corrupción de alto coturno, Lavín: El Alcalde de La Esconde

Mediante el uso de mecanismos provistos por la ley de transparencia, América Transparente ha proseguido transparentando la corrupción de alto coturno, en el gueto del uno por ciento.

A modo de ejemplo, la Corporación Municipal de Las Condes, pagó $2 mil millones en remuneraciones, entre 2019 y 2020, a familiares de funcionarios de la corporación o el municipio, vinculados a los partidos de derecha UDI y Renovación Nacional.

En el artículo Casi 2 mil millones en remuneraciones: los nexos políticos y familiares de los funcionarios de la corporación cultural de Las Condes, firmado por Paulette Desormeaux y Juan José Lyon, se afirma que América Transparente tuvo acceso a nóminas de remuneraciones de los funcionarios de la Corporación Cultural de Las Condes del año 2019 y 2020.

Por su constitución legal, en tanto corporación privada, no está obligada a transparentar estos datos, por más que el 91% de sus ingresos provenga de subvenciones de la municipalidad.

Solo el año pasado, ésta le transfirió más de $5.500 millones a la Corporación, presidida entonces por Joaquín Lavín, que a su vez, era alcalde de Las Condes.

En los últimos 10 años, Las Condes le ha transferido casi 50 mil millones, según muestra el Registro Central de Colaboradores del Estado. Desde el año 2014, los montos transferidos se duplicaron.

Lavín: El Alcalde de La Esconde

A los investigadores les llamó la atención que el mayor gasto fue en remuneraciones, con casi $2.000 millones. A mayor abundamiento, la nómina muestra relaciones familiares entre funcionarios y nexos políticos con la UDI y RN.

Entre otros, Gonzalo Müller, marido de la vicepresidenta de la UDI María José Hoffmann; John Barra, quien trabajó en el Ministerio del Interior durante el primer gobierno de Piñera y Simón Yévenes, ex vicepresidente de la UDI.

En su memoria 2020, la corporación declaró haber realizado 400 actividades culturales, 300 de ellas y un gasto de $1.991 millones en remuneraciones; más de dos veces los $864 millones de 2019.

Nepotismo y peculado

Entre los hallazgos de América Transparente, destaca la elevada remuneración de personas que tienen vínculos de parentesco con altos funcionarios de la corporación, o de la municipalidad, o de partidos de derecha.

A modo de ejemplo, el licenciado en Artes, Francisco Court Silva se desempeña como Según los documentos, en marzo de 2020 tenía una remuneración de $8.409.850, es decir, más que el alcalde de Las Condes ($6,7 millones.

Su hijo también trabaja ahí. Se trata de Maximiliano Court Rivera, realizador en cine y animación digital, encargado de difusión y redes del Centro Artesanal Los Domínicos, dependiente de la Corporación, con una remuneración de $2.314.371.

La diseñadora de ambientes Carolina Cooper Izikson, es hija del Juez titular del Segundo Juzgado de Policía Local de Las Condes, Alejandro Cooper Salas, organismo que depende administrativamente de la Municipalidad. Cooper es también uno de los cuatro directores de la Corporación.

Carolina Cooper ha trabajado los últimos 12 años como coordinadora de Extensión y de la Sala de Arte de Las Condes. En 20230, su remuneración alcanzaba $3.400.988 mensuales.

El ingeniero civil John Barra Inostroza, es director de Administración y Finanzas de la Corporación Cultural, con una remuneración mensual de $8.039.500, también mayor que la del alcalde.

Fue fue administrador municipal durante el período del ex alcalde Francisco De la Maza (UDI).

Contraloría lo sancionó por autorizar decretos mientras subrogaba al alcalde con el 10% de su sueldo tras un sumario administrativo. Pero De la Maza anuló la sanción.

Pájaro de cuentas, entró como Jefe de Administración y Finanzas del Ministerio del Interior, en el primer gobierno de Piñera como En 2012, en el caso de los sobreprecios en la compra de los equipos del plan “Frontera Norte”, aparece firmando los documentos que autorizaron la adquisición.

Su hijo, Manuel Barra Negrete, diseñador digital, encargado del departamento audiovisual en el Museo Interactivo de Las Condes, dependiente de la Corporación, percibí una remuneración de $2.056.000.

Con Barra trabajaba la asistente social Mariela Torres Albornoz, como jefa del servicio de Bienestar de Interior, con una remuneración de $1.743.984. Ahora es encargada de Bienestar de la Corporación Cultural, con una remuneración de $2.962.374.

