Una rebelión en el Área de Salud Mental de Santiago del Servicio Médico Legal se desató luego de que el equipo completo de esta entidad solicitara al Director Nacional, Juan de Dios Reyes Magallanes, que cesara en sus funciones al perito Italo Sigala Romele, quien dictaminó en enero de este año, a petición del ministro Mario Carroza, que Ariosto Lapostol Orrego era inimputable dado que se encontraba “enajenado”. Tras detectar otros casos similares, iniciarán un paro para exigir la salida de Sigala.

Caso Caravana: Paro en SML por perito que dictaminó erradamente que exsuperior de Cheyre era inimputable por demencia

Ivonne Toro Agurto

Un errado diagnóstico de un “deterioro cognitivo severo, en el contexto de una demencia senil” que realizó el perito Ítalo Sigala a Ariosto Lapostol abrió una caja de pandora en el área mental del SML. El equipo completo entrevistó a Lapostol y determinó que era imputable, y luego revisó otras causas de Derechos Humanos en que el experto se había equivocado.

Tras ello se pidió al director del SML que removiera al profesional por falta de confianza en sus capacidades. Al no existir respuesta de la autoridad, el área mental iniciará, a contar de este martes, un paro indefinido.

Una rebelión en el Área de Salud Mental de Santiago del Servicio Médico Legal se desató luego de que el equipo completo de esta entidad solicitara al Director Nacional, Juan de Dios Reyes Magallanes, que cesara en sus funciones al perito Italo Sigala Romele, quien dictaminó en enero de este año, a petición del ministro Mario Carroza, que Ariosto Lapostol Orrego era inimputable dado que se encontraba “enajenado”.

Una segunda pericia, solicitada también por tribunales, abrió un nuevo frente: un diagnóstico multidisciplinario arrojó que Lapostol sólo tenía un deterioro cognitivo explicable por su avanzada edad, pero que era capaz de comprender y recordar lo que había pasado.

Producto de este hecho, se inició la recopilación de antecedentes que derivó en que los profesionales de Salud Mental solicitaran la semana pasada, mediante una carta a la que tuvo acceso The Clinic Online, la remoción de Sigala Romele por falta de confianza en el siquiatra dado su proceder en otras causas. Al no existir respuesta de la autoridad, los profesionales realizarán, a contar de este martes, un paro indefinido.

LOS ANTECEDENTES

Previo a la entrega a Reyes Magallanes del documento al que tuvo acceso The Clinic Online, se realizó una reunión en la que participaron, entre otros, el jefe directo de Sigala Romele, Rodrigo Dresdner, el Subdirector Médico, David Montoya, el Director Regional, Jorge Lopez y el Jefe de Gabinete José Valencia.

Posterior a ella, se hizo llegar al director del SML un texto que detalla:

“El Dr. Ítalo Sigala Romele, con fecha 07 de enero de 2016, practicó una pericia a don Ariosto Lapostol Orrego en calidad de procesado en una causa por secuestro calificado que llevan adelante las Ilustrísimas Cortes de Apelaciones de Santiago y La Serena, por una investigación de hechos acaecidos el 16 de octubre de 1973, en relación a sucesos conocidos como ‘La Caravana de la Muerte’. El perito en mención, una vez finalizada su pericia, concluyó que el examinado presentaba ‘un deterioro cognitivo severo, en el contexto de una demencia senil. Esta alteración neuropsiquiátrica – que es progresiva e irreversible- tiene relevancia médico legal: lo incapacita en lo civil, lo hace inimputable y puede ser considerado enajenado’”.

Posteriormente detalla que el 2 de febrero de 2016, el Ministro Don Humberto Mondaca Díaz, Ministro en Visita Extraordinaria (s) de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de la Serena comunicaba a Dresdner que “se ordenó oficiar a Ud. a fin de que se realice un nuevo examen mental al procesado Ariosto Alberto Lapostol Orrego debiendo en esta oportunidad ser examinado por un equipo multidisciplinario, compuesto por al menos un neurólogo y considerando o haciendo mención a antecedentes médicos pretéritos del procesado”.

El Coordinador de la Unidad de Psiquiatría Adultos comunicó acerca de lo anterior al Ítalo Sigala y le encargó que coordinara una reunión clínica para presentar el caso ante el equipo de la Unidad, a fin de dar cuenta lo que instruía la Corte. Durante todo el proceso previo a la reunión clínica el “Sigala presentó una serie de reparos y se mostró renuente a lo indicado por el Dr. Dresdner, siendo este último quien finalmente debió disponer medidas a fin de asegurar, cabalmente, la realización de la reunión clínica del equipo de la Unidad de Psiquiatría Adultos y la coordinación con el Dpto. de Clínica para la realización de la pericia neurológica donde se desempeña el Dr. Hugo Aguirre, médico neurólogo del Servicio Médico Legal”.

Finalmente “en fecha 07 de abril de 2016, en reunión clínica de la Unidad de Psiquiatría Adultos, donde participaron seis psiquiatras además del Dr. Sigala, y cuatro psicólogos; una vez entrevistado y examinado el Sr. Ariosto Lapostol Orrego, por unanimidad los profesionales concluyeron que el procesado no presentaba una demencia sino simplemente un deterioro cognitivo esperable para su edad. La única voz discrepante fue la del Dr. Sigala, quien mantuvo su opinión vertida en el informe pericial previo”.

