Chiloé: Especulación Minero-Energética en la Península de Lacuy

0
1170

por  Alvaro Montaña (*).

Pablo Faúndez Estevez es un empresario chileno, director de Ecoingenieros, empresa que arrienda predios rurales en la localidad de Guabún para instalar megaproyectos de energía eólica, entre ellos el Parque Eólico Pacífico, en uno de los lugares de mayor riqueza paisajística de Chiloé.


Pero no solo eso, también tiene concesiones mineras de exploración cuya duración puede llegar a los 4 años y concesiones mineras de explotación de carácter perpetuo, con el objetivo de “blindar” los terrenos donde podrían ubicarse sus aerogeneradores y la línea de transmisión de estos proyectos industriales desde Guabún hasta Ancud pasando, por Quilo, Quetalmahue, Pilluco y Lechagua, como lo indica el mapa con los cuadraditos verdes y azules con una letra “F”.

Juan José Quijano es un empresario minero chileno que tiene a perpetuidad la propiedad minera del subsuelo de una decena de playas del litoral Pacífico de Chiloé, entre ellas: Mar Brava, Chaumán, Colquiao y Pumillahue en Ancud, como lo indica el mapa con cuadraditos azules con una letra “Q”.

¿Cuáles son los objetivos reales de este empresario minero? ¿solo especular o tal vez invertir en minera de arenas de hierro y oro a futuro?, ¿cuál es su relación con el parque eólico que se proyecta en Mar Brava y los parques eólicos que proyecta Pablo Faundez en Guabún?

Este es el modo de operar de muchos mega-proyectos energéticos en Chiloé y el resto de Chile, consiste en INSTRUMENTALIZAR el Código de Minería consagrado en la dictadura militar para blindar mega inversiones.

Así lo hizo Hidroaysén cuando pidió concesiones mineras desde Aysén hasta Santiago para blindar su línea de alta tensión en un trazado de más de 1000 kilómetros, así lo hace Mediterráneo en Puelo-Cochamo, así lo hizo el parque eólico San pedro en Dalcahue y así mismo lo hace María Ester Cañas Pinochet en la Cordillera de Piuchén, sobrina del dictador Augusto Pinochet, ex – directora del Servicio nacional de geología y minería (SERNAGEOMIN) en dictadura y una de las propietaria de derechos mineros en Chile hoy.

En el caso de Ancud llama la atención el vínculo entre minería y energía, ¿por qué aparecen concesiones mineras justo en los lugares donde se proyectan parques eólicos?, ¿por qué estos empresarios quieren liquidar el modelo y estilo de vida tradicional de Chiloé con sus inversiones?, ¿por qué nadie nos informa que estos graves hechos suceden a nuestras espaldas?, ¿qué están haciendo nuestras autoridades para detener este nefasto futuro?.

Lo anterior se vuelve aún más contradictorio cuando consideramos la cantidad de millones de dólares que el MOP ha invertido en asfalto de caminos y restauración de fuertes hispánicos en este sector, las decenas de miles de visitantes y turistas que llegan a la península de Lacuy y Puñihuil y la declaratoria en curso de este sector como Zona de interés turístico (ZOIT).

Resulta evidentemente contradictorio que mientras nuestros vecinos, el municipio, el gobierno regional y el estado busquen fomentar el turismo en este sector de Chiloé, la legislación y la avaricia de empresarios especulen con un potencial desarrollo industrial energético y minero en playas y cerros.

(*) Integrante de Agrupación Defendamos Chiloé

Fuente de la imagen:  Catastro de SERNAGEOMIN

Fuente: Radio del Mar

DEJA UNA RESPUESTA