Lista Unica ¿Por Qué Mejor No Hacen Bien la Pega?

A poco más de una semana para el cierre de la inscripción de candidatos a la elección de convencionales constituyentes, nadie podría objetar esfuerzos in extremis para configurar una lista única de la oposición.

Sin embargo, la reunión, de la Central Unitaria de Trabajadores con los presidentes de Unidad Constituyente (PS, PPD, PR, DC, PRO y Ciudadanos) y las presidentas de RD y Convergencia Social, el jueves 31 de diciembre, lució más bien como una encerrona, toda vez que carece de lógica un llamado a la unidad que parte con la exclusión del Partido Comunista, la Federación Regionalista Verde Social y Comunes, eje del otro pacto político concernido.

La maniobra persiguió dos objetivos: cargar sobre el PC la culpa por la supuesta incapacidad de la oposición de acordar una lista única, y subsidiariamente, introducir una cuña en la alianza entre Chile Digno y el Frente Amplio. Independiente de que haya fracasado, es un tema sustantivo que exige atención, porque dio pábulo a una nueva andanada anti comunista en los medios de comunicación, y por tanto, tenderán a repetirlo.

El punto inicial a despejar radica en si invitaron o no a dichos partidos. En caso afirmativo, y no concurrieron, sería una señal de desacuerdo con la lista única, como es el caso. Pero si no lo fueron, como aseguran su presidente y secretario general, el asunto aparece más turbio, y remite a otras maniobras análogas, en que se excluye al PC, para criticarlo después por no participar del sistema. Por de pronto, es la misma dinámica, casi con calco que registró el acuerdo del 15 de noviembre, y con los mismos concurrentes.

En el caso del la Concertación, llama la atención la premura por la unidad, cuando la viene eludiendo desde 1983, cuando la Alianza Democrática dividió a la oposición, pactó la salida de la dictadura con la derecha y arrinconó al PC a pretexto de la violencia; argumento absurdo, dado que ejercía su derecho a la legítima defensa del régimen más violento y y sanguinario en la historia del país; luego, en el plebiscito de 1988, con la coartada de que se auto-marginó al no llamar a inscribirse en el registro electoral, en circunstancias de que lo hizo en octubre de 1987, tras un complejo debate; después, en los gobiernos de la concertación, con la excusa de que eran tiempos de negociación y no de confrontación, y actualmente, a pretexto de la democracia y los derechos humanos en Venezuela, y así, circularmente, como la mula de la noria.

Si en el acuerdo del 15 de noviembre el elemento distintivo fue la presencia del un sector del Frente Amplio, en esta ocasión lo fue la presencia en la reunión de Bárbara Figueroa, que además de presidenta de la CUT, integra la Comisión Política del PC.

¿Lista única?

Como fuere, el hecho es que esos partidos no fueron invitados, como aseguró en entrevista a El Siglo, el presidente del partido, diputado Guillermo Teillier:

«Hace un par de días estuve de manera presencial en reunión con los dirigentes máximos de la CUT en su sede. Me plantearon una solicitud, que al parecer se la han hecho a otros partidos, y es la posibilidad de que en nuestras listas llevemos dirigentes sindicales. A lo que respondí afirmativamente. No se habló de una reunión para una lista única. Sobre lo que sí existía una posición coincidente era sobre la posibilidad de que, habiendo dos listas, se pudiera llegar a acuerdos respecto de materias constitucionales, especialmente les interesaba acuerdos sobre las materias laborales.

– ¿No lo invitó la CUT entonces?

Ni se habló de eso. Y me parece que la CUT sólo fue la anfitriona de una reunión coordinada por otros sectores.

– ¿Fue invitado por los coordinadores de la reunión?

No.

– ¿Y cuál sería la razón?

No lo sé. Me imagino que es porque hemos tomado la decisión de participar con una lista transformadora del sistema neoliberal y de mayor cercanía con el mundo social y sus demandas.

– Según el matutino en la reunión estuvieron las presidentas de Revolución Democrática (RD) y Convergencia Social (CS) y habrían comprometido su acuerdo. ¿Qué puede decir de eso?

No podría referirme a ello sin conocer de ellas sus planteamientos. Nosotros no hemos cambiado de opinión y hasta ahora se sigue complementando la lista Frente Amplio-Chile Digno y no hemos tenido ninguna señal de que ello vaya a cambiar.

– En las declaraciones de personeros de la ex Concertación se apuntó a que el PC no asistió, a que no estaría contribuyendo, a que sería “impresentable” su inasistencia.

Bueno, ya dije que los coordinadores de esa reunión no me invitaron. Mire, en realidad no somos el único partido de la oposición que no asistió o que no fue invitado. Además, hasta donde sé, en esa reunión no hubo acuerdo o unanimidad sobre la materia tratada. Así que cargar los dados al Partido Comunista no me parece.

