Presentan Reforma Constitucional para Crear Impuesto a los “Súper Ricos”

0
398

Las bancadas del Partido Comunista y de la Federación Regionalista Verde Social anunciaron la presentación de un proyecto de ley que confirma la idea de generar un impuesto a las grandes riquezas, con la finalidad de crear una renta de emergencia para que las familias vulnerables enfrenten los efectos económicos del COVID-19.

Este miércoles 27 de mayo, las diputadas y diputados del PC y FREVS anunciaron la presentación de un proyecto de Reforma Constitucional para establecer un impuesto transitorio al patrimonio a los “súper ricos”, cuya recaudación será destinada a paliar los efectos de la crisis sanitaria para las familias más vulnerables.

En términos específicos, la moción establece un impuesto transitorio equivalente al 2,5 % del patrimonio de las personas más ricas para dotar de mayores recursos al estado para enfrentar la crisis sanitaria, económica y social. Según los cálculos realizados, con la implementación de este tributo se podrían obtener recursos por más de US$6 mil millones, que permitirían entregar una Renta Básica de Emergencia por sobre la línea de la pobreza al 80% de los hogares más vulnerables.

Cabe destacar que la reforma constitucional tiene como antecedente la aprobación en la Sala de la Cámara de Diputados de un proyecto de acuerdo aprobado por 85 votos a favor, 19 rechazos y 40 abstenciones, que pide al presidente Piñera la creación de un impuesto del 2,5% a los más ricos, donde se destacó el respaldo de diputados oficialistas como Jorge Durán (RN), Manuel René García (RN), Paulina Núñez (RN), Leonidas Romero (RN), y Virginia Troncoso (UDI).

En ese marco, la diputada Camila Vallejo destacó la importancia de avanzar en la Reforma Constitucional, pues “tenemos la convicción de que sectores económicos de mayores ingresos sean parte de las soluciones de quienes hoy están sufriendo la cesantía, el hambre y la incertidumbre”.

La jefa de la bancada PC agregó:

“Tenemos condiciones para avanzar en esta propuesta, porque hay riquezas suficientes para poder establecer mayores mecanismos de recaudación fiscal que nos permitan tener mayor holgura para enfrenar las políticas económicas que ayuden a las familias trabajadoras”.

Por su parte, la diputada Alejandra Sepúlveda, jefa de la bancada del FREVS, sostuvo que es momento de que las grandes riquezas del país sean responsables con la difícil situación que está atravesando la población que sufre efectos del COVID-19:

“Es muy importante que la ciudadanía entienda que las personas más ricas de este país se llevan más del 30 % de los recursos y de alguna manera tienen que devolverlo en este momento que es tan importante para atacar la pandemia. Esperamos que la Comisión de Constitución pueda acelerar este proceso y sea rápidamente ley de la República”.

Por su parte, la diputada Karol Cariola agregó:

“Nuestro país es uno de los países más desiguales en términos de distribución de la riqueza. Eso da cuenta de que existe un sector de la población que tiene un capital acumulado que es muy alto y lo hacen quedar dentro del ranking de los más ricos del mundo, cuando hoy hay una parte de la población que lo está pasando mal y tienen problemas de alimentación y subsistencia a raíz de la pandemia”.

La diputada Cariola subrayó que la presentación de esta Reforma Constitucional “es un acto de justicia y una necesidad. El gobierno ha dicho que no alcanzan los recursos para cubrir todas las necesidades. Los recursos en Chile están, el problema es que están mal distribuidos y a eso estamos apelando”.

Finalmente, el diputado Daniel Núñez, presidente de la Comisión de Hacienda, sostuvo el 1% de chilenos se apropia del 30% de toda la riqueza que se produce en el país. “Esta situación de injusticia, abuso y desigualdad, se agrava con la crisis social y económica que vivimos con el coronavirus. Para combatir esta situación, estamos proponiendo este impuesto a los súper ricos. Con esto vamos a recaudar más de US$6 mil millones que podrían generar una renta básica digna y que pueda llegar a todos quienes la necesiten, sin la letra chica que tiene todas las ayudas del Gobierno”.

Proyecto que crea impuesto a los «Súper Ricos» suma apoyos de bancadas de oposición

El proyecto de Reforma Constitucional anunciado por las bancadas de la Federación Regionalista y el Partido Comunista ha ido generando un respaldo transversal. A la presentación de la moción parlamentaria se sumarán también diputados y jefes de las bancadas de oposición, quienes han manifestado su apoyo a la iniciativa.

