El sujeto es apenas candidato, y ya anda yeteando sin medida ni prudencia. Es de imaginar qué ocurriría si en un acto de suicidio colectivo, los chilenos lo eligieran por segunda vez como Gerente de la República.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here