– ¿Entonces ustedes no participarán de negociaciones para lista única?

Es que no hay acuerdo para una lista única.

– ¿Y para concordar sobre materias constitucionales?

Hemos dicho varias veces que sí, para eso sí. Lo fundamental es que lleguemos a acuerdos en materias constitucionales para que realmente haya una nueva Constitución que garantice derechos de la inmensa mayoría del país.

– ¿Cree usted que la presión y el anticomunismo que se ha ejercido sobre el Partido Comunista causa efecto en sectores proclives a alianzas con Chile Digno?

Bueno, ese es el propósito. No hay que ser muy perspicaz para ver la cantidad de maniobras que hay tras esto y que van a seguir. Creo que para muchos debiera ser vergonzante la campaña anticomunista. Pero confío en que hay sectores que ven que tras esto está el propósito de mantener vigentes fuerzas que han convivido y aceptado el modelo».

A su turno, Lautaro Carmona, secretario general del´partido, manifestó:

«Frente a un tema que usa el concepto de unidad, hay que transparentar ante la opinión pública una coincidencia programática de transformaciones reales a la actual Constitución. Eso es lo primero que tiene que estar presente”.

Sobre la reunión en la CUT, agregó:

“La información de la reunión que tuve yo como secretario general del partido fue una vez terminada la reunión del jueves 31».

La Federación Regionalista Verde Social confirmó que no fue invitada al encuentro y que tomó conocimiento de la reunión al día siguiente.

A su turno, el presidente de Comunes, Jorge Ramírez, manifestó: :

«Los llamados a la unidad vacíos, sin contenido, sin discusión de fondo, le hacen un daño importante al debate público. Deberíamos estar debatiendo el por qué hay dos listas, qué es lo que significa que haya dos listas y qué representan cada una de esas dos listas. Y en cambio, tenemos que estar respondiendo si vamos o no a llamados que son bastante confusos. Este último llamado fue hecho por militantes de partidos, preocupados más por el tema de los cupos que en el proyecto».

Maniobra

El propósito de la maniobra se transparenta en el siguiente párrafo del artículo Oposición inicia últimos intentos por lista unitaria en medio de dudas del sector, de La Tercera, atribuido como de costumbre, a fuentes anónimas:

«No obstante, otros en el FA aseguran que están dispuestos a desechar las conversaciones con el PC en caso de que “la unidad funcione». Por su parte, desde Unidad Constituyente transmitieron que veían posibilidades de que se alcance ese objetivo».

También en este párrafo de la nota Avanza el plazo final para conformar lista unitaria en la Convención Constitucional: partidos de oposición se reúnen hoy nuevamente sin el PC:

«La presidenta RD, Catalina Pérez, aseguró que asistir a este encuentro da una señal al PC de que ‘es necesario abrirse y no arrinconarse’. De hecho, distintos dirigentes cuestionaron tras el encuentro la ausencia del PC, la que fue catalogada como ‘impresentable'».

La incómoda posición de Bárbara Figueroa, se repite al cuadrado en el caso de Catalina Pérez, firmante del acuerdo del 15 de noviembre.

Como haya sido, es cosa del pasado: la maniobra abortó en la segunda reunión, por zoom, el 2 de enero, en la que se restaron los partidos del Frente Amplio, incluso Convergencia Social, que había asistido a la primera.

Por tanto, es un hecho de que la oposición irá en dos listas; lo cual es natural en el caso de visiones distintas, en un sistema democrático.

El escándalo por ello no es más que una instalación mediática, precisamente, uno de los objetivos de la maniobra.

Los que reclaman por la posibilidad de que la derecha bloquee una nueva constitución, son los que le firmaron el cheque en garantía de los dos tercios.

Entonces, en lugar de invocar un señuelo de unidad inexistente, mejor hacen bien la pega, y se organizan para optimizar su votación. Mientras mayor votación obtengan, mayor posibilidad de una nueva constitución, siempre que lo quieran realmente.

El resto déjenselo a una coalición que, en sintonía con el gran movimiento social inaugurado por la revuelta del 18 de octubre, definió su plataforma programática como antagónica del sistema neoliberal. Si eso interpreta al Chile que despertó, puede tener una opción significativa. Al igual que en el caso anterior, si hace bien la pega, aumentan las posibiulidades de derrotar al quorum de Jaime Guzmán.

Por si lo han olvidado, al frente está una derecha corrupta, desprestigiada, perpleja, sin otro programa que el fracasado modelo neoliberal.

En estas condiciones, dos listas complementarias son mucho mejor opción que una lista incapaz de contener dos proyectos.

Si las dos hacen bien la pega, la derecha no tiene la menor oportunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here