Nuevos casos de uniformados involucrados en saqueos, y de encapuchados policiales infiltrados en el lumpen, se han conocido en las últimas horas.

Se suman a las decenas de casos registrados en nuestro reportaje Videos Esclarecedores y Estremecedores: ¿Qué Hay Detrás de la Escalada del Terror?, publicado el 22 de octubre.

El carabinero y el gendarme detenidos en Coronel por saqueos, concertaron los robos por teléfono, según se conoció durante la formalización de ambos.

Eran amigos y se movilizaban en un vehículo con otras personas durante el toque de queda, pues poseían salvoconductos gestionados por el propio policía.

Los ilícitos se registraron el pasado 19 de octubre, en medio del estallido de protestas a lo largo de Chile.

De acuerdo a lo señalado durante la formalización efectuada este miércoles, concertaron los robos mediante llamadas telefónicas, en las que coordinaron principalmente los lugares y la hora de los atracos.

El hecho fue destapado precisamente a través de escuchas a dichos contactos, derivada de una investigación anterior al gendarme, en la que se vinculaba a algunos funcionarios de esa institución con el eventual delito de narcotráfico.

“Es ahí, en esas escuchas, donde surge la información de la concertación para la perpetración de robos en el marco de los saqueos”, dijo el fiscal Hugo Cuevas.

Ambos habían sido vecinos por años en el sector Lagunillas y no estaban solos, pues se desplazaban a bordo de un vehículo con otras personas, pese al toque de queda vigente.

De acuerdo a la investigación, el carabinero formalizado (ahora dado de baja) gestionó los salvoconductos para la banda.

Ambos funcionarios fueron vistos tomando alfombras y otros productos desde un Líder Express, y fueron detenidos por sus propios colegas.

Y no sólo eso, pues transcendió que los documentos también fueron extendidos a personas que saqueaban en Concepción.

Dicha situación continuará siendo materia de investigación -añadió el fiscal- y podría configurarse el delito de falsificación ideológica, al firmar el salvoconducto no para razones lícitas.

Se desconoce si los otros miembros eran cercanos civiles o también de instituciones uniformadas.

El gendarme, identificado como Felipe Díaz, fue formalizado por el delito de robo en lugar no habitado.

Lo mismo ocurrió al carabinero, Carlos Vidal, por ese mismo delito y otros tres ilícitos: receptación de especies, tenencia ilegal de municiones y cultivo marihuana.

Ambos quedaron en prisión preventiva por los dos meses que dure la investigación.

La madre del gendarme, quien también participó en el saqueo, quedó con firma mensual y prohibición de acercarse a los centros comerciales.

El Ministerio Público informó que algunos de los objetos sustraídos fueron encontrados en la casa del gendarme.

Armada

La Armada de Chile informó mediante un comunicado de dos hechos ocurridos, donde servidores navales se vieron involucrados en sustracción de bienes mientras realizaban tareas de seguridad en el área de Hualpén y Caldera.

Ambos fueron puestos a disposición de los Tribunales de Justicia Militar y Civil, además de ser separados de sus funciones de seguridad interior.

“Como Armada de Chile lamentamos profundamente estos hechos y rechazamos de forma categórica cualquier tipo de conducta que desprestigien a la institución, apoyando y poniendo a disposición de la justicia toda la información que le sea solicitada“, señalaron en el escrito.

En esa línea, añadieron que “la Armada de Chile reitera que la institución continuará actuando con el máximo de rigurosidad y adoptando todas las medidas necesarias para que este tipo de hechos no se repitan al interior de sus filas”.

Según información recibida por el fiscal de Talcahuano, Paulo Pucheu, lo ocurrido en Hualpén fue protagonizado por un infante de de la Armada que se encontraba patrullando en las cercanías de un supermercado Unimarc.

De acuerdo a lo señalado desde el Ministerio Público, sus compañeros se separaron y fue en ese momento en que un hombre descendió de un automóvil, entró a la tienda mencionada para sustraer mercadería y entregó al uniformado especies avaluadas en 5 mil pesos.

En su declaración, el efectivo militar aseguró que contaba con la autorización de la administradora del local para quedarse con lo hurtado. Sin embargo, ésta -al ser consultada al respecto- negó haber entregado el permiso.

El infante quedó con citación a Fiscalía, mientras que se desconoce lo ocurrido en Caldera.

Saqueo autorizado por carabineros

Otrto caso regisrtra como un denunciante graba cómo decenas de personas saquen una de las sucursales del supermercado Mayorista 10, con permiso de carabineros. Cuando el autor del video se acerca a un carabinero para preguntarle si puede sacar cosas como la otra gente, el uniformado le responde que sí, pero mañana en la mañana.

Luego el hombre se retira evidenciando la acusación realizada al principio del video.

Infiltrados

Un video denuncia se dio a conocer durante las últimas horas. Una persona grabó a un encapuchado que salió de un auto sin patente en la comuna de Maipú.

Los testigos sospechan que es un carabinero infiltrado debido a que el auto en el que llegó se estacionó junto a la policía.

En el momento que el sujeto que grababa la situación para detectar alguna identificación del vehículo, este se escondió detrás de una patrulla de Carabineros para evitar ser captado.

Una periodista de 24 Horas se encontraba realizando un reporte de lo sucedido durante la noche de ayer en La Serena, cuando de momento la cámara muestra justo el momento en que tres jóvenes salen raudo de un furgón policial.

Uno de ellos sale encapuchado del vehículo, mientras que los dos restantes lo hacen a medida que van caminando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here