Dígase lo que se quiera, pero la maciza demostración de poder electoral del Gobierno bolivariano, al elegir una Asamblea Nacional Constituyente con la participación del 41,5% de los habilitados para votar, en condiciones de asedio y agresión internacional, constituye una victoria que le asigna tiempo, mientras le resta iniciativa y legitimidad a la violenta contraofensiva opositora; lo cual, en todo caso, no significa que la guerra social en ese país haya remitido.


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunió con sus seguidores en la Plaza Bolívar, en el centro de la capital, y aseguró que los votos que obtuvo la Asamblea Nacional Constituyente fue el mayor resultado electoral de los últimos 18 años.

«Han dado el primer boletín, más de ocho millones es la votación más grande que haya sacado la revolución bolivariana en toda la historia electoral de 18 años, el que tenga ojos que vea», dijo Maduro por cadena de radio y televisión.

Poco antes la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, informó que 41,5% de los habilitados para votar concurrieron a las urnas el domingo para elegir a los miembros de la constituyente.

«Esta extraordinaria participación, inesperada, pero preanunciada con una simulacro con una participación sorpresiva… tuvimos la participación de 41,53% del padrón electoral, para 8.089.320 venezolanos que se prenunciaron en relación a la oferta electoral», dijo Lucena.

Así pues, la abstención fue de 58,47% de los casi 19 millones de habilitados para votar, según las cifras oficiales.

De acuerdo con las actas escrutadas, 8.089.320 venezolanos han participado en las elecciones para la Asamblea Constituyente, es decir, el 41,53% del padrón electoral, informó la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

Lucena sostuvo que el balance de la jornada fue «extremadamente positivo porque ganó la paz».

La titular del Poder Electoral anunció asimismo la elección de algunos de los 545 constituyentes, como Cilia Flores, la esposa del presidente Nicolás Maduro, y la excanciller Delcy Rodríguez.

Además, el domingo se eligieron 537 delegados a la constituyente, mientras los ocho diputados por otras tantas regiones indígenas se elegirán el martes 1 de agosto.

Lucena agradeció a los ciudadanos que fueron a votar e «incluso a aquellas personas que se negaron a votar, pero sin violencia; felicitamos al pueblo todo de Venezuela por esta maravillosa jornada y maravillosa participación».

La presidenta del CNE sostuvo que hubo personas votando hasta muy tarde en la noche, luego de que se lograron controlar algunos focos de violencia.

Lucena dijo que esta fue una «elección especial, inusual, en todos los sentidos».

En las elecciones presidenciales de 2012, el entonces presidente Hugo Chávez (1954-2013) obtuvo 8.191.132 votos, mientras el propio Maduro fue elegido en 2013 con 7.505.338 sufragios.

La siguiente elección nacional se celebró en diciembre de 2015 para conformar la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) y en ella el gobernante Polo Patriótico, una coalición de pequeñas fuerzas con el Partido Socialista Unido de Venezuela, alcanzó 5.622.844 votos, mientras la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sumó 7.726.066 sufragios y se quedó con la mayoría del Poder Legislativo.

El presidente venezolano Nicolás Maduro celebró este lunes la realización del proceso electoral de los candidatos para la Asamblea Nacional Constituyente, una propuesta para la paz impulsada por el mandatario.

«La constituyente llegó, de la mano del pueblo, de la mano de la conciencia», sostuvo Maduro durante una alocución pública.

A pesar de las intenciones de la oposición por dificultar el proceso electoral, el pueblo venezolano acudió a los comicios a ejercer su derecho al voto. En este sentido, el presidente Maduro tuvo palabras de agradecimiento al pueblo venezolano y destacó que los más de ocho millones de votos que emitió el primer boletín del CNE representa «la más grande» en toda la historia electoral de la Revolución Bolivariana.

«Es la votación más grande que haya sacado la Revolución en toda la historia electoral. El que tenga ojos que vea y el que tenga oídos que oiga», aseveró el presidente.

Durante su discurso en la Plaza Bolívar de la ciudad de Caracas, luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) emitió el primer boletín de resultados, el mandatario venezolano afirmó que la Asamblea Nacional Constituyente nació en medio de una «gran legitimidad popular».

«No sólo tiene la fuerza constituyente nacional, sino que tiene la fuerza de la legitmidad, la fuerza moral de un pueblo que de manera heróica en condiciones de guerra salió a votar, a decir: queremos paz, tranquilidad», aseguró Maduro, al tiempo que señaló que el mecanismo nació con la misma legitimidad que la Constituyente de 1999, y contó con el apoyo de un pueblo que no se sintió intimidado ante el clima desestabilizador que pretendía implantar la oposición venezolana.

