El Ejército turco tomó el poder en todo el país, según un comunicado de prensa, emitido esta tarde. «El Ejército se hizo cargo totalmente para restaurar la democracia. Todos los acuerdos internacionales serán vigentes. Esperamos mantener nuestras buenas relaciones con todos los países», señala la nota del Estado Mayor del Ejército. Se desconoce el paradero del Presidente Recep Tayyip Erdogan.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

En un comunicado, afirmaron que «se hicieron cargo del gobierno para restaurar la democracia»; antes, el primer ministro turco habló sólo de un intento de desestabilización. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan «está en un lugar seguro», según informó la filial turca de la cadena estadounidense CNN basada en fuentes oficiales.

La noche llegaba en medio de confusión, con muchos portales de Internet bloqueados y con la televisión estatal en manos de militares, que irrumpieron en el edificio y cortaron las transmisiones.

Por otro lado, la agencia Anadolu afirma que el jefe del Estado Mayor, general Hulusi Akar, ha sido tomado como rehén por un grupo de soldados.

Se temían enfrentamientos en medio de un panorama confuso, impreciso y también tenebroso. A través de un bando, el Ejército de Turquía le ha pedido a la población regresar a sus hogares y mantenerse allí a resguardo.

Temprano, unos inesperados movimientos de tropas en Ankara y el paso rasante de aviones militares sobre la capital crearon preocupación entre la población de la capital de Turquía, sin que se conozcan aún los motivos del despliegue militar.

Los militares golpistas aseguran haber tomado el control de Turquía

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Un grupo de militares dijo este viernes haber tomado el control de Turquía en un comunicado leído en TRT, la televisión pública. Los golpistas cerraron puentes en Estambul y sobrevolaron Ankara, la capital.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, había reconocido una hora antes el «intento» de golpe de Estado por parte de sectores de las Fuerzas Armadas. «Se trata de un grupo dentro del Ejército que se ha alzado», dijo el jefe de gobierno, quien admitió que esos militares habían «rodeado algunos edificios importantes». «Quienes lo han hecho pagarán un alto precio. No haremos concesiones en la democracia», prometió Yildirim.

Poco después, los militares sublevados se hicieron con el control de la televisión, desde la que comenzaron a lanzar mensajes. Según ese comunicado, han decretado el toque de queda y los aeropuertos han sido cerrados.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan animó a la población en CCN Türk, a través de Facetime, a tomar las calles y las plazas para dar una respuesta a este intento de sublevación. Erdogan dijo que no creer que los golpistas vayan a tener éxito.

«Tarde o temprano será eliminado. Voy a volver a Ankara», agregó el presidente, quien se encuentra de vacaciones fuera de la capital turca.

Alarmada por las noticias que llegaban desde Turquía, Rusia llamó a evitar un derramamiento de sangre y a solucionar los problemas en el marco constitucional. El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, aseguró también estar enterado y dijo esperar «paz y estabilidad». Trascendió que Barack Obama también está al tanto de lo que ocurre.

Una agencia progubernamental asegura que el jefe del Estado Mayor ha sido tomado como «rehén» de los golpistas en un cuartel militar de Ankara. Pese a estas informaciones, una fuente presidencial dijo que el presidente Erdogan sigue en el poder y que no tolerarán «intentos para socavar la democracia».  

En Ankara también se han podido escuchar disparos, de acuerdo con testigos citados por la agencia de noticias Reuters. Esta misma agencia informó de que una fuente presidencial urgió al mundo a solidarizarse con el pueblo turco.

La agencia turca Dogan señaló que numerosas ambulancias habían acudido al cuartel central del Estado Mayor donde según testigos se habían oído tiroteos.

Según el diario digital T24, el edificio donde se halla el centro de los servicios secretos turcos había sido tiroteado desde un helicóptero.

Un gran contingente de policía se ha desplegado en Ankara y ha cerrado los accesos a la céntrica plaza de Kizilay.

Al mismo tiempo, unidades de la Gendarmería cerraron las dos puentes sobre el Bósforo en Estambul, impidiendo todo tráfico de la parte asiática a la europea de la ciudad, informa la cadena NTV.

También se han desplegado tanques cerca del aeropuerto de Atatürk en Estambul, agregó la misma emisora. Todos los aeropuertos del país están cerrados, según la televisión oficial turca.

El Estado Mayor del Ejército asegura haber arrestado a la cúpula del Gobierno turco

El Ejecutivo turco ha sido detenido por las fuerzas militares golpistas, según un comunicado del Estado Mayor del Ejército turco enviado a los medios locales.

En ese mismo comunicado se asegura que después del golpe militar se seguirán manteniendo las mismas relaciones internacionales que hasta ahora. Por otro lado, el presidente del país, Recep Tayyip Erdo?an, no habría sido apresado por los militares y se encuentra sano y salvo, según medios locales.

La tarde de este viernes, el Ejército turco impuso la ley marcial a lo largo y ancho de todo el país, desplegando tanques en las autopistas de acceso a Estambul y Ankara, apoyados por blindados, cazas y helicópteros del Ejército, bloqueando las redes sociales Facebook y Twitter. A pesar de que los medios locales cuentan con muy poca información oficial, las redes están repletas de testimonios sobre la presencia de aviones militares F-16 y varios helicóptros y el bloqueo de dos puentes sobre el estrecho de Bósforo en Estambul.

Por su parte, el primer ministro turco, Binali Yildirim, afirmó ante la prensa que el Gobierno aún trabaja con normalidad y que no se permitirá que triunfe el levantamiento perpetrado por «militares actúan por su propia iniciativa», informa Haaretz.

Mientras tanto, la capital turca, Ankara, se encuentra sumida en el caos. Helicópteros militares sobrevuelan Estambul y su aeropuerto internacional se encuentra cercado por tanques militares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here