La mayor parte de los especialistas en el boxeo suelen considerar solo la victoria de los peleadores. Pero frecuentemente olvidan al pugilista con más nocauts en historia; Archibald Lee Wright, más conocido como Archie Moore.

Dentro de la historia del boxeo, ha habido innumerables peleadores que han logrado trascender gracias a su talento. Es el caso del majestuoso Muhammad Ali y al magnífico Sugar Ray Robinson, considerados por la mayoría de los especialistas y aficionados al arte de los puños, como los mejores de todos los tiempos.

En el pasado, las peleas eran muy distintas, puesto que los boxeadores combatían numerosas veces al año, con límite en 15 asaltos. Aunque suene magnífico recordarlo, la realidad es que muchas de aquellas figuras, incluyendo Alí, terminaron sufrieron serios problemas locomotores por la cantidad de golpes recibidos.

De ahí a que ese límite haya bajado a 12 asaltos, y los púgiles no combaten más de dos o tres veces al año.

Uno de los peleadores que más destacó en increíbles combates fue sin duda Archibald Lee Wright, mejor conocido como Archie Moore, un boxeador estadounidense que revolucionó el mundo del boxeo en la época de los años 50. Logró conquistar la división de los pesos semipesados y marcó una época sin precedentes.

Mr. K.O.

Archie Moore: El Púgil con Más Nocauts en la Historia del Boxeo

La calidad de Archie Moore era de otro nivel, no había boxeador que no temiera enfrentarlo, pues era bien sabido que el poder de sus puños era descomunal, tanto así que logró plasmar su nombre con un increíble récord que hasta el momento nadie ha sido capaz de superar. Es más, ningún otro peleador ha podido ni siquiera acercarse.

Su impresionante palmarés incluye 186 victorias, 23 derrotas, 10 empates y 132 nocauts, una cifra descomunal para un peleador de la época.

Su larga trayectoria y su condición de campeón indiscutible del peso semipesado, le permitió ser el único boxeador que peleó ante tres leyendas del boxeo: los campeones mundiales de peso pesado Rocky Marciano (campeón 1952-1956), Floyd Patterson (campeón 1956-1962) y Muhammad Ali, (tres veces campeón lineal de peso pesado).

De hecho, Alí, entonces invicto en 16 combates, lo noqueó en el cuarto round, el 15 de noviembre de 1962, el mismo que había predicho, lo cual supuso el fin de su extraordinaria carrera. .

Archie Moore murió el 9 de diciembre de 1988, en San Diego, California.

En 1990 ingresó al Salón Internacional de la Fama del Boxeo.

Rocky Marciano y su última e increíble pelea con Archie Moore

Archie Moore: El Púgil con Más Nocauts en la Historia del Boxeo
Archie Moore, el único boxeador que derribó al poderoso Rocky Marciano.

Si la derrota con Alí marcó el fin de la trayectoria de Morre, su enfrentamiento con Rocky Marciano, el 21 de septiembre de 1955, fue el último combate de la leyenda blanca.

La pelea tuvo un comienzo desfavorable y lento, con Moore usando toda la experiencia de su carrera de 20 años, tratando de mantener a Marciano a la distancia con su beneficio de siete pulgadas o maniatarlo por dentro, cuando este acortaba la distancia. .

A Marciano se le recuerda principalmente a su brutal fuerza, pero mostró sus habilidades, algo subestimadas, de boxeo a través de un un desplazamiento magistral sobre el ring, balanceándose y esquivando el jab de Moore, para luego contragolpear con su derecha.

En la segunda ronda, Moore sorprendió a los 61,574 fanáticos en el estadio Yankee en Nueva York, golpeando un contraataque justo después de esquivar un golpe, lo que envió al campeón a la lona, pro primera vez en su carrera.

Sin embargo, el favorito de 4-1 en las apuestas se levantó de la cuenta de protección aparentemente recuperado. Aunque Moore no pudo aprovechar la rápida caída de Rocky, continuó dominando el asalto, sacando sangre de la nariz del campeón.

En la tercera ronda, Rocky comenzó a trabajar y volver a la pelea, a pesar de un pequeño corte bajo el ojo izquierdo, mediante combinaciones inteligentes a la cabeza, ante las cuales su oponente no tenía reacción.

En el cuarto asalto, Marciano aumentó el ritmo, con una serie de ganchos que mandaron a Moore contra las cuerdas, que pasaron gran parte de los tres minutos, obligándolo a a cubrise para evitar los golpes ofensivos.

Marciano devolvió el favor en el sexto asalto, enviándolo dos veces a la lona.

La vuelta comenzó típicamente, con Moore circulando, y Marciano agazapado en el centro del ring. Rocky falló una enorme izquierda pero un cruzado descendente de derecha, que derribó a Moore, claramente sentido.

Lo que siguió fue uno de los intercambios más salvajes registrados en un ring de boxeo, Marciano conectó enormes ganchos y Moore no solo logró mantenerse en pie, sino que de alguna manera encontró fuerzas para devolver los golpes. Los próximos 45 segundos fueron una demostración agotadora de acción ininterrumpida, uno de los momentos estelares del boxeo de todos los tiempos.

Marciano aterrizó un derecho que golpeó a Moore en la cabeza, enviándolo por segunda vez a la lona. Moore se levantó con las piernas inestables, pero sobrevivió al resto de la ronda.

La séptima ronda estuvo más pareja. Moore, algo recuperado, obtuvo golpes que molestaron a Rocky.

En la octava ronda, Marciano reafirmó su dominio, aumentando el castigo, lo cual cerró el ojo derecho de Moore. Presintiendo la conclusión del pleito, ambos boxeadores se dieron duro, buscando acabar por la vía rápida.

Después de un intercambio, Rocky asestó un tremendo gancho, que derribó a Moore por tercera vez. Con solo unos segundos por delante, el oponente fue salvado por la campana todavía en el suelo y se le permitió continuar en la novena ronda.

Desde la campana, Marciano salió con la intención de liquidar la pelea, con combinaciones de izquierda y derecha, que impidieron a Moore ganar un poco de impulso para regresar a la pelea.

De manera típica para la emocionante pelea, Moore buscó mantenerse en pelea y neutralizar al agresor. Logró fuertes golpes, en aguerridos contraataques, pero después de otro intercambio increíble, Marciano obtuvo dos ganchos fulminantes que terminaron la pelea, derribando a Moore en su propia esquina hasta el final de la cuenta.

Luego de este increíble nocaut, Marciano se retiró invicto en 49 combates.

Archie Moore: El Púgil con Más Nocauts en la Historia del Boxeo Moore cae en su esquina, hasta la cuenta final[/caption]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here