En un informe a la SEC, con el fin de presentar una oferta pública de acciones, el grupo Laureate, propietario de la Universidad Andrés Bello, Universidad de Las Américas, Universidad de Viña del Mar, del instituto profesional AIEP, de la escuela de negocios IEDE y la Escuela Moderna de Música, revela su plan de negocios, en el que reconoce ser una empresa con fines de lucro, lo cual produjo inmediatas reacciones en Chile.

 

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Salida a la bolsa de Laureate en Estados Unidos devela su modelo de negocio en Chile

Juan Pablo Sallaberry

El grupo controlador de las universidades Andrés Bello, de las Américas y Viña del Mar, presentó en Estados Unidos una Oferta Pública Inicial de venta de acciones. En su informe ante el SEC abordan en extenso la situación de Chile y los riesgos que supone para los estados financieros del grupo la reforma a la educación superior que se tramita en el Congreso.

“Estimados futuros inversores”. Así comienza la carta con que el magnate Douglas L. Becker anuncia su intención de que Laureate Education Inc, la cadena internacional de universidades que él fundó hace 25 años, comience a transar sus acciones en la bolsa de valores.

“Doug”, como le conocen en Estados Unidos, – y quien iniciara su carrera en el mundo de los negocios a los 19 años y sin tener estudios universitarios -, a través de la filial Laureate International Universities, consiguió levantar un imperio que hoy suma 87 instituciones de educación superior en 28 países, con 1 millón de estudiantes a nivel mundial. Sólo en Chile, más de 177 mil alumnos cursan alguna carrera en los cinco establecimientos que el grupo controla en el país: las universidades Andrés Bello (UNAB), De Las Américas (UDLA), la de Viña del Mar (UVM), el instituto profesional AIEP, la escuela de negocios IEDE y la Escuela Moderna de Música.

“Durante mucho tiempo no teníamos una manera fácil de explicar la idea de que somos una empresa con fines de lucro, pero con el profundo compromiso de beneficiar a la sociedad (…) nuestra cultura combina la ‘cabeza’ de un negocio en crecimiento, eficiente y responsable, con el ‘corazón’ de una organización sin ánimos de lucro”, relata Becker en la carta. Allí remarca que la inminente salida a la bolsa, tras diez años de permanecer como una compañía privada, les permitirá recaudar mayor capital para seguir su misión declarada: aumentar  la cobertura de educación superior en países en vías de desarrollo.  

Para este fin acaban de convertir a Laureate en una “Benefit Corporation”, una empresa con el compromiso certificado de crear impactos positivos en la sociedad.

“Reconocemos que algunos inversores en empresas públicas están enfocados en resultados a corto plazo, pero ese no es nuestro enfoque. Con una visión a largo plazo vamos a equilibrar las necesidades de los accionistas con las necesidades de los estudiantes y comunidades”, asegura el CEO de Laureate.

Su declaración es parte del detallado prospecto de 585 páginas que Laureate Education Inc entregó al Securities and Exchange Commision (SEC), de Estados Unidos, organismo equivalente a la Superintendencia de Valores.  El informe donde se transparenta toda la estructura, situación financiera, riesgos y modelo de negocios de la compañía, fue publicado en su versión más actualizada el pasado 20 de mayo de 2016 y es uno de los requisitos previos de la estricta legislación estadounidense para poder transar en la bolsa.

La Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés) ha sido ampliamente reportada en las últimas semanas por la prensa norteamericana. No sólo por sus alcances económicos si no también políticos: el vínculo de ex Presidente Bill Clinton con Laureate International Universities, de la cual fue canciller honorario hasta abril de 2015 recibiendo un pago de US$ 16, 5 millones, convirtió a la educación con fines de lucro en un tema de campaña en las presidenciales estadounidenses y derivó en una serie de acusaciones cruzadas entre el comando de Donald Trump y el de Hillary Clinton (ver nota secundaria).

El riesgo Chile

    <script type=»text/javascript»>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

El informe que Laureate entregó al SEC deja en evidencia el peso estratégico que tienen las universidades chilenas para el grupo internacional. Con 249 menciones, Chile es el país más nombrado en el documento. Allí se aborda en detalle los ingresos que generan las instituciones chilenas, los modelos de financiamiento, el sistema de Crédito con Aval del Estado (CAE) que rige en el país, así como los riesgos económicos que supone para los controladores las reformas a la educación superior que se discuten en el Congreso. También se menciona como “riesgo” la investigación que lleva el Ministerio Público por eventual lucro en sus universidades, ya que daña la reputación de Laureate, sostienen.

En el capítulo titulado “Our Business” (“Nuestro Negocio”), el informe explica que el mercado global de la educación superior generó sólo en 2015 ingresos por US $ 1,5 billones. “Creemos que el mercado global de la educación superior presenta una atractiva oportunidad a largo plazo. El crecimiento de la población de clase media y los recursos limitados de los gobiernos crean importantes oportunidades para las instituciones privadas de alta calidad”, se señala.