Una gran apoyo ha ido congregando el proyecto de Reforma Constitucional que crea un impuesto transitorio del 2,5% a las grandes fortunas del país, cuya recaudación permitiría obtener recursos para generar una Renta Básica de Emergencia por sobre la línea de la pobreza, en beneficio del 80% de la población vulnerable.

Una medida que ha sido considerada pertinente y necesaria, dado el aumento constante en las cifras de desocupación, los despidos y la incertidumbre generada por una eventual prolongación de la cuarentena ante el descontrol de los contagios en las zonas urbanas.

En este contexto, la jefa de la bancada del Partido Comunista, diputada Camila Vallejo, valoró que diputados de las bancadas de oposición hayan entregado su respaldo a la iniciativa, tal como lo hicieran Gabriel Ascencio (DC), Alexis Sepúlveda (PR), Luis Rocafull (PS), Alejandra Sepúlveda (FREVS), Giorgio Jackson (RD) y Raúl Soto (PPD).

La diputada Vallejo detalló:

“Ya tenemos confirmados apoyos desde las jefaturas de las bancadas de la oposición. Esta es una idea transversal. El FA también ha planteado la necesidad de generar un impuesto a los más ricos y con ellos hemos estado discutiendo el tema y esperamos también que no solo dentro de la oposición tengamos un respaldo, sino que también de sectores de ChileVamos”.

“Esperamos que se pueda ir generando mayor conciencia, entendiendo que esta propuesta puede ser una solución al problema económico que se está generando actualmente”, remarcó Vallejo.

Cabe recordar que el proyecto propone un impuesto del 2,5% por una vez al patrimonio de los “súper ricos”, que permitirá recaudar cerca de US$6.500 millones para paliar la crisis del Coronavirus. Se espera que la próxima semana legislativa se pueda dar cuenta en la Sala de la Cámara de Diputados para iniciar su discusión parlamentaria.


Diputada Cariola e impuesto a los súper ricos: «En Chile hay recursos y están concentrados en un grupo pequeño de la población»

En las últimas semanas, una de las batallas legislativas de la diputada Karol Cariola, del Partido Comunista, es lograr que avance el proyecto que fija un impuesto a los multimillonarios del país y que podría recuadar varios miles de millones de dólares para atender urgencias derivadas de la pandemia del coronavirus y de la crisis social.

Antes, en coordinación con parlamentarios de su colectividad y de la oposición, también respaldó una iniciativa para usar recursos de las utilidades de las AFP.

En definitiva, buscar en los sectores con más recursos financieros, recursos para apoyar a la mayoría del país.

– ¿En qué radica el argumento para aplicar el impuesto a los súper ricos?

«El argumento fundamental para aplicar un impuesto a los súper ricos radica en la necesidad que tiene el Estado de tener una mayor recaudación de recursos y también de hacer un acto de justicia en relación a la distribución de los recursos en nuestro país que están concentrados casi en un 30% en el 1% de más rico de Chile.

Estos súper ricos, que son personas que han acumulado capital durante tantos años a costa del esfuerzo, del trabajo de los más pobres, a costa de nuestro país, precisamente son quienes hoy tienen una responsabilidad de poner sobre la mesa un aporte concreto y ese aporte debe ser a través del Estado, no a través de la caridad, sino que a través de un impuesto que permita entregarle a las familias una renta básica de emergencia para poder sustentar sus necesidades básicas de aquí hasta que esta crisis termine».

– ¿Qué beneficios se obtendrían por esa vía?

«Los beneficios son bastante concretos. Lo que se plantea en nuestra propuesta es crear un impuesto por una sola vez de 2,5% al patrimonio de los súper ricos, de aquellos que ostenten patrimonio por sobre los 22 millones de dólares y que de cuenta de la necesidad de poder contribuir con esa recaudación fiscal que sería una sobre los 6.500 millones de dólares, para poder generar una renta básica de emergencia sobre la línea de la pobreza para más de 4 millones de habitantes en nuestro país que hoy lo están pasando mal a raíz de la pandemia y de sus consecuencias económicas, sanitarias, del punto de vista alimentario.

Las protestas por hambre que hemos visto en Chile, sin lugar a dudas han sido muy dolorosas y esto no puede seguir ocurriendo cuando los recursos en nuestro país existen y están concentrados en un número muy minoritario de nuestra población».

