Senador Navarro: «Piñera Pudo Comprar Exalmar con Terminal Bloomberg en su Oficina de La Moneda»

0
524

El senador Alejandro Navarro cree que, perfectamente, Sebastián Piñera pudo realizar la compra de acciones de Pesquera Exalmar desde una terminal Bloomberg que mantenía en el despacho presidencial, tal como informó el diario británico Financial Times, razón por la cual pedirá al fiscal Carlos Gajardo, que cite a declarar a Jude Webber, autor de la nota. A su turno, el diputado Leonardo Soto ofició al SII para conocer si Piñera se acogió a «perdonazo» tributario repatriando capitales desde las Islas Vírgenes

{source}
<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

El senador del Partido País, Alejandro Navarro, arremetió contra el ex Presidente Sebastián Piñera en lo que se ha calificado como una nueva arista del Caso Exalmar:

«Piñera tiene que explicar por qué mantenía una terminal de Bloomberg en el despacho presidencial, tal como informara el diario británico Financial Times, herramienta con la cual pudo haber realizado la compra de la pesquera peruana Exalmar desde el interior de la propia Moneda».

El parlamentario explicó que «las terminales Bloomberg, son un sistema computacional que la empresa del mismo nombre, en su área de negocios, «arrienda» a financistas y accionistas alrededor del mundo, de manera que estos tengan acceso en tiempo real al análisis de las bolsas, plataformas de inversión y otros instrumentos financieros en línea, de manera de que puedan tomar decisiones con respecto a sus capitales sin moverse de sus oficinas.

Navarro aseguró que, «Piñera jamás se desvinculó de sus negocios siendo Presidente; así quedó al descubierto el 21 de julio de 2010, cuando el periódico inglés Financial Times publicó un reportaje sobre el ex mandatario, en donde se informa que este tenía en su despacho presidencial, nada más y nada menos, que la herramienta favorita de los especuladores bursátiles, un terminal de Bloomberg».

El congresista agregó que «si bien la Moneda negó que existiera esta terminal bursátil al interior del despacho presidencial, esto fue ratificado por el periodista del diario Financial Times, Jude Webber, quien aseguró que fue el propio Presidente en ese momento, quien le dio la información(1), la que fue publicada en el diario financiero británico, el que no es precisamente de corte progresista».

«La compañía por su parte, negó también la existencia de esta terminal, sin embargo, es sabida la cercanía de Piñera y esta empresa internacional, así como la colaboración del ex presidente en Bloomberg Philanthropies», agregó.

Navarro recordó que «con este sistema computacional en su despacho, Piñera no sólo podía ir revisando el desempeño de sus acciones en la bolsa, también podía realizar la compra y venta de acciones en tiempo real».

En este sentido, dijo que «es legítimo preguntarse si fue el propio Sebastián Piñera quien compró la pesquera peruana Exalmar, toda vez que tenía la herramienta para hacerlo, y además, existía un vacío legal que le permitía seguir administrando su fortuna en paraíso fiscales, la cual no era parte del fideicomiso ciego».

Por ello anunció que «entregaremos estos antecedentes en el marco de la investigación que lleva adelante el fiscal Carlos Gajardo, a fin de que el periodista de Financial Times, Jude Webber, sea citado a declarar».

Fidecoimiso ciego y paraísos fiscales

Navarro agregó que «gracias a la ley de fideicomiso ciego, hecha a la medida del ex Presidente Piñera, pues fue aprobada de manera fast track, algo sin duda sospechoso en ese entonces, solo el 16% de su fortuna (avaluada hoy en US $2.400 millones) era administrada por medio de este sistema, mientras el otro 84% estaba o aun está, en paraísos fiscales».

«Y lo más irrisorio», prosiguió, «es que fue el mismo Piñera durante una entrevista este año, quien declaró que los paraísos fiscales debieran desaparecer, pues muchas veces se utilizan para actividades reñidas con la ley y con la moral, como el lavado de dinero u ocultamiento de dineros que provienen del narcotráfico o el crimen organizado. O muchas veces se utilizan para evadir impuestos. y por tanto, yo sí creo que debiesen desaparecer los paraísos fiscales, y que las finanzas internacionales debieran ser más transparentes de forma tal de evitar que esos paraísos fiscales sean mal utilizados para actividades ilegales o para evasión de impuestos».

«De esta forma», indicó Alejandro Navarro, «lo más lógico es que Sebastián Piñera sea coherente con lo que planteó, y traiga de vuelta a Chile su fortuna para que pague impuestos como lo hacen los ciudadanos y ciudadanas de este país».

