Alrededor de US$ 58.600 millones ha perdido el fondo de pensiones desde octubre a la fecha; es decir, las pensiones han caído un 26,6%, producto del desplome bursátil mundial.

Lo peor es que no hay forma de determinar cuánto más caerá, ni cuánto durará la crisis.

Así lo informó en declaración pública la Coordinadora Nacional de Trabajadores/as No + AFP, en la que solicita al Congreso la inmediata suspensión de la tramitación de la reforma de Piñera, que busca consolidar a las AFP, y con suma urgencia, la derogación del D.L. 3.500 para reemplazarlo por un sistema integral de Seguridad Social.

Los fondos de pensiones de los chilenos han registrado pérdidas nunca vistas, primero tras el estallido social de octubre de 2019 y hoy, producto de la crisis económica global generada por efecto de la expansión del coronavirus.

El día 17 de octubre de 2019, las AFP consiguieron el mayor valor de los 5 multifondos, con una cifra que llegó a los 219.712 millones de dólares, equivalente a casi un 80% del PIB de Chile.

Sin embargo, el estallido de la crisis social, sumado a volatilidades en las tasas de los bonos, generó un shock de -11% en el Fondo E, entre el 10 de octubre de 2019 y el 15 de noviembre de 2019 y, posteriormente, se generó un shock de -22% en el Fondo A, entre el 24 de febrero de 2020 y el 17 de marzo de 2020.

El resultado de ambos shocks, tanto interno como externo, ha significado la pérdida de US$48.373 millones, entre el 17 de octubre de 2019 y el 17 de marzo de 2020, cifra que actualmente llega a los mencionados US$ 56 mil 800 millones.

Gino Lorenzini, fundador de Felices y Forrados, explicó: “

Para contextualizar, en la crisis subprime de 2008 los multifondos perdieron 19.000 millones de dólares; eso significa que desde que se inició la crisis social en Chile los multifondos han perdido casi tres veces de lo que se perdió en 2008, y lo peor, es que existen altas probabilidades que se sigan incrementando estas pérdidas”.

A continuación, transcripción íntegra del comunicado de la Coordinadora No + AFP

Declaración Pública: La caída de las bolsas y las pensiones

La Coordinadora Nacional de Trabajadoras y Trabajadores NO+AFP, ha insistido majaderamente en la necesidad de terminar con el sistema de capitalización individual y especulativo que controla nuestros ahorros previsional.

Hoy los hechos son contundentes.

En medio de la crisis política y económica que vivimos a nivel mundial, agravada por la crisis sanitaria, uno de los efectos más grave es el desplome bursátil y no hay forma de saber sus repercusiones ni cuánto durará.

Es tal la gravedad del desplome financiero de las últimas semanas, que el monto del fondo de pensiones, que a octubre de 2019 era de 220 mil millones de dólares, al 24 de marzo de 2020 ha bajado a 162 mil millones de dólares.

Es decir, el valor total de nuestro ahorro ha caído en 58.600 millones de dólares, lo que se traducirá en una reducción de las cuentas individuales y en una considerable baja de las pensiones.

Resulta insostenible que el argumento de las AFP –y de los pocos defensores del sistema– para aquellos que se encuentran próximos a pensionarse, sea esperar a que las bolsas se estabilicen, en el intertanto, miles de personas morirán esperando el mejor momento para pensionarse.

La situación actual plantea ahora con mayor urgencia terminar con el actual sistema de especulación financiera y avanzar hacia un verdadero sistema de Seguridad Social basado en los principios de la solidaridad como ocurre en la inmensa mayoría de los países del mundo.

La mayoría de los analistas internacionales pronostican un escenario extremadamente complejo para los próximos años.

A la crisis sanitaria se le sumará la recesión mundial cuyos efectos son difíciles de dimensionar.

Lo que si podemos constatar es que en los próximos meses no será posible una recuperación económica, lo que mantendrá el nivel de deterioro del mercado bursátil situación que continuará afectando los ahorros previsionales impidiendo el derecho de las personas a pensionarse por el impacto negativo que ello implicará.

En este escenario, es preciso y urgente que el Congreso, en este particular caso el Senado, detenga la tramitación de la reforma de Piñera que busca consolidar a las AFP y de paso con suma urgencia a la derogación del D.L. 3.500 para ser reemplazado por un sistema integral de Seguridad Social.

Nuestra Coordinadora tiene una propuesta sustentable financieramente de aquí a fin de siglo, no expropia los ahorros de cada persona, dispone de un aumento gradual del gasto público y, lo más relevante, establece un sistema de beneficios definidos que permite mejorar rápidamente las pensiones de los actuales y futuros trabajadores y trabajadoras del país.

Mientras tanto, y porque estábamos política y técnicamente en lo correcto, llamamos a todos y todas a seguir refugiándonos en los fondos más conservadores y de menor exposición al riesgo.

Las cifras lo demuestran: desde julio de 2016 a marzo de 2020, período en que llamamos a los trabajadores de todo el país a refugiarse en el Fondo E, este fondo de menor exposición al riesgo ha arrojado la mayor rendimiento.

Por último, han surgido varias iniciativas tendientes a recuperar parte de los fondos administrados por las AFP para enfrentar esta crisis.

Si bien, no nos oponemos por estar bajo un sistema de capitalización individual, no somos parte de ninguna de estas campañas ni demandas colectivas, menos aún en aquellas en las que hay un cobro de por medio.

Llamamos a la gente a estar atenta y no dejarse engañar.

Nosotros seguiremos en nuestra lucha colectiva por Seguridad Social.

Solo la solidaridad del mundo del trabajo permitirá enfrentar de mejor manera los problemas que se nos presenten en el futuro.

COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES NO+AFP

Descargue la declaracion

Fuente: ANEF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here