Sesión Fotográfica en Plaza Dignidad: Provocación de Piñera le Estalló en la Cara

0
1867

En actitud desafiante, provocadora, fuera de cualquier noción de decencia. e impropia de un jefe de Estado, Sebastián Piñera, protegido por un cerco militar, mancilló la Plaza de la Dignidad, símbolo de millones de personas que se oponen al modelo económico que representa.

En medio de la crisis sanitaria y la cuarentena total que rige en seis comunas de la Región Metropolitana, entre ellas Providencia, Piñera se paseó por la Plaza de la Dignidad.

Las imágenes muestran que el Mandatario se bajó de su vehículo para hacer una visita al punto neurálgico de la capital, el cual ha sido el seno de toda la movilización social que comenzó el 18 de octubre pasado.

Se paró sonriente, se sentó e hizo comentarios, en un lugar emblemático de la protesta social, donde se reunieron cientos de miles de personas para demandar su renuncia, y rechazar las políticas de su gobierno.

Hasta en la guerra hay protocolos de decencia y respeto al adversario, sobretodo al que ha combatido con bravura y denuedo.

Pero antes que a Piñera le aflore algún vestigio de decencia, a las ranas les habrá salido pelo.

Sabía que estaba cometiendo una diablura, que derivó en un nuevo error no forzado, en el plano comunicacional.

Tanto así, que recurrió a sus consabidas disculpas y explicaciones:

«Hoy, regresando a mi casa, pasé por Plaza Baquedano, me bajé un par de minutos a saludar a un grupo de Carabineros y Militares que ayudaban a dirigir el tránsito, me saqué una foto y continué mi camino. Lamento si esta acción pudo malinterpretarse».

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, reaccionó de inmediato:

«Se trata de una inexplicable provocación y burla a millones de personas que participaron en la movilización social y ciudadana».

Mientras Piñera caminaba por el sector, custodiado por efectivos militares, desde edificios aledaños brotaban insultos y consignas en su contra.

Primera Línea desinfecta Plaza de la Dignidad

A grandes males, rápidos remedios.

Un grupo de integrantes de la Primera Línea, acudió de urgencia a la Plaza de la Dignidad, para deinfectarla de lo que calificaron el principal y más peligroso virus del país.

Después de aplicar cloro, soda caústica y ácido nítrico, entre otros poderosos lenitivos, aseguraron que la plaza volvió al estado donde la dejaron

Como es fácilmente explicable, en las redes sociales ardió la polémica.

DEJA UNA RESPUESTA