¡Alerta!: Gobierno en Bancarrota Pretende Privatizar el Litio por los Próximos Treinta Años

Insólito, de no creerlo; es como como una pesadilla dentro de otra, pero como sea, Piñera la volvió a hacer.

A dos meses de entregar el bastón presidencial, e incluso puede que antes, en medio de un proceso constituyente, su gobierno provoca a una consistente mayoría de chilenos que exige la nacionalización de los recursos naturales no renovables, al anunciar un proceso de subasta para adjudicar contratos especiales de operación del litio, para explorar y producir 400.000 toneladas de litio metálico para baterías, a treinta años plazo, de manera de dejar atada y bien atada su privatización.

Es, por decir lo menos, una traición al país, mediante una tramposa política de hechos consumados, que en un próximo gobierno, puede desembocar en litigios internacionales

Chile es el vértice principal del denominado «triángulo del litio» de Sudamérica y es uno de los principales productores mundiales de este metaloide.

El pretexto del gobierno consiste en que los contratos especiales de operación del litio buscan acelerar el desarrollo de nuevos proyectos, que se han estancado en los últimos años, en momentos en que la demanda mundial del metal ligero está aumentando, impulsada por un cambio hacia los vehículos eléctricos y el aumento del uso de baterías eléctricas.

El ministerio dijo que los contratos se dividirían en cinco cuotas de 80.000 toneladas cada una, dando a los postores un plazo de siete años para exploración geológica, estudios y desarrollo del proyecto, prorrogable por otros dos años.

Luego, proporcionaría otros 20 años para la producción, y el Estado recibiría un pago de regalías por la asignación de las cuotas, así como un pago variable durante la producción.

El ministerio señaló que la subasta pretendía «satisfacer el aumento que ha experimentado la demanda mundial de litio y el crecimiento que se proyecta a futuro, en el marco de la lucha contra el cambio climático».

La industria del litio de Chile está dominada por SQM y Albemarle, que tienen proyectos importantes en el Salar de Atacama, donde las empresas usan piscinas de salmuera para extraer litio de debajo del salar, sistema de producción que está generando una presión intolerable sobre el salar, así como su fauna, flora y comunidades de habitantes originarios.

Sin embargo, el discurso oficial sostiene que el mayor productor mundial de cobre es también el segundo mayor productor de litio, detrás de Australia. Tiene las mayores reservas mundiales del metal, con 9,2 millones de toneladas según el Servicio Geológico estadounidense.

Según dicho discurso, Chile ha perdido terreno con el tiempo frente a sus rivales, con críticas de que ha tardado en desarrollar nuevos proyectos. «Nuestro país, que hasta 2012 era el primer productor mundial de litio, fue superado por Australia y se prevé que a fines de esta década China nos desplazará al tercer lugar», dijo el ministerio en su comunicado.

El 17 de diciembre concluye el periodo de recepción de ofertas, mientras que el 14 de enero del 2022 se publicarán los resultados de la licitación.

El rosario habitual de lugares comunes. Lo que no dice el comunicado del ministerio es que esta privatización oblicua del litio reproduce la misma política miserable que la entrega del cobre al capital transnacional, a título gratuito, que exporta el mineral en forma de concentrado; de modo que deja poco trabajo y una reducida tributación.

En esta materia, el gobierno se comporta con su proverbial hipocresía.

La dictadura declaró el litio de interés nacional en 1979 y desde entonces, en forma nominal, supuestamente controla su producción, lo que solo puede hacer el Estado, salvo las famosas concesiones de Contratos Especiales de Operación de Litio (CEOLS), que en la práctica lo privatizan, sin reconocerlo de manera oficial, pero con el mismo efecto nefasto para el desarrollo del país.

Chile no tiene que resignarse a entregar sus riquezas naturales a cambio de un plato de lentejas porque se le ocurre a Piñera, otros corruptos como él o a neoliberales de cualquier pelaje.

El diputado por Coquimbo, Daniel Núñez (PC) estimó que la subasta internacional del litio es inaceptable, y anunció todos los recursos disponibles, para oponerse a este nuevo atentado contra el interés nacional.