El mandatario ratificó el compromiso del Gobierno de hacer de la Asamblea Nacional Constituyente un espacio de diálogo y encuentro.

«Cerremos filas para que la Asamblea Nacional Constituyente sea el espacio de diálogo nacional de todos los venezolanos, de la gente honesta que quiera paz, de la gente sincera», indicó Maduro.

El presidente Maduro también tuvo palabras hacia la oposición venezolana, que llamó a la violencia y a las acciones desestabilizadoras durante la jornada electoral.

Maduro reveló que una delegación del Gobierno estuvo reunida por varias semanas con dirigentes opositores, entre los que mencionó al presidente del Parlamento, Julio Borges, para intentar sumarlos a la iniciativa constituyente.

«Hace dos semanas le propuse a la oposición que se inscribieran en la Constituyente. Pero no aceptaron», indicó el mandatario.

Con todo, en su discurso el presidente aseguró que la jornada tuvo un valor que «se pierde de vista», porque fue un proceso bajo asedio, «bajo una guerra».

Maduro instó a la oposición a dialogar, pero acto seguido calificó a algunos de sus principales dirigentes de ser «unos cobardes».

Maduro aseguró que la Constituyente «levantará la inmunidad a quien tenga que levantarse», en referencia a los diputados que conforman la mayoría del parlamento y que han convocado a nuevas manifestaciones.

«Ellos llamaron a incendiar Venezuela, hicieron daño sí, asesinaron a un sargento de la Guardia Nacional con un tiro en la cara (…) ya estamos detrás de los responsables y van a ser capturados y entregados a la justicia», agregó Maduro.

Oposición y gobiernos de derecha desconocen la ANC

Como es apenas natural, la Mesa de Unidad Democrática, MUD reportó más temprano que la elección fue un fracaso, pues no concurrieron a votar más de 12% de los habilitados y consideró un fraude el resultado anunciado por el CNE.

La oposición recurrió infructuosamente a la violencia para frenar la participación en el comicio. Así, la fiscalía reportó que el 30 de julio fueron asesinadas 10 personas, la mayoría en manifestaciones contra la Constituyente.

La oposición nucleada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que boicoteó la elección y llamó a la abstención, aseguró el domingo que no votaron más de 12 por ciento de los empadronados.

Entretanto, varios países, entre ellos Argentina, Colombia, Panamá, México, Perú, EEUU y España, anunciaron que no reconocerán como legítima la votación.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, EEUU, México, Panamá y Perú manifestaron que no reconocerán la Asamblea Nacional Constituyente que emerja de la votación en Venezuela, posición rechazada por Caracas con el tajante apoyo de Bolivia y Cuba.

Las autoridades peruanas fueron esta tarde las primeras en manifestar su rechazo a las elecciones de la  Asamblea Constituyente de Venezuela, que calificaron de ilegítima y afirmaron que «viola las normas de la Constitución venezolana y contraviene la voluntad soberana del pueblo, representado en la Asamblea Nacional», controlada por la oposición.

En respuesta, el canciller de Venezuela, Samuel Moncada, volvió a denunciar el complot fraguado por la CIA contra Venezuela, al que Estados Unidos arrastró a varios países latinoamericanos.

“Perú anunció que esto que estamos haciendo ellos lo desconocen, es decir Perú manda más en Venezuela que el pueblo venezolano, así lo ha hecho Colombia, obedeciendo al plan de la CIA que el director de la CIA ya dijo que los estaba coordinando a todos para que derroquen al Gobierno constitucional y para que aplasten al pueblo libre de Venezuela», dijo Moncada al canal estatal Venezolana de Televisión.

Poco después el Gobierno de Argentina anunció que «no reconocerá los resultados de esta elección ilegal».

«Venezuela dispone de una Asamblea Nacional (parlamento unicameral) legítimamente elegida, la nueva asamblea constituyente formaría un orden constitucional paralelo no reconocido por la población, agravando aún más el impasse institucional que paraliza a Venezuela», dijo el pronunciamiento expedido el domingo por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.

También el Ministerio de Exteriores de Chile también calificó de «ilegítima» la elección y sostuvo que su celebración «ha profundizado aún más la división en la sociedad venezolana» y desde Europa el Gobierno español advirtió que “no podrá reconocer ni dar validez a los actos jurídicos emanados de esta Asamblea Constituyente” y amenazó con medidas de presión para promover una “restauración de la institucionalidad democrática en el país”.

“El Gobierno de España estudiará, junto con sus socios de la Unión Europea y países amigos de la región, las medidas adicionales que puedan ser efectivas para promover una restauración de la institucionalidad democrática y constitucional en la República Bolivariana de Venezuela”, dice la declaración de Exteriores de España.

El viernes pasado también Colombia anunció que no reconocería los resultados de la elección en Venezuela y el sábado fue seguida por Panamá.

