Volvió la Protesta, Esta Vez por Hambre: El 18 de Octubre que Fue 18 de Mayo

0
710

No hay 18 de octubre que no termine en 18 de mayo, en la república neoliberal. Así como entonces, hoy se registró la emergencia de la protesta social, esta vez por hambre y desesperación, en varias comunas de la densamente poblada zona sur de la capital, y luego por varias ciudades del país.

Las manifestaciones comenzaron hacia las 10:00 hrs., en la comuna de El Bosque, a tres días de iniciada la cuarentena total en la Región Metropolitana, por falta de suministros y alimentos.

En rigor, un retrato de la república neoliberal, con el filtro de la pandemia: todo para los de siempre, y los de abajo, que se las arreglen como puedan.

Pues bien, esa política irresponsable tocó su límite.

Es muy posible, como señalan algunos analistas, que haya una relación causal entre los anuncios de Piñera, entre ellas, una canasta de alimentación para 2,5 millones de personas, y el estallido social del 18 de mayo.

No por la canasta propiamente tal, más necesaria que nunca, sino por su retraso, y por el aprovechamiento político de su anuncio.

En efecto, en cuarentena total no hay otra forma para alimentar a la población, con el comercio cerrado. Entonces, una medida como esta debió planificarse en paralelo y en coordinación con la cuarentena total, más aún cuando el ingreso de las familias ya había sido castigado con la ley de «protección» al empleo y el bajo monto del bono covid.

Es más, no debió ser anunciada mientras no se hubiesen adquirido los insumos y organizado la red de distribución.

Pero del doble anuncio presidencial -ayer y hoy- se deduce que es apenas una iniciativa, que recién se ha salido a adquirir los componentes; que no tienen un plan preciso, ni la logística, para distribuir 2,5 millones de canastas, y que, en el mejor de los casos, las canastas empezarán a ser entregadas dentro de una semana.

Al respecto, entrevistado por el matinal de Canal 13, el alcalde de El Bosque, Sadi Melo, instó al Gobierno a agilizar la entrega de las canastas de alimentos que el presidente Sebastián Piñera anunció este domingo en cadena nacional y que beneficiarían a cerca de 2.5 millones de personas.

Luego, manifestó:

“Lo básico ya se le acabó a nuestra gente. Estamos en una situación de hambre, de falta de trabajo, bastante compleja. La crisis sanitaria está teniendo el rostro de la pobreza en nuestras comunas”.

Concluyó:

“Pedimos al gobierno que, por favor, las ofertas que hace las cumpla. Se nos dijo que se nos iban a entregar recursos de cien millones de dólares de libre disposición para comprar alimentos o elementos sanitarios. Sin embargo, esos recursos aún no llegan».

Mientras tanto, diversas familias y personas fueron entrevistadas en medio de las protestas -cubiertas con fruición por los matinales de la televisión abierta- quienes aprovecharon la pantalla para reclamar que, debido a la suspensión de sus ingresos desde hace ya varios meses, no tienen nada que comer, y exigir la ayuda del Estado y del municipio.

“De la Municipalidad nunca me ha llegado una caja de mercadería, nunca me ha llegado ayuda”, dijo una vecina.

“Hay gente que no tiene para comer”, señaló otro residente.

Represión medida

Al lugar llegó personal de Fuerzas Especiales de Carabineros con carros lanza agua y lanza gases.

Según afirmó el teniente coronel Cristián Clavería, se trataría de un grupo de alrededor de 70-80 personas y, hasta este momento, había tres detenidos.

No terminó de decirlo cuando varios centenares de personas se abalanzaron sobre los efectivos policiales, lanzándoles piedras y otros proyectiles, luego de lo cual sobrevino la carga policial con guanacos, zorrillos y personal de infantería; luego de lo cual los manifestantes se dispersaron, luego de lo cual se volvieron a reagrupar, y así gran parte de la mañana.

A pesar de que el personal de Carabineros enfrentó situaciones extremas y complejas, en general se pudo observar que mantuvieron el auto control, tal vez por lo impresentable para la sociedad y el mundo, de reprimir a gente que protesta por hambre.

Eso denota que en Plaza de la Dignidad también tuvieron margen para operar de manera distinta, lo que hubiera ahorrado mucho sufrimiento, y desgaste de la imagen públicas de la institución.

Se extiende la protesta

Durante la mañana, las protestas se extendieron a la comuna de La Pintana

Y también en la población La Victoria, comuna Pedro Aguirre Cerda.

Por la tarde, la protesta, canalizada por una convocatoria a cacerolazo para las 19:00 horas, se extendió por gran parte de las comunas de la capital, entre ellas Santiago Centro, Estación Central, Cerro Navia, El Bosque, La Pintana, La Granja, Maipú, incluso Providencia y Las Condes, y en las ciudades de San Antonio y Antofagasta, hasta este minuto.

Plaza Italia-parque Bustamante

Barrio Lastarria:

Santiago Centro

La Granja

Ñuñoa

Cerro Navia

Maipú

Antofagasta

Con el correr del día, y en la noche -por así decirlo- la situación se tornó brígida.

En El Bosque, pobladores saquearon un camión repartidor de carne.

Y también, una distribuidora de gas licuado.

En La Pincoya, una poblada enardecida incendió un bus del Transantiago.

Barbaridades de rigor

Personajes de la derecha y autoridades de gobierno derrocharon las usuales arrogancias, desatinos y torpezas.

“No es la forma de salir de este problema el tirarle piedras a Carabineros, el congregarse en un lugar sin distanciamiento, No es la forma saliendo en una comuna donde hay cuarentena. De esto salimos todos, pero salimos colaborando», dijo el intendente metropolitano, Felipe Guevara.

Agregó:

«No sacamos nada si incumplimos la cuarentena o le disparamos a carabineros. El coronavirus está muy feliz de que esas personas estén actuando como están actuando; el virus encuentra terreno fértil para propagarse en aglomeraciones”.

La presidenta de la UDI, senadora Jacqueline van Rhysselberghe, perdió una estupenda oportunidad de quedarse callada, y mostró el olfato político y la sensibilidad social que la caracterizan:

“El gobierno debe ser firme en esto, debe querellarse con todas las herramientas de la ley. Hoy día el aislamiento social lo está pagando el país completo y no puede ser que un grupo chico de personas ponga en riesgo el esfuerzo de todos”.

No conforme con eso, agregó:

“El gobierno debe aplicar las máximas sanciones porque acá no solo generan desorden público, que ya causa un clima de inestabilidad, sino que además pone en riesgo el esfuerzo de todo el país para controlar la pandemia”.

A su turno, la diputada de ese mismo partido, María José Hoffmann, espetó:

“Lo que está pasando hoy día, yo espero que no sea una situación espejo para otras comunas, que crean que el camino es salir a la calle para poder pedir comida. Esa no puede ser la forma y esa forma tenemos que rechazarla desde todos los sectores políticos”.

Ambas damas parecen no caer en cuenta que con el hambre de la gente no se juega, ni puede ser motivo de semejantes barbaridades.

La opinión de los chilenos en redes sociales

En cambio la primera jornada de las protestas por hambre, dio lugar a impresiones y reflexiones bastanter más atinada y sensatas de las que se han escuchado de autoridades y figurines de la casta política.

DEJA UNA RESPUESTA