De la Rebelión de Octubre a la Asamblea Constituyente

0
138

Mi nombre es Nicolás Romero; soy abogado y comunicador. Mi infancia y adolescencia las viví en la Comuna de La Reina y hoy vivo en Peñalolén.

Ingresé a estudiar derecho en 2003. En 2006 coordiné la Escuela de Educación Popular para dirigentes secundarios de la zona oriente. En 2011 fui Director del Centro de Estudios de la FECH.

Fui director de Solución Nuevo Chile, plataforma donde técnicos y profesionales colaboraron con las luchas territoriales, que llevaron a la victoria del movimiento social en Peñalolén en 2011. Desde hace 10 años, ejerzo como abogado en materias de familia y laborales, asesorando a sindicatos de la Comuna de La Reina. También soy editor de Revista De Frente.

Hoy soy candidato por el distrito 11 a la Convención Constitucional.

Frente al agotamiento del neoliberalismo apostamos por una transición agroecológica que nos permita producir y saciar necesidades humanas en equilibrio con la madre tierra. Para lograrlo, una nueva constitución nacida de una Asamblea Constituyente es necesario y para conseguirla, deberemos volver a saltar los torniquetes que la #CastaPolítica le coloca a la participación del movimiento social y los independientes.

Luego del 18 de octubre, y también con la pandemia del COVID-19, se multiplicaron las organizaciones sociales y populares por el distrito y por todos los territorios dando respuesta donde el Estado no llegó. El Movimiento Social Constituyente/Lista Del Pueblo agrupa a organizaciones que en conjunto decidimos embarcarnos en esta batalla por el distrito 11.

Somos la única lista que defenderá que el poder reside 100% en el pueblo, por lo que la convención constitucional deberá ser desbordada por asambleas territoriales y mecanismos de democracia directa que mandaten a los convencionalistas.

Ideas constituyentes

El nuevo Estado debe ser plurinacional, post colonial y antipatriarcal.

A su vez, debe ser garante de derechos sociales básicos como la educación, la salud, la alimentación, la vivienda, las comunicaciones, la seguridad social y proteger especialmente a sus niñes.

Debe, al igual que sus FFAA, ser respetuoso de los derechos humanos.

Ante la devastación que provoca el capitalismo a escala global es necesario iniciar un proceso de transición agroecológica y post extractiva que ponga en el centro el buen vivir y el respeto a nuestra naturaleza.

1.Reemplazar el rol subsidiario del Estado por el «Principio Pro Comunidad». Cuando “la comunidad” quiera producir para saciar las necesidades humanas consagradas en la constitución y en los tratados internacionales de DDHH, el Estado deberá facilitar los medios técnicos, financieros y legales.”

2. Ante la devastación que provoca el capitalismo a escala global es necesario iniciar un proceso de transición agroecológica y post extractiva que coloque en el centro el buen vivir y los derechos de la madre tierra. Garantizar la soberanía alimentaria como principio estratégico y la prohibición de producción y comercialización de transgénicos.

3. Profundizar la democracia, superando una visión individualista de participación, reconociendo derechos colectivos de participación en la gestión política y económica. Reconocer el principio de «Planificación descentralizada» apuntando a la construcción colaborativa de un «Plan Nacional» que defina y organice áreas prioritarias de desarrollo económico en concordancia a una transición agroecológica.

4.-Chile apuntará al fortalecimiento de una política de integración de los pueblos del Cono Sur y Nuestramérica. Fomentará alianzas tendientes a la construcción de un espacio económico compartido, libre tránsito de los pueblos y alianzas para la explotación y producción de bienes comunes estratégicos como cobre, litio y gas natural. El Cono Sur se convertirá en un espacio de Paz y se fomentará la coordinación de los ejércitos para garantizar dicho objetivo, libre de la tutela de cualquier potencia entranjera.

5.- Derecho a la auto determinación. El estado debe reconocer el derecho a la autodeterminación política, cultural y espiritual de los pueblos, naciones originarias y afrodescendientes que habitan el territorio.

(*) Editor Revista De Frente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here