En ese marco, Laureate se presenta como líder de este mercado, con 16 años consecutivos de incremento en el número de matrículas. Expandiéndose entre 2007 y el 31 de marzo de 2016 a 11 nuevos países, con 100 nuevos campus y reclutando 700 mil nuevos alumnos, lo que ha significado un crecimiento promedio de los ingresos de 9,3% anual. En el último año registra ingresos totales por US $ 4.312,6 millones y una utilidad de operación de US $ 379,7 millones.

América Latina representa el 56% de los ingresos de la red y Chile juega un papel importante. En la tabla de ingresos externos, principalmente por concepto de matrícula y aranceles de los estudiantes, las instituciones de Laureate en Chile registran el 2015 ingresos por US$ 536 millones, sólo superado por Brasil US$ 672 millones, México US$ 678 millones y EE.UU US$ 731 millones.

En otro gráfico Chile lidera en el grupo el ranking de activos de larga duración, como equipamiento, que el 2015 eran valorados en US$ 374 millones.

Pero el ingreso que registran los planteles chilenos ha ido disminuyendo en los últimos años. Según explica el informe esto se debe en parte a situaciones como que le quitaran la acreditación a la Universidad de las Américas entre 2014 y 2016, lo que significó disminución de matrículas y pérdidas calculadas en US$ 24 millones. Asimismo la UNAB ha sufrido un deterioro en su marca comercial y problemas como el retraso en la inauguración de un campus, que equivale a una pérdida de US$ 31 millones.

El informe de Laureate sostiene que debido a la incertidumbre que existe en Chile por el proceso de reformas se han reducido las proyecciones y el ingreso de capital en la UNAB.

Sobre los proyectos de educación superior, el documento relata en extenso toda la tramitación desde las protestas estudiantiles del 2011 y el programa de gobierno de Michelle Bachelet el 2013, hasta la más reciente discusión en el Ministerio de Educación. Bajo el título “factores de riesgo relacionados con nuestro desarrollo comercial y político en Chile”, el informe de Laureate advierte en varias oportunidades que las medidas anunciadas, de ser aprobadas, “podrían generar un efecto adverso en nuestros resultados de operación y situación financiera”.  

Así lo señalan, por ejemplo, ante los proyectos de la superintendencia de educación, la creación del administrador provisional para las universidades y las medidas para terminar con mecanismos que permitan el lucro o traspasos de dinero a empresas relacionadas.

“Si bien creemos que todas nuestras instituciones en Chile están operando en el pleno cumplimiento de la legislación chilena, no podemos predecir el grado o el resultado de las reformas educativas en Chile. Dependiendo de cómo se definan e implementen estas reformas podría haber un efecto adverso en nuestro negocio”, sostienen.

Beneficios económicos

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Las universidades chilenas y otras que operan en países que prohíben el lucro en la educación superior (India, China, Turquía, Honduras y Ecuador) están calificadas en el informe como entidades de interés variable VIE.

En la contabilidad de la sede central del grupo en Estados Unidos son clasificadas como “con fines de lucro”, en apego al Generally Accepted Accounting Principles (GAAP), la normativa contable que utilizan las empresas con sede en EE.UU y que son cotizadas en Wall Street. Según detalla el informe, “Laureate consolida en sus estados financieros ciertas organizaciones educativas con base internacional que no tienen acciones o derechos de propiedad de capital.

A pesar de que estas entidades educativas pueden ser consideradas sin fines de lucro  en sus países de origen y que operan en conformidad con sus respectivos regímenes sin fines de lucro legales, creemos que no cumplen con la definición de una entidad sin fines de lucro según GAAP y los tratamos como ‘entidades con fines de lucro’ a efectos de contabilidad”.

Aunque estas entidades no pueden declarar dividendos o distribuir sus activos a las entidades que las controlan, Laureate International vende productos y servicios a todas las universidades de la red, incluidas las instituciones VIE, “a tasas, condiciones y precios a un precio igual o inferior al valor de mercado”, afirman.

Entre los servicios que adquieren las universidades sin fines de lucro del grupo controlador se cuentan derechos de propiedad intelectual, apoyo en el diseño curricular, servicios de administración y arrendamiento de bienes raíces.

Tras explicar en detalle la situación chilena y los riesgos que supone para el grupo la nueva legislación, el informe dedica un apartado destacado en negritas que señala: “Nuestro derecho a recibir los beneficios económicos de algunas de las instituciones que están organizadas como sin fines de lucro, puede ser limitado”.

Allí señalan que para efectos contables, si bien estas organizaciones no  tienen propietarios ni accionistas,  “somos el principal beneficiario de estas entidades” a través de la venta de servicios. Pero que está el riesgo que las leyes locales cambien y prohíban estas operaciones comerciales.

“Si no somos capaces de recibir beneficios económicos de estas instituciones, tendría un efecto adverso en nuestros resultados de operación y situación financiera”, afirman.

Laureate Chile se excusó de hacer comentarios a La Tercera sobre el informe, ya que rige un período de silencio legal a partir de la oferta de acciones a través del IPO. Lo mismo hizo Douglas Becker consultado por el Financial Times en Estados Unidos.

