El economista de la Fundación Sol. Gonzalo Durán, criticó el reajuste del salario mínimo que comenzó a regir este viernes. y coincidió con el Obispo de Rancagua, Alejandro Goic, en el sentido de que debe estar en torno a los $ 400 o $ 450 mil.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Respecto a la propuesta liderada por el Gobierno, señaló que «el aumento de casi 39 pesos por hora de trabajo, nos da una señal de alerta y nos confirma que nuestras autoridades no están viendo el real problema que se vive en el mundo del trabajo».

«Alcanza para un kilo de pan al día, para ir y volver al trabajo y para un arriendo básico, muy básico, una pieza», apuntó.

El especialista recordó la propuesta de sueldo ético que presentó el obispo de Rancagua, Alejando Goic.

El sacerdote proponía un sueldo de 400.000 pesos. Dicho monto para Durán «sería el sueldo mínimo que debiese existir en Chile de acuerdo al nivel de desarrollo: el sueldo mínimo debiese estar rondando los 400.000 a 450.000 pesos».

Explica que «países como Bélgica y Holanda cuando eran como Chile, hace 30 años, tenían un sueldo mínimo que era el triple de lo que hoy día tiene nuestro país».

El economista criticó que «cuando vamos a la discusión de fondo, la respuesta más clásica que nos danes que en Chile los salarios se mantienen bajos para tener un espiral dinámico por parte de los grupos dominantes, de los grupos económicos».

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

«En la medida que nuestro país tenga salarios tan contenidos, eso provoca que se aumente el endeudamiento, que tiene casi a 11 millones de personas endeudadas, mucho más de los trabajadores que existen actualmente en Chile, que son aproximadamente ocho millones», añadió.

En esa línea, argumentó que desde el punto de vista de la economía, «los aumentos del salario mínimo impulsan o inyectan de mayor dinamismo a la propia economía. Es una manera de reactivar la actividad económica».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here