Sanciones

Washington impuso la semana pasada sanciones a 13 altos cargos venezolanos y advirtió que, de proseguir adelante la elección de constituyentes, procedería a imponer castigos económicos al país sudamericano.

«La farsa electoral de Maduro es otro paso hacia la dictadura. No aceptaremos un Gobierno ilegítimo. El pueblo venezolano y la democracia prevalecerán», declaró este domingo la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Halley.

En respuesta, la excanciller venezolana (2014-2017) y candidata a la constituyente, Delcy Rodríguez, pidió al presidente Donald Trump fijarse mejor en la situación venezolana.

«Este es un voto profundamente antiimperialista», dijo Rodríguez en declaraciones al canal estatal Venezolana de Televisión tras emitir su voto para añadir que Trump quien «tendrá que ver lo que está ocurriendo en Venezuela».

Defensa de Venezuela

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se distinguió el domingo como uno de los defensores de más alto perfil de la elección celebrada en Venezuela, al augurarle éxito y criticar a quienes buscan «atentar» contra el país caribeño.

«La agresión a la democracia venezolana es agresión a toda América Latina; la Asamblea Constituyente triunfará», dijo Morales en la red social Twitter.

​Morales advirtió que «quienes organizan y financian violencia que atenta en Venezuela y queman vivos a chavistas antiimperialistas deben ser juzgados en la CPI (Corte Penal Internacional)».

Cuba anticipó el miércoles pasado su apoyo a la iniciativa constituyente venezolana.

«Quienes intentan desde el exterior dar lecciones de democracia y derechos humanos, mientras alientan la violencia golpista y el terrorismo, deben sacar sus manos de esa nación», declaró el vicepresidente cubano José Ramón Machado.

«Solo compete al pueblo y al gobierno bolivarianos – enfatizó — superar sus dificultades sin intromisión extranjera en sus asuntos internos” y manifestó la «inconmovible solidaridad con el pueblo venezolano».

Llamados al diálogo

“No creemos en sanciones unilaterales, no creemos en actitudes prescriptivas que dictan lo que un país tiene que hacer o no tiene que hacer», declaró el jueves la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, al tiempo que reiteró que acompañará todos los procesos de diálogo que sirvan para aminorar la complejidad de la situación política en Venezuela.

Posición similar fue manifestada por el Gobierno de Uruguay, que observa con mucha preocupación la crisis venezolana, pero prioriza mantener abierto algún canal de diálogo.

¿Qué viene ahora?

Más de ocho millones de venezolanos eligieron, mediante voto universal, directo y secreto, a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que ahora asume la autoría principal de los designios del país.

«Nadie está por encima del poder originario», declaró este lunes el presidente venezolano Nicolás Maduro desde la Plaza Bolívar de Caracas.

El mandatario puso su cargo a la orden e indicó que asistirá a la ANC para reconocer su poder plenipotenciario. El Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo, que alberga a la actual Asamblea Nacional (AN), será la sede del nuevo órgano.

«Hoy comienza un desencadenante histórico, hoy se instalan los constituyentistas», señaló la abogada constitucionalista especializada en temas electorales, Olga Álvarez, entrevistada por teleSUR.

La AN cesará sus funciones dado que la ANC será la nueva encargada de legislar con el objetivo de reformar la Carta Magna de la República Bolivariana de Venezuela, establecida en 1999.

El ordenamiento jurídico de 1999, sin embargo, mantendrá su vigencia con todos los derechos estipulados. Los Poderes Públicos seguirán su funcionamiento, empero estarán sometidos a las decisiones de la ANC.

Se espera que los miembros de la Constituyente enfoquen su labor en materia de justicia y economía.

«Esta es una Constituyente para poner orden, hacer justicia y defender la paz», acotó Maduro este lunes.

Para esta misión consideró será necesario, con diligencia, instalar una Comisión por la Vedad, la Justicia y la Paz con poderes plenipotenciarios y así proteger a las víctimas de la violencia, generada en los últimos meses.

«Solo a través de justicia lograremos la paz para construir la igualdad, la estabilización política del país y brindarle seguridad al pueblo, la paz es un derecho del pueblo», subrayó.

En cuanto al factor económico, se buscará perfeccionar el sistema post petrolero y constitucionalizar el sistema de misiones sociales.

Una vez hayan culminado sus labores y tengan redactada la Constitución, será turno de la población venezolana decidir si la aprueba o no, con su participación en un referendo.

¿En qué consiste la Asamblea Constituyente?

Esta Asamblea Nacional Constituyente, como la de 1999, no disolverá los poderes, sino que coexistirá con ellos.

