A días de su envío al Congreso, el proyecto ha ido sumando cada vez más rechazo entre quienes han accedido a parte de su contenido. Además de la Confech y las universidades privadas, ayer se sumaron los rectores de los planteles estatales.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Pese a que aún no se presenta en el Congreso, el proyecto de ley del Gobierno que reforma el sistema de educación superior enfrenta duras críticas de parte de distintos grupos, que han tenido acceso a parte de su contenido: estudiantes, universidades privadas y últimamente los rectores de los planteles estatales.

Todos tienen fuertes reparos a la iniciativa, que a días de su envío, parece perder cada vez más piso. Que la reforma «aún no está madura» o que «trató de dejar contentos a todos» son algunas de las explicaciones que se han escuchado para el bajo apoyo a un proyecto de ley tan emblemático del Gobierno, y que además fue sociabilizado con distintos sectores.

Estas son las críticas puntuales que formula cada sector.

Confech:

Lucro y gratuidad universal Junto con cuestionar que el proyecto fue elaborado «entre cuatro paredes», sin considerar la opinión de los estudiantes, la principal crítica de los universitarios es que no sanciona el lucro con cárcel (sólo establecería sanciones administrativas) ni prohíbe esa práctica en todos los institutos profesionales y centros de formación técnica. También rechazan que la gratuidad universal esté sujeta al crecimiento económico del país, como ha adelantado la ministra de Educación. A eso se suman críticas al financiamiento y falta de medidas para permitir la democracia al interior de las universidades.

Universidades estatales:

No hay trato preferente Pese a que en un principio apoyaban el proyecto, esta semana, tras conocer más detalles, dieron un giro y le quitaron su respaldo. Afirman que no hay un «trato preferente» para las universidades estatales, como se había prometido, (pese a que el Gobierno insiste que sí hay un trato especial) y critican que se siga financiando «el mercado universitario privado» con fondos estatales, lo que a su juicio consolida la «mercantilización» del sistema de educación superior chileno. También cuestionan que no se incluya ninguna medida para aumentar la matrícula de las universidades estatales.

Universidades privadas:

Ignoradas y discriminadas Las nueve universidades no estatales del Consejo de Rectores aseguran que el proyecto de ley las «ignora» y «discrimina», ya que esas instituciones no aparecen mencionadas entre las prioridades de la reforma. En lo concreto, critican que se omita un apoyo estatal a esas instituciones en términos de financiamiento, pese a que también cumplen un rol público.

También rechazan que el Estado regule los aranceles de las universidades que tengan gratuidad. Universidades privadas: Exceso de regulación Critican el «exceso de regulaciones» que, a su juicio, se imponen a las universidades, lo que afectaría su «autonomía». Rechazan además que el Estado fije los aranceles de todos los planteles que tengan alumnos con becas y créditos fiscales, como el CAE, lo que afecta a la mayoría de éstas. Aseguran que eso repercutirá en que reciban menos recursos, afectando la calidad de la enseñanza.

Rectores: proyecto ley de Reforma a la Educación Superior es la antítesis al programa que fue respaldado por la ciudadanía

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Los rectores de las Universidades estatales consideran que el proyecto de ley de la Reforma a la Educación Superior que el Gobierno presentara al congreso solo “busca consolidar la mercantilización”.

En la reunión del Consorcio de Universidades Estatales (CUECH), representantes del Ministerio de Educación dieron a conocer los  lineamientos generales de la iniciativa de reforma a la educación superior, misma información que también fue entregada a la CONFECH.

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, declaró luego de conocer la propuesta:

“Es terrible. No tiene nada que ver ni con el programa que fue respaldado por la ciudadanía ni con lo que hemos estado pidiendo los rectores”.

Los rectores agrupados en el CUECh señalaron que “con profunda preocupación constatamos que  ninguna de esas propuestas ha sido recogida en la presunta versión final del proyecto que hoy hemos conocido. Esta versión tampoco defiende los postulados iniciales impulsados por el propio gobierno y respaldados por la ciudadanía. Muy por el contrario, este proyecto busca consolidar la mercantilización del sistema de Educación Superior”.

En el día de ayer los rectores de las 18 instituciones que conforman el CUECH respondieron con una dura declaración pública leída por el presidente del consorcio, el también rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi,

Haciendo énfasis en las expectativas que ha generado la promesa presidencial de una reforma a la educación superior, el texto denuncia que, pese a meses de entregar aportes con alternativas al actual sistema, el MINEDUC no acogió sus propuestas.

Según señalan, ninguna fue recogida en la versión que conocieron en la reunión. Los rectores puntualizan que la propuesta “tampoco defiende los postulados iniciales impulsados por el propio gobierno y respaldados por la ciudadanía. Muy por el contrario, este proyecto busca consolidar la mercantilización del sistema de Educación Superior. De aprobarse, se reafirmaría un modelo, existente sólo en Chile, basado en el financiamiento con fondos estatales del mercado universitario privado. Esta consolidación haría imposible la reconstrucción de un sistema público de Educación Superior en nuestro país.”

El rector Ennio Vivaldi señaló que “hay gente interesada en dejar las cosas como están y es gente mucho más poderosa que nosotros a la hora de tomar las decisiones“, para luego calificar el proyecto como “paupérrimo”.

“Hay una tremenda preocupación por cuanto nunca nosotros esperamos que lo que saliera de todo este proceso fuera algo tan deslavado, que no tiene ninguna concordancia con lo prometido en términos de volver a colocar la responsabilidad del Estado en la Educación Superior”, recalcó el rector.

También la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), Camila Rojas, dijo que mantienen las expectativas sobre el contenido de la Reforma, pero sabiendo que hasta ahora no han sido incluidos los planteamientos del movimiento estudiantil, con aspectos básicos como el aumento de la matrícula en las universidades públicas al menos al 50 por ciento.

Por su parte, la Vice presidenta de la FECH Javiera Reyes señaló:

“Seguiremos movilizados porque queremos cambios en la educación. La movilización tiene un objetivo claro que es disputar el contenido de la reforma. Estaremos movilizados el tiempo que haga falta para hacerle entender al gobierno y a quienes no quieren cambios, que los chilenos estamos por el fortalecimiento de la educación pública”.

El próximo martes 5 de julio los estudiantes fijaron una nueva marcha en Santiago y regiones, coincidiendo con el día en que se vota el proyecto de desmunicipalización en el Congreso, además, anunciaron un nuevo calendario de actividades que, aseguraron, “los mantendrá activos y movilizados”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here