Agenda Social de Piñera: El Oidor Sordo y el Diablo Vendiendo Cruces

0
500

por Iván Ljubetic Vargas (*)

Fue tan potente y multitudinario el grito de protesta de la gente que el señor presidente tuvo que escucharlo. Y tuvo la valentía de reconocer su falta de visión, pidiendo perdón.

Bello gesto, que hay que tener en cuenta. Reiteró que él había oído el clamor de igualdad y de justicia. Reconoció lo legítimo de las demandas.

Pero, el señor presidente es uno de los multimillonarios del país. Forma parte de la burguesía y piensa y actúa según los intereses de su clase.

Anoche entregó lo que llamó una poderosa y renovada agenda social. Ésta no fue ni lo uno ni lo otro. No fue poderosa, menos novedosa. Fueron medidas cosméticas y, peor aún, en los marcos del repudiado neoliberalismo. Se elevarán las pensiones básicas en un 20% (con aporte fiscal), sin tocarle un pelo a las AFP.

En cuanto a las salud y medicamentos, pequeñas mejoras, todas en base a dar ganancias al sector privado. En vez de elevar el salario mínimo, habló del “ingreso mínimo generalizado” de 350.000 pesos (una vez más sólo con aportes fiscales).

Se anulará el alza del 9,2% en la electricidad, pero ella seguirá manos de privados (como la italiana ENEL). Ningún cambio estructural.

O sea, se mantiene el modelo económico repudiado por la gente.

Y el señor presidente no escuchó la exigencia nacional de sacar a los militares, con sus tanquetas y asesinatos de las calles.

Ni una palabra sobre los asesinados por militares y carabineros, de los centros de torturas clandestinos, de los ataques a las manifestaciones pacíficas.

La respuesta a la propuesta social del señor presidente la dio el pueblo en las calles de Santiago, Valparaíso, Concepción y muchas otras ciudades del país.

No, señor presidente, usted escuchó bien. No se puede salir por la tangente. La gente exige democracia, más igualdad, menos incapacidad. Y no vengan con esa monserga que aquí todos somos culpables.

El diablo vendiendo cruces

Entre los culpables de los sucesos que han estremecido a Chile está el ministro del Interior, Andrés Chadwick que hoy, jueves 23 de octubre de 2019 compareció ante la Cámara de Diputados.

Intentó convencer a los parlamentarios cuan correcto era el Estado de Excepción, el toque de queda, la violencia empleadas por las fuerzas armadas y de orden.

Señaló con desabrido dramatismo las acciones de los vándalos que atentaron contra el transporte y la alimentación de la gente.

Actuó con su característica “simpatía”, provocó. Pero lo que más me llamó la atención fue la manera de hacer gárgaras con la palabra democracia. Si. Ni más de menos, ¡democracia! El diablo vendiendo cruces.

Recordemos un poco.

Andrés Pío Bernardino Chadwick Piñera, nació en Santiago el 2 de enero de 1956. Es primo hermano del presidente. Militante de la UDI. Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Verbo Divino de Santiago.

Ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Chile. Incursionó brevemente en el MAPU.

Después adhirió a la dictadura.

Fue designado presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica por el tirano Pinochet.

Fue uno de los 77 jóvenes fascistas que, orgullosos, portaban una antorcha y rendieron homenaje al dictador una noche de julio de 1977.

Todo ello organizado por el Frente Juvenil de Unidad Nacional, para celebrar el día de la juventud.

(*) Historiador del Centro de Extensión e Investigación Luis Emilio Recabarren, CEILER

DEJA UNA RESPUESTA