El abogado constitucionalista Hermann Escarrá, explicó que la Asamblea Nacional Constituyente anunciada por el presidente venezolano Nicolás Maduro no se trata de una nueva Constitución, sino tal y como dice la norma (artículos 347-350) busca modificar el Estado y cambiar el ordenamiento jurídico.

“Básicamente es adicionar los programas sociales, las conquistas sociales, la reorganización del Estado, entre otros aspectos”, agregó.

Escarrá precisó que esta Asamblea Constituyente, como la de 1999, de ninguna manera disolverá los poderes, sino que coexistirá con ellos.

“Lo que está planteado es un diálogo superior en medio del gravísimo conflicto y violencia en la que comienza a desenvolverse la situación de Venezuela”, aseveró.

Frente a la constante negativa por parte de sectores de la oposición venezolana, tanto al diálogo como al llamado a las elecciones, “la única vía que queda para que no se produzca en Venezuela un hecho grave es convocar a una Asamblea Constituyente”.

¿Cómo será conformada?

La Asamblea la conformarán más de 500 asambleístas: 364 corresponden al ámbito territorial y 173 al sectorial. Todos serán elegidos mediante el voto, otros por las circunscripciones y los propuestos que serán presentados al electorado por los sectores productivo, empresarial, campesino, laboral, educativo, entre otros.

“El ciudadano va a tener el doble voto, el hecho de que vote por quien es candidato, por ejemplo, por el proceso productivo, no significa que no vote uninominalmente también por otros ciudadanos que él decida y que no esté vinculado a ninguno de los sectores”, explicó Escarrá.

El abogado resaltó que se trata de un proceso profundamente democrático y una constituyente electiva. “La Asamblea Constituyente busca crear el escenario para un diálogo mayor entre partes que hoy lucen irreconcilliables y darle a la familia venezolana mayor paz y tranquilidad, por supuesto, todo ello a través de un diálogo plural”.

Objetivos

Según ha afirmado el presidente venezolano Nicolás Maduro, esta alternativa «para la paz» posee tres objetivos concretos.

«La constituyente del 2017 tiene tres objetivos. El primero, lograr la paz y la justicia, transformando el estado y cambiando todo lo que haya que cambiar. Lo segundo, establecer la seguridad jurídica y social para el pueblo y el tercero perfeccionar y ampliar la Constitución pionera de 1999», sostuvo Maduro.

Para María Alejandra Díaz, abogada constitucionalista, la Asamblea Nacional Constituyente es una visión política desde la Constitución para refundar el Estado y es un ejercicio de soberanía que reside directamente en el pueblo.

«Ninguna dictadura convoca al pueblo para que tome en sus manos el poder constituyente originario y refunde el Estado. A la oposición se le cae la matriz de opinión de la supuesta dictadura que hay en Venezuela», resaltó.

Fiscalía venezolana confirma 10 muertes durante jornada electoral

Diez personas fueron asesinadas en Venezuela en el marco de las protestas contra la elección constituyente, reportó el Ministerio Público (fiscalía general).

«De la cifra de fallecidos, cuatro ocurrieron en Táchira (noroeste), tres en Mérida (oeste), uno en Lara (oeste), uno Sucre (norte) y otro en Zulia (oeste)», informó la fiscalía en un comunicado.

El Ministerio Público asignó la investigación de cuatro casos a fiscales de derechos fundamentales, otros cuatro a delitos comunes y dos a protección integral de la familia.

Los fallecidos en Táchira fueron identificados como Ronald Ramírez Rosales, sargento segundo de la Guardia Nacional, José Cárdenas, y dos adolescentes de 13 y 17 años.

En Mérida perdieron la vida Ángelo Méndez, Eduardo Olave y José Sánchez, en Lara, Luis Zambrano, en Sucre, Ricardo Campos, y en Zulia, Haider Ocando.

Asimismo fueron detenidas 19 personas por delitos electores y 39 por manifestaciones.

Ante estos hechos de violencia, la fiscalía hizo un llamado al diálogo y a la reconciliación nacional, «por el bienestar de la sociedad en general».

1 Comentario

  1. … lamentablemente la Cancillería chilena forma parte del asedio, desconoce la legitimidad de la Convocatoria alineándose con la política estadounidense de promover el derrocamiento del Presidente Maduro. Es mas, la Cancillería desconoce a una gran cantidad de chilenos naturalizados que concurrieron a acompañar al pueblo venezolano en esta gesta heroica. Porque realmente fue una jornada heroica. Los miles de testimonios de venezolanos que tuvieron que darle rienda suelta a la iniciativa y la creatividad para eludir el secuestro de la oposición golpista, serán transmitidos TODOS LOS DIAS a través de los medios públicos de comunicación, pues para los medios privados NO EXISTIO la jornada electoral del Domingo pasado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here