde 1945».

Lo que fueron ciudades visitadas por el turismo internacional (e incluso algunas como Donetsk, escenario de campeonatos europeos de fútbol) se han vuelto desde 2014 dos de los territorios más (militarmente) impenetrables del mundo.

Fue en ese año cuando separatistas prorrusos ocuparon esas regiones y proclamaron de forma unilateral su independencia luego de la caída del gobierno de entonces, aliado del Kremlin, tras unas masivas protestas que tomaron la capital y luego se extendieron por varias regiones.

Ambas regiones están situadas en el llamado «cinturón del óxido» de Ucrania, por ser un área rica en minerales, principalmente acero. Están ubicadas en una cuenca en la frontera con Rusia, en la orilla norte del mar Negro, hogar de vastas reservas de carbón, y por su ubicación geográfica, constituyen una ruta de acceso natural hacia Crimea, la península ucraniana anexada por el Kremlin en 2014.

Donetsk fue llamada Stalino, en honor a Stalin, hasta la caída de la Unión Soviética y es actualmente la principal ciudad de la región minera del Donbás. Se cree que su población es de 2 millones de habitantes.

Mientras Lugansk, antes llamada Voroshilovgrad, aunque es un poco menor, es también una ciudad industrial con una población de 1,5 millones.

Gran parte de sus poblaciones hablan ruso, ya que, además de la conexión fronteriza con Rusia, muchos trabajadores soviéticos fueron enviados a trabajar allí durante la Segunda Guerra Mundial.

De hecho, que la población sea rusoparlante ha sido uno de los argumentos tradicionales del Kremlin para justificar un apoyo a los insurgentes.

Tras el conflicto de 2014 ambas realizaron un referéndum para separarse de Ucrania, que fue reconocido por Rusia, pero no por la comunidad internacional.

Desde entonces, cada una cuenta con sus propios presidentes autoproclamados, ambos aliados del gobierno de Moscú.

Denis Pushilin, elegido en 2018 es el líder de la llamada República Popular de Donetsk, mientras que Leonid Pasechnik es el líder de la región separatista de Luhansk.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here