Medios Electrónicos vs. Redes sociales: La Guerra de los Mundos

0
1148

De forma cada vez más evidente, se está llevando a cabo una guerra de dos mundos: la guerra entre los medios electrónicos y las redes sociales como instrumentos de información, comunicación, formación y reacción. Es una guerra que marca el ritmo de lo político y lo social en el mundo. En México esta guerra ya está a la vista y cada una de las partes exhibe su fuerza y su influencia social.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Hasta no hace mucho los medios electrónicos predominaban en materia informativa. Cierto que la fortaleza histórica de los medios impresos sigue vigente, aunque cada día tienen que mostrar su eficacia en medio de formas de comunicación diferentes (v. la discusión de Umberto Eco sobre la preeminencia del papel frente a medios electrónicos y redes sociales), aunque lo que importa ahora es la confrontación entre electrónicos y redes sociales para medir su impacto.

En primer lugar, durante años, la radio fue una fuente informativa de primerísima línea, todavía hasta los años cincuenta era un medio de información indispensable, y muy particularmente en estados y comunidades a las que su único medio para estar informados era la señal radiofónica; poco después,a principios de los cincuenta, la televisión llegó para arrasar y en tanto la población se incorporaba a la recepción de la imagen, también iba conociendo de forma más próxima e inmediata lo que ocurría en el país y el mundo.

Durante muchos años la confronta por estar informados se daba entre los medios impresos y los electrónicos, y en algún momento de hecho se complementan.

Ya con la llegada del siglo XXI apareció de forma insospechada una nueva forma de información e intercomunicación: la internet y con ésta vía las ya instaladas redes sociales en nuestro nuevo mundo: otro mundo de la comunicación.

De pronto la socialización de la información y la participación crecieron como la espuma. Todo aquel que contaba con internet podía incorporarse a las redes sociales como Twitter, Facebook, Linkedin, GooglePlus… y muchas más, aunque las dos primeras siguen siendo predominantes en el mundo.

Según un informe reciente de ComScore, el público latinoamericano con internet ocupa 8.6 horas al día conectado a redes.

“Esto significa que los latinos pasan casi cuatro veces más tiempo frente a las redes que los asiáticos; además están por encima del promedio de usuarios europeos y estadounidenses. De estos son mujeres quienes pasan más tiempo socializando en la red; 8.2 horas hombres y 9 horas mujeres.

Según el mismo informe, México se encuentra por encima del promedio de América Latina en el uso social media, con un alcance de 98.2 de los usuarios de Internet, por encima de Rusia, Turquía, Perú y Chile.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

En tanto la televisión mexicana sigue la vía tradicional y hace movimientos estratégicos para su comercialización e influencia política y social, mientras que las redes sociales irrumpen, informan y opinan, particularmente en las dos grandes redes: Facebook y Twitter.

Y en este mundo nuevo son los jóvenes hasta los 32 años  -promedio- los que se ubican en el más alto rango de intercomunicación.

Por ahora la radio y la televisión impactan en las urnas más que las redes sociales. En estas redes es donde se ubica a un público más crítico, contestatario e, incluso, radical hacia la izquierda; no obstante este público mayoritario no acude a las urnas y se conforma con participar con sus ‘like’ mientras que el público mayor de edad de radio y televisión sí acude.

De ahí lo que pudo impactar en la nueva conformación conservadora de muchos países, incluso la, digamos, derechización de México en las elecciones del 5 de junio pasado.

Si, en las redes hay cada vez más una conciencia crítica de lo que pasa y lo que ocurre en el país, sin embargo lo ideal es que esa reflexión cotidiana y múltiple se exprese en las urnas y le den a los procesos electorales de México un tono aún más participativo, riguroso y democrático para la formación de gobierno y sus leyes.

Este es el ideal. Ojalá en las elecciones de 2018 esta novedad sea eso: la novedad democrática.

DEJA UNA RESPUESTA