Escándalo de Doble Estándar por Decisión Cubana de Vetar Ingreso a Mariana Aylwin

0
540

El gobierno de Cuba, en uso de sus atribuciones, rechazó el ingreso de la ex ministra de Educación Mariana Aylwin, el coordinador de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, Juan Carlos Vargas, y el ex presidente de México, Felipe Calderón, invitados a participar en un evento organizado por una organización de oposición al gobierno.

La hija del ex Presidente Patricio Aylwin había viajado a la isla para participar en la ceremonia de entrega del Premio Oswaldo Payá «Libertad y Vida», donde recibiría una «Honorable Distinción» por parte de la Red Latinomericana de Jóvenes por la Democracia.

La situación fue relatada por la propia ex ministra en su cuenta de Twitter en un mensaje dirigido a Rosa María Payá, hija del fallecido dirigente opositor:

«No puedo embarcar a Cuba por prohibición emitida por inmigración de Cuba».

Luego, relató a medios chilenos:

«Yo iba a Cuba a recibir una mención honrosa del premio Oswaldo Payá, que se le entregaba a mi padre en forma póstuma. Cuando llegué al aeropuerto tenía una prohibición de embarcarme. Es una decisión del Gobierno cubano. Entiendo que el Gobierno cubano decidió que el acto no se iba a hacer. Es un acto pacífico, pero hay en Cuba una dictadura y así funcionan las dictaduras. A muchos demócratas que quisieron venir a solidarizar con los que luchamos por la democracia durante la dictadura de Pinochet les pasó lo mismo que me pasó hoy día a mí».

La ceremonia se iba a realizar este miércoles, donde tambien se esperaba la presencia del secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien recibiría el premio principial. Lo mismo sucedió con el coordinador en Chile de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, Juan Carlos Vargas, y el ex presidente de México, Felipe Calderón.

En Chile, la decisión del gobierno de Cuba generó gran revuelo mediático, e incluso una protesta del Ministerio de Relaciones Exteriores. Con su habitual histeria, la derecha se puso a emplazar a todo lo que se mueve.

¿Y qué tiene que opinar el señor Andrónico Luksic sobre el caso? ¿Tener mucha plata adjudica estatus diplomático o de autoridad representativa?

Sin perjuicio de que el Gobierno de Cuba debió tener calificadas razones para aceptar el costo político de tal situación, en el caso de Chile la desorbitada reacción del gobierno, la DC, los partidos de derecha y la mayor parte de los medios de comunicación, se inscribe claramente dentro del doble estándar.

Hace menos de 15 días, el gobierno de Chile expulsó de manera administrativa, sin procedimiento legal, al periodista italiano Lorenzo Spairani, y en julio de 2016 hizo lo mismo con el ciudadano vasco Ibán Gartzía Rubio.

En Chile está vigente la Ley de Migración de 1974 (Decreto Ley 604).  En virtud de ella, dos jóvenes peruanos que venían a participar en un Encuentro Anarquista, fueron expulsados del país sin poder asistir al evento. Similar caso vivió la ex Senadora colombiana, Piedad Córdoba, quien iba a asistir a un Foro en Concepción sobre la problemática indígena y mapuche y fue retenida e interrogada en el Aeropuerto de Santiago por el tenor de la actividad a la que asistiría.

El Gobierno de Donald Trump está aplicando una dura política anti inmigratoria, que se ha traducido en miles de expulsiones de indocumentados en los últimos días. Y qué decir de las políticas de los países de la Unión Europea contra las oleadas de inmigrantes causadas por las políticas imperialistas de esos mismos países en Siria y Libia.

Pero hasta la fecha, ningún reclamo o protesta sobre esos casos se ha escuchado de los hoy severos catones de las atribuciones del Gobierno de Cuba.

Tan solo el diputado comunista Daniel Núñez se desmarcó de las orquestadas reacciones contra esa decisión, que como está dicho, fse inscribe dentro de atribuciones y facultades administrativas de todo gobierno. .

Núñez aseguró que se observa una provocación de la propia Mariana Aylwin:.

«Habría que preguntarse qué intención hay detrás de este viaje de Mariana Aylwin… A mí me parece que aquí hay, más bien, una voluntad de una provocación de la propia Mariana Aylwin, y de generar conflictos en la relación del Gobierno con el Partido Comunista y con la propia Democracia Cristiana. Esto a mí no me extrañaría tanto viniendo de alguien como Mariana Aylwin, que es alguien que permanentemente boicotea al Gobierno».

Por su parte, el gobierno cubano justificó la medida señalando que dicho acto no se realizaría, y que eso se le informó a la señora Aylwin.

El evento era convocado por la Fundación “Libertad y Vida” ligada a la figura de Oswaldo Payá, fallecido en un accidente el 2012 y conocido opositor cubano y declarado anti castrista quien llegó a ser vice presidente de la Internacional Demócrata de Centro, integrada por partidos de centro derecha de distintas partes del mundo como el PP de España y la DC de varios países, incluyendo Chile, a la que también se sumaba la organización Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, ligada a partidos de derecha en el continente.

Desde ahí se generó el premio Oswaldo Payá que entregaría un premio -póstumo- a Patricio Aylwin y a Luis Almagro, actual secretario general de la OEA.

Según el gobierno cubano, el acto tenía como objetivo generar un hecho para desestabilizar políticamente a la imagen de Cuba en medio de procesos de apertura y diálogos con diversos países.

Un funcionario de la embajada cubana en Chile señaló a Radio Villa Francia:

“El acto en sí consistía en una actividad olítica contra el gobierno cubano y generar desestabilización; es por ello que el gobierno optó por no dar la autorización, tal como ocurre en la mayoría de los países del mundo, en base a las leyes migratorias y la defensa de la soberanía. En todos los Estados se establecen parametros para el ingreso al país, incluido Chile, en los que no se permite -como en Chile- participar en actos políticos y menos de política contingente. Si se cuestiona a Cuba por eso, debiera haber un debate amplio entonces de todos los países donde eso ocurre y Cuba estaría muy abierto a generar ese debate“.

El funcionario concluyó:

“La señora Mariana Aylwin sabía desde hace días que el acto no se realizaría, así se le comunicó a la Cancillería chilena y entendemos que se le entregó esa información a la señora Aylwin, pero ella insistía en ir a ese acto político diciendo que iría igual como ciudadana y que se haría si o si en la casa de una de las hijas de Payá, ahí se decidió la inadmisibilidad, si ella quiere ir a Cuba como ciudadana a recorrer el país como turista no tenía ningún problema, pero ella insistió en el acto político y al parecer buscaba generar lo que se generó“.

DEJA UNA RESPUESTA