Gonzalo Müller, casado con la diputada y vicepresidenta de la UDI María José Hoffmann, fue uno de los estrategas de la tercera campaña presidencial de Joaquín Lavín.

Al mismo tiempo, mantuvo un contrato por casi $3,5 millones con la Municipalidad para asesorar a Lavín en el “desarrollo de estrategias sobre políticas públicas comunales, en el contexto de la nueva agenda social y política”. Por eso, Müller se embolsaba honorarios por $6 millones mensuales.

Cuando éste aún era alcalde, «asesoró» a la Corporación Cultural de Las Condes en el “desarrollo de nuevos proyectos” por casi $2,5 millones mensuales.

Lavín: El Alcalde de La Esconde

El abogado Simón Yevenes, ex-vicepresidente de la UDI, aparece en la nómina de 2020 como encargado del área jurídica de la Corporación Cultural con una remuneración de $3.868.430. Ese mismo año, recibía un sueldo del partido de $4.975.000, al tempo que percibía un estipendio de $925 mil, de la Municipalidad de la Reina, por «informes especializados en procesos laborales u otras causas judiciales vigentes del Municipio”.

Valentina de la Maza, hija de un primo hermano del ex alcalde de Las Condes, Francisco De la Maza, aparece como productora de eventos, y asistente de producción y administración del Museo Interactivo Audiovisual. Su remuneración era de $1.022.424

María Isabel Olavarría Rodríguez, hermana del ex alcalde de Colina y actual Delegado Presidencial de la Provincia de Chacabuco, Mario Olavarría (UDI), egresada de educación de párvulos, trabaja como administrativa de atención de servicios de la Biblioteca, con una remuneración de $1.325.798.

Con ella trabaja la egresada de enseñanza media, Mary Ann Hughes, hermana del director del Teatro Municipal de Las Condes, Arturo Hughes. Se desempeña como administrativa de atención de servicios, con una remuneración de $1.207.807.

Ivonne del Canto Becerra, consuegra del ex-alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba, egresada de enseñanza media, trabaja en atención de público e informaciones de la Biblioteca, con una remuneración de $1.406.304.

En el artículo Juan José Lyon de América Transparente y la corrupción en municipios del sector oriente: “Lavín transformó Las Condes en ‘la esconde’”, de El Mostrador, el director ejecutivo de AT, reveló el origen de la denuncia:

«Esto se enmarca dentro de lo que es un gran tema de las municipalidades del sector oriente, donde primero saltó el caso de Vitacura, que se descubrieron estas organizaciones comunitarias, es decir, que son organismos privados, donde lo que se gasta ahí no se sabe. Y está esta acusación de que dineros que iban para allá habrían terminado en el exalcalde Raúl Torrealba; y después un trabajo que publicamos hace una semana, mostró que también existen estas organizaciones en Las Condes, en Lo Barnechea y que ahí se habían transferido para gastos seguridad de cerca 35 mil millones en el caso de Las Condes, de 12 mil en Lo Barnechea. Son estas especie de juntas de vecinos que crearon estos municipios como una forma de, entre comillas, agilizar el gasto, pero que al ser instituciones privadas no se sabe cómo se gastan la plata».

«En el caso de Lo Barnechea, por ejemplo, se llama ‘Lo Barnechea Seguridad’, en Vitacura, ‘Vita salud’, pero legalmente son juntas de vecinos. Entonces la plata que está ahí no está sujeta al control de la Contraloría ni a la Ley de Transparencia, entonces los vecinos, los periodistas, los ciudadanos no podemos saber quiénes trabajan ahí ni cómo se gastaron esos dineros. Y esto pasa también con las corporaciones culturales. Entonces eso no necesariamente es corrupción, pero sí es el terreno fértil para que se de la corrupción, porque básicamente es un gasto reservado, es plata que se transfiere a estas organizaciones que no se le da cuenta a nadie. Entonces, al no saber y no poder pedir tampoco los informes de quienes trabajan ahí y de cuánto les pagan, es terreno fértil para que terminen, como en el caso de Vitacura, esta acusación ya de varias personas», añadió.

