Frente Amplio y Chile Digno Ponen por Delante la Magnituid del Desafío de Gobernar Chile

La relación entre los pactos Chile Digno y Frente Amplio, aliados en la lista de convencionales Apruebo Dignidad, es todavía lo bastante delicuescente e inmadura, como para gestos como abstenerse de votar por los aliados, con el resultado neto de perder una vicepresidencia y una coordinación, mientras la derecha, en minoría absoluta, quedó con una.

Será un hecho puntual, acotado a un espacio específico, como la convención, que no debe ser contaminado por otras luchas políticas, como planteó la constituyente Beatriz Sánchez, pero no por ello deja de ser un episodio grave; en rigor, dos e más tropezones en la misma piedra.

Si entre los aliados no hay confianza, entonces para qué; si la lealtad no es recíproca, entonces no existe.

El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, planteó en el programa Sin Maquillaje:

«Si el Frente Amplio privilegia a otra esfera de alianza y la pone primero para la toma de decisiones, que su alianza que es con Chile Digno, Verde y Soberano, nosotros nos podemos llegar a sentir en libertad de acción».

La diputada Camila Vallejo, probable integrante del equipo político de la campaña de Boric, manifestó:

«Creo que el problema central de lo sucedido en la Convención es que, en medio de procesos sociales tan importantes, con el FA estemos entendiendo el rol de Apruebo Dignidad y la gobernanza de manera distinta. Esto debe resolverse para futuras definiciones».

El presidente del partido, diputado Guillermo Teillier, precisó que el apoyo a Boric no está en cuestión, y que el partido pretende cumplir el compromiso y honrar la palabra,

No obstante, añadió:

«Quienes ganaron las primarias, tanto Gabriel Boric como el Frente Amplio, tienen una gran responsabilidad en crear esas condiciones, en tender puentes, concretar cuestiones que están dichas de palabras y no actuar como se actuó en el seno de la Convención Constitucional, donde creo que se dejó de lado la discusión entre nuestros conglomerados”.

Advirtió que si se repiten episodios como el de la convención, va a ser difícil llegar a una lista única, para las elecciones parlamentarias de noviembre:

«Esto ha producido un traspié en las relaciones entre el Frente Amplio, nuestro partido y Chile Digno, lo que pone en cuestión la construcción que estamos haciendo con vista a la candidatura presidencial de Gabriel Boric y a la instalación de un Gobierno con un nuevo proyecto de desarrollo que instale objetivos anti-neoliberales”.

Sostuvo que el Frente Amplio ha solicitado hacer una lista parlamentaria, lo cual le parece justo; sin embargo, puntualizó:

«Si no hay condiciones, si no se crean las condiciones, se debilita la posibilidad de una lista única, con desmedro de ambos sectores».

Concluyó:

“Tenemos gran responsabilidad nte el país; por algo hicimos un pacto de primarias, para llevar adelante un proceso aunque sea en los inicios antineoliberal. Que ponga al país en una senda distinta, un proyecto de desarrollo distinto, y eso no lo podemos desperdiciar así”.

A través de una declaración emitida por su equipo, el candidato evadió la polémica:

«Como Apruebo Dignidad tenemos un tremendo desafío que es gobernar Chile para empujar una serie de transformaciones profundas que le otorguen dignidad e igualdad a nuestro pueblo».

Agregó:

«Por lo tanto, espero que en todos los sectores, en los concejos municipales, en el Parlamento, también en la Convención, pongamos por delante ese objetivo que nos une y proyectemos en nuestras futuras decisiones la gobernabilidad que le queremos ofrecer a Chile para empujar en conjunto estos cambios profundos que nos permitan construir una sociedad mucho más justa que la que tenemos hoy».

A mayor abundamiento, posté en su cuenta de twitter:

“Apruebo Dignidad es la base de nuestro futuro gobierno transformador para Chile. Tod@s debemos hacer el esfuerzo de cuidar y fortalecer esta alianza en cada espacio. Y las diferencias que tengamos hay que abordarlas con respeto y altura de miras. Es mucho más lo que nos une”.

Por ahora, las intervenciones del presidente del PC y del propio candidato, que, acertadamente, privilegian lo que une y la magnitud de lo que está en juego, atemperaron el episodio y permitirán darlo por superado.

Sin embargo, la historia, los componentes y los intereses representados en Apruebo Dignidad no permiten descartar nuevas disrupciones entre ambos pactos, en la discusión sobre la lista parlamentaria, o listas; o cuando se integren los equipos de trabajo del candidato, o cuando e entre e los temas de fondo de la convención.

Respecto de los dos primeros, pasen; son circunstancias de la política, pero si de dan en estos últimos, o en torno a la naturaleza transformadora del programa,, el objeto mismo de la alianza quedaría en cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here