«Pues tanto las Naciones Unidas, como la Unión Europea, el Banco Mundial y el Grupo de Acción Financiera Contra el Blanqueo de Capitales, han dictaminado que las sociedades offshore de los paraísos fiscales, no solo facilitan el lavado de dinero, sino que propician acciones tales como el narcotráfico y el terrorismo, ya que incluso las mayores entidades terroristas de estos tiempos, ISIS y Al Qaeda, se siguen beneficiando de ellas para blanquear dinero», manifestó el congresista.

«Por ello hemos presentado un proyecto de Reforma Constitucional», continuó Navarro, «el que tiene como fin dictaminar que de ahora en adelante, sea una inhabilidad para quien quiera ser Presidente de la República, o busque ejercer un cargo de representación popular o de funcionario público, quien durante los 5 años previos a la elección o durante su mandato, mantenga por sí o por intermedio de terceros o empresas relacionadas, inversiones en paraísos fiscales o en empresas offshore».

«Por tanto, espero que así como Carlos Bianchi, quien ya le dio su firma a esta moción, más senadores se sumen, en especial los candidatos presidenciales, Alejandro Guillier y Manuel José Ossandon, a quienes se lo he pedido públicamente en sala. Así, veremos quienes son verdaderamente lo que están por resguardar el interés nacional y avanzar en el combate contra la desigualdad», finalizó el legislador del Partido País.

{source}
<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

Diputado Soto oficia al SII para conocer si Piñera se acogió a «perdonazo» tributario repatriando capitales desde las Islas Vírgenes

El diputado PS Leonardo Soto ofició al Servicio de Impuestos Internos (SII) para establecer si Sebastián Piñera se acogió al sistema voluntario y extraordinario para declarar rentas y bienes en el extranjero que, estando afectos a impuestos nacionales, no hayan sido oportunamente informados y gravados.

Lo anterior, luego de salir a la luz pública que la sociedad que administra los fondos del ex Presidente fuera de Chile, Bancard International Investment, tiene sede en las Islas Vírgenes Británicas, territorio considerado como un «paraíso fiscal».

«La Reforma Tributaria permitió hasta el 31 de diciembre que los contribuyentes que reconocieran haber incumplido estas obligaciones regularizaran su situación pagando un impuesto especial del 8%, generando con ello una importante repatriación de capitales», explicó el diputado Soto.

«Creo relevante, para la transparencia en la función pública, conocer si el ex Presidente se acogió a esta especie de ‘perdonazo’, al tratarse de alguien que pudo no pagar los impuestos correspondientes mientras ejercía la primera magistratura de la nación», añadió el legislador socialista.

En el oficio enviado al SII se solicita informar si Sebastián Piñera, sus sociedades o su núcleo familiar «se acogieron al beneficio del artículo 24° transitorio de la Ley N° 20.780, para regularizar o declarar capitales, bienes, rentas y divisas ubicadas en el extranjero», detallando si estas provienen o se encuentran «en las Islas Vírgenes Británicas u otros territorios considerados paraíso fiscal».

Asimismo, el documento solicita especificar si dichos contribuyentes están «directa o indirectamente vinculados con sociedades ‘offshore’ radicadas en paraísos fiscales, especialmente, en las Islas Vírgenes Británicas».


Piñera, enchufado a un terminal de Bloomberg en La Moneda

Juan Pablo Barros
28/07/2010

Un flaco favor terminó haciéndole el conservador periódico inglés Financial Times al presidente Sebastián Piñera. Resulta que por lanzarle flores, lo echó al agua. El matutino británico, enfocado (como su nombre lo anuncia) a los especuladores e inversionistas de la “City” de Londres, publicó una elogiosa entrevista a Piñera el 21 de julio.

Allí se presenta el caso de un colega de los lectores, que ha logrado convertirse en presidente de un país del Tercer Mundo. Un “gerente trabajólico, un hiperkinético Nicolas Sarkozy sudamericano”, dice el texto del periodista Jude Webber.

Pero, se desliza un detalle de la rutina diaria del mandatario, que podría complicarlo después de cinco meses de esforzarse por convencer al país de que se ha alejado de los negocios privados y que ha decidido someterse a un “fideicomiso voluntario”.

Piñera tiene en su despacho presidencial de La Moneda la herramienta favorita del gran especulador bursátil: un terminal de Bloomberg.