– Esto demostraría que dinero hay en Chile para atender la pandemia…

«En Chile hay recursos y están concentrados en un grupo pequeño de la población. Lamentablemente muchas veces vemos el egoísmo de estos sectores dentro de los cuales está el Presidente de la República, siendo uno de los súper ricos que habita en nuestro país y que aparece permanentemente en la lista Forbes, la que da cuenta de las más grandes fortunas no solo de Chile sino que del mundo.

Además, existen otros fondos que no han sido utilizados, como por ejemplo, los fondos soberanos que representan el 7% del PIB y que son alrededor de 22 mil millones de dólares de los cuáles se podría utilizar la mitad por definición del propio Presidente.

También están el uso del fondo de estabilidad económico y social que son 12 mil millones de dólares y que sin lugar a dudas creemos que son elementos que debieran estar a disposición de la contribución respecto de las necesidades que tiene nuestro pueblo, nuestra gente, de alimentarse y de financiar su subsistencia en condiciones de emergencia, no estamos en una condición normal, por tanto el país debe priorizar desde el punto de vista económico el bienestar de las familias, de su salud y particularmente el resguardo de su vida».

– ¿Qué viabilidad política tiene el proyecto? Se podría pensar que el Ejecutivo se niegue o lo dilate…

«Vamos a tener oposición a este proyecto de ley, ya hay algunos sectores de derecha que lo han tachado de un proyecto setentero y han tratado de deslegitimar la propuesta por la vía de la descalificación. Sin embargo, ya aprobamos un proyecto de acuerdo que tiene que ver con esta propuesta del 2,5% de impuesto a los súper ricos, con 85 votos a favor en la Cámara de Diputados, donde incluso tuvimos algunos votos de la derecha y una mayoría del sector político del oficialismo que se abstuvo.

Fueron muchos menos los rechazos, por tanto creemos que puede haber una oportunidad de avanzar, pero efectivamente acá se requiere de voluntad política. El proyecto de ley que presentamos posterior a eso fue a propósito de la respuesta que hizo el Ministro de Economía a nuestra propuesta, quien dijo que no es el momento de llevar adelante una medida como esta y le cerró la puerta a una propuesta que venía de nuestro sector, que fue aprobado mayoritariamente por la oposición.

Lamentablemente el gobierno una vez más actúa con tozudez frente a cualquier tipo de propuesta que emane de otros que no sean ellos mismos y que toque los intereses económicos de los sectores que ellos defienden y que representan.

Frente a esa situación es que presentamos un proyecto de ley, que es una reforma constitucional, con firmas bastante transversales desde la oposición y que nos parece importante poder avanzar en ello ya que es la única facultad que tenemos los parlamentarios en términos concretos para poder incidir en este tipo de temas. Proponemos generar una reforma constitucional con un artículo transitorio, que establezca por única vez a propósito de la pandemia, este impuesto a los súper ricos».

– ¿Cómo mira lo de usar utilidades de las AFP?

Esa también fue una propuesta nuestra, presentamos un proyecto de ley que fue declarado inadmisible lamentablemente, pero del cual seguimos haciéndonos cargo. Creemos que es importante que el gobierno considere que las AFP, frente a la acumulación de utilidades de ganancias que han tenido durante todos estos años -incluso usureras-, hagan una evaluación de la necesidad de poder utilizar también esos recursos.

Son recursos que le pertenecen de alguna manera a todos los chilenos y chilenas. Las AFP se han enriquecido a costa de las cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras y en este momento cuando se requiere de su apoyo, cuando se requiere de una mirada solidaria, ellos no están disponibles. Yo lo lamento mucho pero vamos a seguir haciendo las gestiones, las acciones y las presiones necesarias para que una medida como esta no sea descartada a priori sino que se estudie y que se ponga a disposición.

Las familias van a entrar en una crisis económica no solo en medio de la pandemia sino que también post pandemia y eso hay que abordarlo, y esto no puede seguir siendo pagado solo y únicamente con los recursos de las y los trabajadores que es como finalmente lo ha direccionado el gobierno que se ha preocupado más de financiar a los grandes bancos, incluso de refinanciar y generar salvataje a las grande empresas, más que entregarle los recursos necesarios a las familias para poder sobrevivir y paliar los costos económicos de esta crisis, donde muchos han perdido sus trabajos, les han suspendido sus salarios, o han tenido que dejar de trabajar porque son parte del trabajo informal».

