Si la sociedad lo sigue permitiendo, resulta que en este país terminará gobernado de hecho por el extravagante y espurio Tribunal Constitucional. En efecto, parlamentario de derecha, entre los diputados Nicolás Monckeberg (RN) y Patricio Melero (UDI) y los senadores Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (UDI), recurrieron por segunda vez al Tribunal Constitucional contra la Reforma Laboral, a pretexto de que el veto presidencial «desacata» el primer fallo del TC.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

A mediodía de hoy, un grupo de parlamentarios de lo más rancio de la derecha, acudió al Tribunal Consitucional para presentar un nuevo requerimiento en contra de la reforma laboral, con el fin de impugnar el proyecto de ley que elimina las normas sobre pactos de adaptabilidad y quórums para negociar.

El grupo de cumplidos demócratas, que no acepta el veredicto de mayoría de sus propias cámaras, acusa de «evidente y premeditado desacato» por parte del Gobierno frente al fallo del TC, que impugnó la titularidad sindical y la extensión de beneficios vía afiliación.

El oficio establece que el Ejecutivo, por primera vez y de forma «explícita» habría resuelto desconocer el «efecto vinculante» del veredicto del tribunal. En el también se detallan declaraciones de la ministra Ximena Rincón respecto que el Tribunal Constitucional no puede «obligar» al Gobierno a legislar.

El informe que presentarán hoy fue elaborado por los senadores Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (UDI), y los diputados Nicolás Monckeberg (RN) y Patricio Melero (UDI).

Los argumentos incluyen que el veto elimina solo tres de los cinco pactos de adaptabilidad que propone el proyecto, permitiendo que sean solo los trabajadores sindicalizados quienes puedan hacer uso de los dos pactos restantes.
 
De esta manera, la escalada de la derecha en el abuso del Tribunal Constitucional, constituye un cogobierno de hecho, que la consciencia democrática no puede seguir tolerando.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

En ese contexto, no se entiende la ambigua conducta de parlamentarios de la Nueva Mayoría, como Osvaldo Andrade, que acudió a esa aberrante institución para impugnar el control preventivo de identidad, con lo que en los hechos, la legitima. }

Lo único que cabe hacer es juntar todas las fuerzas y energías para terminar con esa rémora de la dictadura, última trinchera de la derecha

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here