“Tiene una calculadora a mano, un bloc de notas garabateado con números frente a él y un terminal Bloomberg”, dice textualmente la introducción de la entrevista. ¿Pero qué es una terminal de Bloomberg? Pues es un computador dedicado, que muestra en tiempo real información sobre el desempeño de acciones, y otros instrumentos de inversión privada en diferentes mercados del mundo. Un resumidero de todos los datos que un especulador requiere para incrementar su capital personal. Y la máquina no sólo entrega información, sino que permite realizar compra-venta en línea.

Algunas alarmas sonaron en la prensa independiente. Periodistas de El Mostrador preguntaron a La Moneda por el terminal de Bloomberg. En palacio se hicieron los locos y negaron que hubieran contratado el servicio e incluso consiguieron el mismo día una carta de la empresa negando que tuvieran contrato con alguna de las reparticiones del lugar, no aclarando si el presidente es cliente privado de la compañía.

Pero la periodista Francisca Skoknic, del informado sitio de periodismo de investigación CIPER Chile, se comunicó directamente con el reportero Webber, del Financial Times, quien reafirmó el dato.

“Me confirmó que fue el propio Presidente quien en el mismo despacho le dio la información publicada: cuando le preguntó si una de las pantallas era de Reuters, Piñera le respondió que no, que era Bloomberg”, cuenta Skoknic en un artículo.

Por ahora, el panorama relativo a este tipo de situaciones es complejo. Tenemos dictados de Contraloría que no han resultado tajantes en separar el lucro privado de la gestión pública, contentándose con una literalidad legal exasperante. Porque el Contralor, al ceñirse a la letra, termina por proponer enredadas paradojas a la sociedad. Nos aclara a todos que Ruiz Tagle, en su calidad de accionista de Colo Colo, podía ser subsecretario de Deportes, siempre no que tomara decisiones sobre el deporte más popular del país. Lo que era como decir: puede ser subsecretario, mientras no haga cosas de subsecretario.

Por si eso no bastara, sigue hibernando en el Congreso el proyecto de ley de fideicomiso ciego, que hasta ahora no ha podido ser aprobado; por falta de voluntad política, expresada bajo la fórmula de todo tipo de excusas técnicas.

Así que, de acuerdo a los primeros análisis, Piñera “sólo” estaría faltando a su palabra. Porque, pese a anunciar que se desentendería de su propia fortuna (salvo por Blanco y Negro), que las corredoras de bolsa designadas manejarían su patrimonio sin interrumpir su dedicación exclusiva al cargo, el Presidente sigue permanentemente atento y enchufado a los vaivenes de acciones e instrumentos de inversión específicos, que sólo sirven para ser negociados.

Se trata de variaciones particulares de precios en los redondeles y bolsas electrónicas, que en ningún caso pueden considerarse información económica general, relativa a decisiones gubernativas. Y, por si fuera poco, el Presidente realiza esta actividad, no en su casa, sino que en una oficina fiscal, que es nada menos que La Moneda.

Para resumirlo de manera menos indirecta, de acuerdo a lo informado por el diario británico Financial Times, el Presidente ha mentido.
 
Basta con eso para que, otra vez, la anhelada y cacareada dignidad del cargo se aleje de su persona. Porque, como muchos analistas han hecho notar, los ciudadanos no sólo esperan que el primero de sus funcionarios públicos se contente con mantenerse al filo de lo legal. También exigen –razonablemente- un comportamiento que se encuentre ampliamente dentro del área de lo que todos consideran ético.

El consenso social dice que no es correcto mentir. Ni confundir -en un mismo espacio y tiempo- actividades de naturaleza tan ajena (por no decir antagónicas e incompatibles) como la especulación de bolsa y el servicio público.

Porque quien, como un presidente, tiene que tomar decisiones que afectan a los mercados todos los días, está en inmejorable situación para lucrar de cada uno de los actos oficiales que realiza en calidad de representante de la soberanía popular.

Esta connivencia de preocupaciones, esta permanente tentación del apostador bursátil, no solamente podría distorsionar las decisiones del Ejecutivo. También, inevitablemente, terminan de prostituir todo el sistema representativo democrático, que (con sus innegables falencias) ha costado sangre y sudor al país.

Lo increíble es tener que rebobinar al punto de tener que aclarar hasta esto. Sobre todo a personas adultas que, sospechamos, lo tienen perfectamente claro.

Fuente: The Clinic

DEJA UNA RESPUESTA