«Y en eso a nosotros nos llega esta información de la Corporación Cultural de Las Condes, que tiene las mismas características, porque la Corporación Cultural también es un organismo privado, entonces la plata que se le transfiere también pasa a ser patrimonio propio de la corporación. No tiene que dar cuenta a nadie sobre a quién contratan y cuánto pagan. La Municipalidad por el momento no ha dicho nada, pero también es un tema mayor. El ex contralor, hace una semana, dijo que las corporaciones no debiesen existir porque el fondo hoy en día tenemos estas corporaciones, que básicamente es un lugar donde no hay transparencia y eso es caldo fácil para que se produzcan casos como esto, en el fondo, de nepotismo, de sobresueldos y ya a esta altura del partido no es bueno que existan estos lugares que son rincón donde no hay transparencia», prosiguió.

Aclaró que aún no han presentado querellas, a la espera del pronunciamiento del municipio:

«Esperamos primero, que hasta ahora no lo ha hecho, que el municipio se manifieste. Es bien insólito todo esto porque en el caso de Vitacura, la nueva alcaldesa mandó hacer inmediatamente auditorías, en Lo Barnechea un poco más tímida, pero ya han sido varios casos que se han publicado sobre Las Condes y la nueva alcaldesa, Daniela Peñaloza, la verdad que no ha dicho nada. Ella no ha mandado investigar los fondos a la unión comunal, tampoco se ha manifestado sobre si va a mandar a investigar. Es bien raro, a mí me preguntaban sobre cuál es la responsabilidad del alcalde en esto. El alcalde actual y por supuesto Joaquín Lavín, es el presidente del directorio de la corporación. Entonces, suponemos que sabe. Y si no lo sabe, tiene responsabilidad también».

En su opinión, el principal problema de esta área gris, constituye en una caja pagadora de favores familiares y políticos, sin herramientas para impedirlo:

«Son muchos los municipios que tienen corporaciones culturales y nos han llegado decenas de denuncias. Estamos manos atadas: si alguien no pasa la información, no hay como impedirlo. En las corporaciones culturales, en el caso de Las Condes, por ejemplo, se financia en un 91% con fondos municipales; en otras corporaciones es más todavía, pero su rendición de cuentas no existe porque se entiende como un patrimonio propio de la corporación y el fondo».

La Punta del iceberg

Es más, asegura que los casos conocidos constituyen apenas la punta del iceberg:

«Lo que vemos es que esto se ocupa para pagar favores políticos, para contratar amigos, para pagar sueldos abultados. Y la verdad, creo que estamos frente a la punta del iceberg. Recién ahora se están sabiendo estas cosas. Gente que está adentro está dando a conocer la información hacia afuera, pero son miles de millones de pesos que se han transferido entre todos los años a esta corporaciones. En el caso de Las Condes son cinco mil millones de pesos anuales. Entonces es mucho el dinero que está involucrado y es de mucha opacidad, mucho lo que no sabemos si es dinero público».

Concluye Lyon:

«Lavín transformó Las Condes en ‘La Esconde’. Agarró desarrollo comunal que es una junta de vecinos, para traspasarle todo el gasto en seguridad; está la corporación cultural, donde vemos que se pagan sobresueldos, entres muchas otras acusaciones. La gente que nos facilitó esta información también dice que muchas de estas personas son trabajadores fantasma, gente que ni siquiera va. Lamentablemente eso no lo podemos constatar, porque no está sujeta a Transparencia; no podemos pedir la hora de entrada y salida, por ejemplo, para poder corroborar que esa gente efectivamente no está. Pero las acusaciones que hemos recibido son esas, que no sólo hay sobresueldos, no solo se contrata a los parientes, sino que además esta gente ni siquiera hace ese trabajo por el cual supuestamente le están pagando. No me extrañaría porque justamente ayer se dio a conocer que en el caso de Vitacura habría una red de boleteros fantasma, en el fondo de gente que habría sido contratada pero que no hacía el trabajo y el fondo el tipo de organismo es el mismo, en ese caso era ‘Vita Emprende’, aquí es la corporación, que son lugares donde se transfiere la plata, pero lo que pasa allá dentro es cero transparencia».

No debiera extrañar que esta denuncia empalme con el súbito abandono del país de Lavín; según la complaciente versión de la prensa de mercado, por razones «académicas».

Esta es la corrupción real; la corrupción de clase. La que altera la redistribución del producto; la que perjudica a la mayoría, para alimentar rémoras y parásitos de la elite.

A pesar de eso, o más bien por lo mismo, brilla por su ausencia en los medios masivos de comunicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here