Fuente: La Tercera

Ministra Delpiano: «Laureate por algún lado está sacando el lucro»

    <script type=»text/javascript»>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

 

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, reaccionó con preocupación luego de conocerse un informe que detalla el modelo de negocios con el que opera en Chile el grupo Laureate, propietario de la Universidad Andrés Bello, Universidad de Las Américas, Universidad de Viña del Mar, del instituto profesional AIEP, de la escuela de negocios IEDE y la Escuela Moderna de Música.

Consultada esta mañana por la información, Delpiano anunció que pediría «urgente una reunión con el Comité de Inversiones Extranjeras», y opinó que respecto a este tema «es necesario un estudio en derecho, llevarlo a ese nivel».

«Lo que hemos visto hoy día en la prensa son empresarios norteamericanos que están invirtiendo una cantidad de recursos muy grande en el país y, por lo tanto, por algún lado están sacando el lucro, ¿me entiende?», señaló la ministra ante periodistas.

En este caso «ya no es investigar una tal o cual universidad. Creo que el tema amerita ir más arriba», subrayó Delpiano.

Reaccionó también a la información de prensa José Rodríguez, rector de la Universidad Andrés Bello, quien aseguró a radio Cooperativa que la posible salida a la bolsa del holding no afectará en nada a su operación en Chile.

«Laureate es Laureate y la Universidad es la Universidad Andrés Bello, somos entidades distintas. Esto no afecta para nada nuestra acción. Además, Laureate antes de 2007 estaba en la bolsa y después de 2007 se salió de la bolsa en Estados Unidos, y eso no afectó para nada la operación de la Universidad», dijo Rodríguez.

«Ahora vuelve a estar en bolsa, pero no va a afectar para nada. De hecho, no hemos recibido ninguna orden ni contraorden en nuestra forma de operar», señaló Rodríguez.

Una mirada distinta ofreció Fabián Ceballos, vocero de los alumnos de la UNAB, quien cree que lo observado confirma «cómo este grupo controlador está actuando y operando en el país a través de la mercantilización de la educación, viendo a la educación como un negocio y no como un derecho social».

«Condenamos absolutamente la actitud que está tomando hoy en día Laureate al salir a la bolsa y a cotizar nuestro dinero, nuestros sueños y nuestras oportunidades», señaló el estudiante.
subir

Al asunto también se refirieron en redes sociales los ex dirigentes estudiantiles y actuales diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson.

«A confesión de partes, relevo de pruebas. Lo responsable es llamar con fuerza a no matricularse en 2017 en Laureate», escribió Jackson en Twitter, quien en otro mensaje planteó: «Estudiante d 4to medio. Si no quieres tener incertidumbre en tu ciclo d educación superior, corta: #NoElijasLaureate».

«A confesión de parte, relevo de prueba», coincidió Boric en la red social, planteando como un hecho que «el grupo Laureate (controlador de Ues como UDLA y UNAB), lucra».

«Lo de Laureate es inaceptable. Su concepción de educación es modelo d negocio cn altas tasas d rentabilidad. Y eso, a costa d sus estudiantes», escribió luego.

Parlamentarios cuestionan a Laureate y plantean indagar posible lucro

Luego de que se conociera a través de La Tercera que Laureate reveló su modelo de negocios en preparación para su salida a la bolsa en Estados Unidos, y donde reconoce que son «una empresa con fines de lucro», parlamentarios de diferentes bancadas coincidieron en rechazar la situación y exigir que se investigue, pues, de acuerdo a la legislación chilena, no puede haber lucro en la educación.

Con todo, entre los legisladores hubo matices con respecto a cómo enfrentar este escenario.

«Es bastante difícil de explicar que una empresa que saca ingresos, incluya países que no permitan en su legislación esta situación. El Ministerio tiene que hacer cumplir la ley, porque en Chile no puede haber lucro en la educación, tienen que ver cómo están vulnerando la ley», sostuvo el diputado José Manuel Edwards (RN), aunque aclaró que no se opone a que existan entidades con fines de lucro.

«En la medida que hayan organizaciones que aumenten la cantidad de chilenos que estudian, que se aumente la calidad, que mejoren las posibilidades de empleo, me parece que Chile debiera abrirse a este tipo de instituciones», planteó el parlamentario opositor.

Quienes fueron más tajantes en evidenciar su rechazo fueron los diputados de la bancada independiente. «Lo de Laureate es inaceptable. Su concepción de educación es modelo de negocio con altas tasas de rentabilidad. Y eso, a costa de sus estudiantes», comentó en su cuenta de Twitter Gabriel Boric, mientras Giorgio Jackson afirmó que «lo responsable es llamar con fuerza a no matricularse en 2017 en Laureate si no quieres tener incertidumbre en tu ciclo de educación superior», dijo.

En tanto, el diputado Vlado Mirosevic aseguró que el escenario es «una vergüenza. Nos están viendo la cara».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here