Observaciones a Columna de Ignacio Walker Sobre Congreso del PC

Ignacio Walker ha escrito un análisis comparativo sobre los últimos dos congresos del Partido Comunista.

Publicado en “El Mostrador” del 25 de Diciembre del 2020, su artículo caracteriza –a mi juicio con acierto, pero de manera incompleta- un giro de la política comunista.

Mientras el XXV Congreso, realizado el año 2010, propuso como tesis política principal la de alcanzar “un gobierno de nuevo tipo” (y la correspondiente alianza con la concertación), el reciente congreso, en cambio, opta por impulsar una coalición “antiliberal de izquierda”.

De partida, Walker, oblitera un hecho crucial: el proceso político y social iniciado en Octubre del 2019.

Este acontecimiento afecta al conjunto de la política chilena y omitirlo –o relativizar sus dimensiones- revela una desconexión severa con la sociedad chilena.

Sólo hay un hecho político y social que se puede comparar –por su transversalidad, persistencia y masividad- con la rebelión popular iniciada en octubre.

Tal acontecimiento es el ciclo de protestas masivas contra la dictadura militar (1983-1986), donde los partidos políticos, y en particular la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, tuvieron un papel fundamental en su origen y desarrollo (y también en su desactivación, dirá alguien desde la izquierda).

La gran diferencia estriba en que la conducción de las protestas –para bien o para mal- nunca la dejaron de tener los partidos políticos.

Por otra parte, Walker es reiterativo, desde el título en adelante, en atribuir a Daniel Jadue un liderazgo de las posiciones críticas al interior del PC.

Desconozco sí ello es cierto.

Lo que resulta a todas luces evidente es que el análisis de Walker tiende a caer en una lógica semi policial que le hace perder solidez.

Quizás influenciado por la reciente muerte de John Le Carre, Walker atribuye al “orgánico” de la célula la Chimba, del comunal Recoleta, poderes omnímodos que abarcan la concepción de partido y la política internacional, entre otros temas.

Es un documento del PC de Recoleta, del año 2010, el que cita Walker.

Insistir en las disputas internas como único factor explicativo y considerar poco, o nada, la realidad constituye un gran yerro. Más aun sí Walker –como es el caso- tuvo protagonismo directo en una parte importante de los hechos por él descritos.

Sólo una vez –y de manera más bien testimonial- se refiere a su participación, como invitado, a un acto del PC en el teatro Caupolicán.

Sería mezquino decir que el interés primordial de Walker –más que comprender las consecuencias del último congreso del PC de Chile- es atacar la candidatura del alcalde Jadue.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here