“Vamos a buscar todos los mecanismos legales para oponernos a esta licitación, la que además hecha de forma como se está proponiendo a destajo, solo apuntando a la mayor extracción sin incorporación de valor agregado, pone en riesgo la sustentabilidad ambiental de los salares”.

Agregó:

«La licitación refleja la absoluta desesperación porque saben que estas son las últimas semanas que tiene la derecha de Gobierno en Chile. Esto apunta a la privatización y desnacionalización de otra riqueza mineral más del país”.

También dijo:

«El régimen de Piñera se desploma, pero el imputado se da el lujo de rematar internacionalmente los salares para que se lleven el litio. No permitiremos que Piñera regale el litio. Lo protegeremos con movilización y en nueva Constitución. ¡Soberanía para nuevo desarrollo sustentable!».

A su turno, el diputado Marcelo Díaz indicó:

“Me parece absolutamente inconveniente realizar esta licitación estando pendiente la dictación de una nueva constitución que establezca de manera clara e inequívoca que la administración de estos recursos y la explotación de estos recursos debe ser en beneficio de las y los chilenos, no de operadores privados, no de empresas extranjeras”.

Agregó:

«Espero que no prospere esta licitación para que sea el nuevo marco constitucional el que defina cómo vamos a explotar un recurso natural estratégico poniendo el foco en el beneficio de todos los chilenos y las chilenas”.

La convencional por la Región de Antofagasta Cristina Dorador, señaló:

«No es posible que mientras escribimos una nueva Constitución el gobierno busque profundizar el extractivismo que daña irreparablemente a los salares, biodiversidad y comunidades”.

El candidato a senador por el Frente Amplio, Gonzalo Martner, manifestó:

«El gobierno ha llamado a una licitación para aumentar la extracción de litio, dejando amarrado por 29 años el uso de 400 mil toneladas de un recurso que pertenece a todos los chilenos. Otra inmoralidad inaceptable que justifica la acusación constitucional contra Piñera.

Según la publicación del Diario Oficial, cada licitante podrá resultar adjudicatario de un máximo de dos cuotas, por un total de 160.000 toneladas. Como referencia, SQM está trabajando en un proyecto para llegar a producir 120.000 toneladas anuales en el país.

Un gobierno que está en la últimas pretende amarrar estos contratos del siguiente modo: habría un plazo de siete años para hacer la exploración geológica, estudios y desarrollo del proyecto, prorrogable por otros dos, y otros 20 años para la producción. Inaceptable».

Maricunga: Ecosistema amenazado por la mega-minería del litio

La cuenca de Maricunga es una compleja red de humedales altoandinos, ríos y lagunas que se encuentran en la zona cordillerana de la comuna de Copiapó, Región de Atacama.

Este complejo y rico ecosistema que cuenta con corredores biológicos, un Parque Nacional y un sitio Ramsar se caracteriza por las diferentes especies de aves migratorias y su fauna extremófila, adaptada a condiciones climáticas extremas.

Sin embargo, está en grave peligro ante la minería del litio que pretende extraer el agua de la zona para la explotación del elemento indispensable para las nuevas tecnologías y la electromovilidad.

Esto es lo que refleja el documental «Maricunga: ecosistema amenazado por la minería del litio», una pieza audiovisual que retrata los impactos socioambientales negativos de la minería del oro y el litio en Copiapó.

El documental tiene su centro en las voces de la comunidad en torno a diferentes mega-proyectos mineros en el ecosistema del Salar de Maricunga, ubicado además en el Parque Nacional Nevado Tres Cruces, área prioritaria de conservación.

El documental cuenta con las voces de comunidades de pueblos originarios Colla, ambientalistas, defensoras y defensores del medio ambiente que entregan su testimonio para frenar las obras que podrían en tan solo dos décadas destruir la cuenca del Salar de Maricunga, aumentando aún más la escasez hídrica en la zona.

El fruto de seis meses de trabajo dio como resultado esta pieza, audiovisual que aborda la importancia del Salar de Maricunga, su alta biodiversidad y presencia de agua en una zona caracterizada por la escasez hídrica.

La producción audiovisual es un trabajo en conjunto del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL) y Periódico Resumen (RESUMEN), y forma parte de la campaña titulada «Voces en defensa de Maricunga».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here