Como podía esperarse, los jefes del Ejército y de la Iglesia Católica aprovecharon el Te Deum y la conmemoración de la Independencia, con varias actividades castrenses, para reivindicar sus posiciones institucionales, aunque omitieron referirse a serias situaciones que afectan a ambas entidades.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

El comandante en jefe del Ejército, Humberto Oviedo, defendió los multimillonarios gastos militares que tienen a Chile entre los países que más gastan en armas a nivel latinoamericano, y lo atribuyó a una tesis que ya parecía superada: problemas económicos, fronterizos e ideológicos en la región. También justificó la mantención del secreto de dineros fiscales que financian a las Fuerzas Armadas y, tácitamente, defendió la existencia de la Ley Reservada del Cobre, que le da a los militares el 10% de los recursos provenientes de la venta del mineral chileno.

    <script type=»text/javascript»>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

En tanto, Ricardo Ezzati, jefe de la Iglesia Católica, volvió a ir en contra del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo por tres causales, apelando a una “profunda conciencia” de la ciudadanía. Y, como se esperaba, para no quedar atrás de la Iglesia Evangélica, que realizó su Te Deum hace una semana, el prelado también abogó por pensiones dignas para los jubilados del país.

La mirada belicista de Oviedo

Humberto Oviedo, en una declaración sorpresiva por la tesis que se ve está instalada en el alto mando castrense y que parecía superada en estos tiempos, dijo que América Latina “es un área donde aún perviven conflictos de carácter limítrofe y económico, debido, entre otros motivos, a particulares interpretaciones de tratados y a aspectos ideológicos”.

Obviamente que la referencia a las fronteras tienen que ver con las demandas de Bolivia y Perú, con lo que activa el criterio de que en ambos países podría estar el origen de un conflicto armado con Chile. Y lo de “aspectos ideológicos” implícitamente tendría que ver con la existencia de gobiernos progresistas, socialistas, de izquierda y bolivarianos en el continente, lo que siempre ha sido considerado como una amenaza por los militares chilenos.

El jefe del Ejército también habló de “un espacio que por los riesgos y amenazas transnacionales latentes, es propenso a la inseguridad”. En el cual estaría inscrito Chile.

Oviedo justificó que es necesario “reducir riesgos que pueden llegar a afectar nuestro normal desarrollo, como también cualquier amenaza externa que pudiera afectar la integración y soberanía regional”.

En ese marco, reivindicó que “los 100 años de paz sostienen una inversión, estar en paz tiene un costo y hemos sido capaces de administra la paz”. En la línea de reforzar los altos ingresos monetarios para las Fuerzas Armadas (FFAA), indicó que “lo que hay que resguardar son esas capacidades militares”. El comandante en jefe recalcó la tesis de dar señales a otros países y otros gobiernos del continente:“El hecho de que las Fuerzas Armadas tengan un potencial bélico que sea conocido, hace y lleva a un proceso de disuasión respecto de cualquier actividad que, eventualmente, pudiera generar otra área de crisis”.

De manera implícita, Humberto Oviedo insistió en defender las platas del cobre que le llegan a los militares de manera reservada a través de la ley del cobre, hoy en discusión en el país. “Hay líneas dentro del financiamiento de las Fuerzas Armadas que son secretas y se mantendrán así. Sin embargo, para el Parlamento o la Contraloría General de la República son totalmente abiertas y conocidas”.

El “se mantendrán así” quedaron como palabras abiertas al debate que se están dando respecto a la Ley Reservada del Cobre.

El jefe del Ejército sostuvo que “en tiempos en que pareciera prevalecer en la sociedad un modelo de comportamiento asociado al individualismo y al relativismo valórico, resulta imprescindible continuar profundizando nuestro perfeccionamiento, conscientes de aquel principio que dice que un ejército se hace grande gracias al valor de sus componentes”.

Pese a esas alusiones, Humberto Oviedo no hizo la menor mención en sus mensajes a la ciudadanía -reivindicando el gasto militar y el secreto de los dineros para las FFAA- al millonario fraude cometido por oficiales y suboficiales de su institución con dineros de la Ley Reservada del Cobre, ni las investigaciones al ex comandante en jefe, Juan Miguel Fuente-Alba por enriquecimiento ilícito y otras irregularidades, ni al otro ex jefe de la institución, Juan Emilio Cheyre, por un caso de violación a los derechos humanos. Situaciones que, en palabras de Oviedo, están asociadas al individualismo al relativismo valórico; en este caso, practicado por altos jefes del Ejército.

En las palabras del jefe del Ejército en entrevistas a la prensa y puntos de prensa, enviando un mensaje al país, no hizo alusión alguna de los casos judiciales en contra de miembros del Ejército que están en manos del Ministerio Público y de la Fiscalía Militar.

Omisión absoluta de Humberto Oviedo sobre situaciones críticas de su institución, de conocimiento público.

La reivindicación política de Ezzati

Ricardo Ezzatti, jefe de la Iglesia Católica, aprovechó el Te Deum, para hacer una reivindicación política. Delante de la Presidenta Michelle Bachelet y autoridades de gobierno, criticó un proyecto de ley del Ejecutivo, como lo viene haciendo  hace meses. Expresó: “Desde lo más profundo de nuestra conciencia de hombres y mujeres que buscan unir fe y razón, esperamos que crezca el debido reconocimiento y respeto al derecho de la vida, desde la concepción a la muerte natural”.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Una alusión tácita a que de parte del gobierno y de quienes comparten el proyecto de interrupción de embarazo en caso de inviabilidad del feto, violación y peligro de vida para la mujer, habría un rechazo al respeto a la vida.

El Arzobispo de Santiago, en una maniobra comunicacional, no se quiso quedar atrás del planteamiento hecho hace una semana por las autoridades de la Iglesia Evangélica, y dijo que en la Iglesia Católica “deseamos pensiones dignas para los jubilados”.

Una vez más, Ezzati quiso aparecer liderando posturas en relación crisis del sistema político y del sector empresarial, sobre todo por casos de irregularidades, y declaró en el Te Deum que “buscamos una praxis política y empresarial libre de corrupción”.

El prelado reflexionó luego que “vivimos una época marcada por un severo espíritu crítico”, donde “el escrutinio público es riguroso y las exigencias son, cada día, más altas”.

Ricardo Ezzati reconoció que “muchas cosas que, décadas atrás, se toleraban, se consideraban normales o se pensaba que eran una fatalidad, hoy felizmente se consideran inaceptables. En este sentido, el agudo sentido crítico de la sociedad actual implica un importante paso adelante, del que nos debemos alegrar”.

El tema es que nunca ligó esas situaciones a las graves hechos vividos en la Iglesia que están en el escrutinio público, que antes se toleraban y que hoy se critican, como los casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes y jerarcas de la Iglesia, los conocidos casos de pedofilia, de adopciones ilegales promovidas al menos por un sacerdote, casos de miembros de la Iglesia que cometieron delitos sexuales y no fueron juzgados por instancias de la justicia.

El jefe de la Iglesia hizo referencias a situaciones negativas del sector político y empresarial, pero no hizo la más mínima referencia a hechos deleznables cometidos por  sacerdotes católicos.

Así, en el caso de Humberto Oviedo y de Ricardo Ezzati, se conocieron sus reivindicaciones institucionales, cuestionamientos a otras posiciones, pero ningún mensaje a la ciudadanía sobre serios problemas que han cruzado al Ejército y a la Iglesia Católica.

    <script type=»text/javascript»>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

Fuente: El Siglo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here