En el intertanto, en fecha 11 de abril de 2016, Dresdner recibió de parte del Ministro Don Humberto Mondaca Díaz, una copia de la declaración policial voluntaria prestada por el procesado Ariosto Lapostol Orrego en fecha 10 de febrero del mismo año (es decir prácticamente un mes después de haber sido examinado por el Dr. Sigala), “consistente en un texto de tres páginas donde el prestante entregaba un relato coherente y racionalmente adecuado acerca de su versión de los hechos en la causa que llevaba el Ministro (s) de la Corte de Apelaciones de La Serena”.

El 12 de abril de 2016 el Dr. Hugo Aguirre Astorga, neurólogo forense del Servicio Médico Legal junto con la Dra. Gladys Brunetto Mier, médico jefe del Dpto. de Clínica del mismo servicio, emitieron el Informe Médico Legal respecto del examen practicado al Sr. Ariosto Lapostol Orrego en el cual se concluyó que “la evaluación neurológica detectó una disminución en sus funciones cognitivas de tipo inespecífica y acorde a la edad del paciente”.

En fecha 21 de abril de 2016 la Dra. Amelia Correa Parra y el neuropsicólogo Álvaro Aliaga Moore periciaron a don Ariosto Lapostol Orrego concluyendo que “no presentaba alteraciones de relevancia médico legal”.

OTROS CASOS DE DERECHOS HUMANOS

El texto recalca lo ocurrido con la Operación Colombo, en que el agente Nelson Fuentealba Saldías fue periciado por Sigala. Sobre él se detalla que “Sigala concluye que el peritado padecía deterioro cognitivo moderado en el contexto de demencia mixta senil inicial. No obstante, omitió de forma arbitraria dos informes periciales previos realizados por otros tres peritos de esta Unidad, en los que se determinaba que el peritado estaba simulando una enfermedad mental”.

También se detalla que en el caso de una víctima de la dictadura “Sigala establece en sus conclusiones que la examinada-víctima no padece ningún tipo de patología mental. Sin embargo, por indicación del ministro a cargo de la causa, se practica una nueva evaluación pericial a la examinada, esta vez de acuerdo a la Metodología del Protocolo de Estambul, concluyéndose en esta oportunidad que presentaba un Trastorno por Estrés Post-traumático en grado moderado”.

Otro caso cuestionado es el rol del perito en el denominado “Caso Bombas”, donde Sigala se desempeñó en funciones periciales de modo exclusivo para la Fiscalía Regional Metropolitana Sur. En ese contexto “evacuó dos informes periciales reñidos con la ética y la ‘Guía Normativa Técnica Pericial de Salud Mental’. Emitió un informe a una persona contra su voluntad y otro en el cual se pronuncia sobre ‘el móvil criminógeno, modus operandi y tipo de subordinación jerárquica acerca de presuntos involucrados en la colocación sistemática de explosivos’. Ello implicó que se le cursara una anotación de Demérito en su hoja de vida funcionaria.

Por otro lado, con fechas 16 y 21 de junio de 2012 emitió públicamente opiniones respecto de pruebas periciales en el denominado ”Caso Bombas” (que habían sido excluidas por el tribunal de garantía, decisión que también fue ratificada por la Corte de Apelaciones de Santiago), misivas que fueron publicadas en la sección “Cartas al director” del diario “El Mercurio”, lo cual obligó a la Encargada Nacional del Departamento de Salud Mental del Servicio Médico Legal, Dra. Inge Onetto Muñoz, a aclarar en el mismo periódico que las opiniones vertidas por el Dr. Sigala estaban reñidas con la postura oficial del Servicio Médico Legal.

OTROS CUESTIONAMIENTOS

Otros antecedentes que se acompañan en el textos señala que durante los años 2006 y 2011, Sigala recibió llamados de atención de parte de dos jefaturas consecutivas “por trasgredir de modo reiterado una resolución de la Contraloría General de la República en cuanto la incompatibilidad de ejercer funciones como perito del Servicio Médico Legal y paralelamente para la fiscalía, de manera privada”.

En el año 2011, consigna, “se le ingresó una anotación de demérito en su hoja funcionaria por diversas faltas en su función como perito, entre las que se cuenta un retraso de un informe pericial de responsabilidad médica, obtener vales de radiotaxis de modo fraudulento”

En el año 2012 “se le ingresó una anotación de demérito en su hoja funcionaria por diversas faltas en su función como perito” y se le instruyó un sumario administrativo “por faltas graves, que significaron una sanción la que fue refrendada por la Contraloría General de la República. Esto en cuanto a la incompatibilidad de ejercer funciones como perito del Servicio Médico Legal y, paralelamente de manera privada”.

Además se entregan ejemplos en que el médico no habría hecho uso del Protocolo de Estambul.

The Clinic Online intentó contactar al perito Italo Sigala Romele, pero no fue posible obtener una respuesta.

Fuente: The Clinic

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here