Andrea Acevedo: Un Día en la Vida de la Jueza de Fachistán

0
995

El siguiente relato es de un abogado que presenció una audiencia de la Jueza del Octavo Juzgado de Garantía, Andrea Acevedo, la misma que enfrenta una queja disciplinaria por sus prejuiciadas opiniones en la audiencia de formalización del carabinero que atropelló a Jorge Mora.

Tanto el relato del abogado Alvaro Delgado, como los vídeos que acompañan esta nota, demuestran un comportamiento sistemático de prepotencia y abuso en el ejercicio del cargo.

Eso no puede ser tolerado, porque como jueza de la República está obligada al principio de la ecuanimidad. Es cierto que la asiste el derecho a la libertad opinión, pero en el ejercicio de su función profesional, debe subordinarlo a la obligación de impartir justicia; que en su caso, es claramente ilusoria.

Al parecer, esta jueza ignora que somos los chilenos, con nuestros impuestos, los que le pagamos en sueldo, y olvida que ya no estamos en dictadura.

Por esa razón, y otras parecidas, llegaron cientos de ciclistas el domingo hasta el edificio donde vive, para realizarle una funa.

Desplegaron un lienzo a las afueras del condominio de la magistrada y permanecieron en el lugar durante 10 minutos.

Y como cabía esperar, el partido del orden se cuadró con ella, como un solo hombre, incluyendo la vocera de la Corte Suprema.

Y del abusó, ¿qué?

Este es el relato, mediante un hilo de twitter, del abogado Delgado:

Una jueza que no da garantía

«El 6 de nov de 2019, como abogado, me tocó asistir a un control de detención del hijo de un amigo, destacado periodista del medio. Lo detuvieron en Plaza Italia. Estudiante de Arquitectura, 20 años.

Decidí no comparecer como abogado y dejar al defensor público (no me dedico a Penal, estaba más que nada acompañando a mi amigo). Me senté de público.

En eso, cuando entran los imputados, entre ellos el hijo de mi amigo, se sientan en el «banquillo de los acusados», la jueza Acevedo, los mira con total desprecio y les dice:

«¡Siéntense bien, si no los mando nuevamente al calabozo!».

Así, tal cual como suena.

Con mi amigo quedamos estupefactos. Los muchachos, varios menores, aun peor.

Luego de eso, los sermoneó durante rato. Los zarandeó a palabrería, pura moralina. Jamás preguntó si habían sido golpeados o maltratados en la Comisaría.

Eso que es «jueza de garantía».

Ningún abogado dijo (o pudo) decir nada. Asumo que el defensor tampoco, pues si decía algo, era muy probable que, efectivamente, la jueza cumpla su promesa.
,
No justifico las funas, pero esta es la única manera que la jueza corte sus abusos.

Los abogados sabemos que las quejas disciplinarias quedan ahí. Es inadmisible que una jueza de «garantía» lo que menos haga es garantizar los derechos de los imputados.

La jueza Acevedo, al igual que los carabineros que le pegaron al cabro en Pte Alto, actúa cobardemente.

Sabe que las familias presentes, y ni siquiera los abogados, podemos decirle algo. Yo sentí todas las ganas de intervenir. Si lo hacía, probablemente ordenaba mi detención.

La Reforma Procesal Penal instauró un sistema garantista y eliminó el sistema inquisitorial. La Jueza Acevedo actuá peor que un inquisidor.

Para que comprueben la veracidad de este hilo, les dejo el RIT de la causa O-8230-2019 del 8° de Garantía..

Por mi parte, presentaré una queja disciplinaria a la Corte, aunque quede ahí. Cuando ocurrió, lo dejé pasar, como tantas que dejamos pasar abogados de jueces, pero ahora me di cuenta que lo que hace Acevedo es sistemático.

Que quede claro, no justifico las funas. Aquí lo que debería pasar es que la Corte sancione a la jueza, pero sabemos que no será así y por tal las personas funan.

Esto es lo que pasa cuando no funciona el Estado de Derecho, las instituciones, ¿se dan cuenta?».

Una jueza atrabiliaria

DEJA UNA RESPUESTA