– En definitiva, a parte de la crisis sanitaria, estamos también ante una crisis social de proporciones.

Sin lugar a dudas lo que tenemos actualmente es una crisis sanitaria que ha tenido consecuencias económicas y, por supuesto, también consecuencias sociales muy graves incluso ante la posibilidad cierta, tal como lo han dicho algunos organismos internacionales que han anticipado la posibilidad de enfrentar en América Latina una crisis alimentaria.

Eso es tremendamente complejo porque ya no estamos hablando solo de crisis social en términos secundarios, sino que en necesidades primarias de la población que tienen que ver con el derecho a poder alimentarse cotidianamente, a tener la seguridad de la supervivencia y eso es tremendamente complejo, doloroso y grave. Por eso ya en Chile hemos tenido -y en otros lugares también-, protestas por parte de ciudadanos que se han visto en la desesperación de lo que esto significa.

Creo que es muy importante tomar las medidas a tiempo, de poner todos los recursos a disposición para que la ciudadanía que está viviendo condiciones de mayor extremo en relación a esta crisis social, económica y que parte de un problema sanitario, finalmente pueda ser abordada de la mejor manera.

Yo esperaría que los gobiernos de turno no se aprovechen de la crisis sanitaria para poder soslayar elementos fundamentales de nuestra democracia y eso es una preocupación que se comparte transversalmente en América Latina producto de situaciones complejas como las que se viven en Ecuador, en Brasil, y en Chile también donde estamos enfrentados a un riesgo de que se soslayen procesos democráticos que son muy relevantes precisamente para transformar una realidad que es preocupante y que hace muchos años que se viene arrastrando, pero que en esta oportunidad -a propósito de esta crisis sanitaria- se ve agudizado».

– Se vuelve, con todo esto, a poner sobre la mesa las reformas o cambios más estructurales. Si no, se seguirá viviendo de bonos y medidas parciales.

«Es importante recordar que antes de la crisis sanitaria estábamos viviendo en nuestro país una situación de movilización social que partía de una crítica profunda al modelo económico, a esta lógica de distribución desigual de recursos, de una lógica subsidiaria del Estado en que no se hace cargo de los derechos fundamentales y sus garantías.

Esto es producto de un modelo económico que ha demostrado en esta crisis sanitaria estar absolutamente superado, fracasado y que da cuenta de sus falencias en ámbitos tan importantes como el no garantizar el derecho a la salud de las personas.

Esto da cuenta de la necesidad de generar transformaciones más estructurales, lo reafirma en relación a lo que la movilización social propuso, por eso que el cambio a la Constitución, la nueva Constitución a través del proceso constituyente que abrió el pueblo de Chile, me parece que es tan relevante y que no podemos permitir que se ponga en riesgo ese proceso.

Se ha hablado de la biopolítica, de aquellos que hacen política a costa de las condiciones biológicas y sanitarias que nos ha traído la pandemia y que lamentablemente se han aprovechado un poquito de esta situación. Sebastián Piñera dio unos visos de eso tratando de postergar una vez más la fecha del plebiscito aludiendo a condiciones económicas en las que pueda estar el país, pero la verdad que la gran mayoría de los sectores sociales y políticos le hemos dicho que no, que este proceso constituyente debe seguir adelante, que el pueblo lo ganó luchando, que nos costó muchas vidas, muchos ojos de personas que tuvieron mutilación de su vista a propósito de la lucha social y que eso que hoy día recordamos con mucha alegría por lo que ocurrió con el despertar de Chile.

Pero también con mucha angustia y pesar por las consecuencias que hubo a propósito de la represión, no puede ser en vano. Ese proceso de transformación que Chile inició, si bien tuvo una pausa a propósito de esta crisis sanitaria, no es un retroceso de los avanzado en ese proceso y en esa etapa sino que muy por el contrario, lo avanzado ya está y hay que seguir profundizando con transformaciones estructurales, por eso es que el proceso constituyente es y debe seguir siendo una de las principales prioridades una vez que esta pandemia sanitaria esté superada, porque hoy más que nunca la contradicción de este modelo y la constitución que la sustenta quedan a la vista y lo sufren precisamente quienes más necesidades tienen y quienes han tenido que enfrentar con mayor crudeza las consecuencias de esta pandemia».

Fuente: El Siglo

DEJA UNA RESPUESTA