Las dudas que se cernían sobre el arranque del ciclo de Juan Antonio Pizzi en la conducción técnica de la selección chilena tuvieron triste confirmación: los progresos que había experimentado una brillante generación de jugadores al mando de dos técnicos de excepción, como Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli, se diluyeron sin dejar herencia.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Chile volvió a su tradicional juego de triangulación intrascendente, juego lateral, ritmo cancino, carencia de un patrón de juego definido, y dependencia de la inspiración individual de sus jugadores.

Dicho juicio difícilmente cambiará aunque Chile pase a segunda ronda, a expensas de un equipo de menor historia y jerarquía como Panamá. Incluso, en el caso de que se clasique para el Mundial de Rusia 1918.

Con ese juego, Chile retrocedió a su histórico nivel de potencia de segundo nivel a escala sudamericana y tercer o cuarto nivel a escala mundial.

Y, conste, con los mismos jugadores.

La angustia ganó ante Bolivia

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Un dudoso penal sancionado en los descuentos le dio un triunfo agónico a Chile ante Bolivia 2-1 este viernes en Foxboro, Estados Unidos.

Para el vigente campeón anotó Arturo Vidal, a los 46 y 90 minutos, mientras que el empate fue obra de Jhasmani Campos, a los 61′.

Chile debió resistir la violencia de la zaga boliviana en el inicio del duelo.

Beausejour, proyectado en labores ofensivas, fue quien sintió el rigor de la zaga altiplánica.

La “Roja” fue al frente, dominó las acciones, pero no llegaba con claridad a la portería de Lampe.

Sobre la media hora, un desborde de Alexis Sánchez dio en la mano derecha de Ronald Eguino, era penal evidente, que el juez Jair Marrujo no sancionó.

Diez minutos más tarde, una mala salida del portero boliviano le dejó la pelota servida a Sánchez, su remate fue sacado desde la raya por Centeno.

Fue la más clara de Chile en el primer tiempo.

Apenas reanudadas las acciones, Mauricio Pinilla desbordó por la izquierda y su centro atrás encontró a Arturo Vidal sin marca y no tuvo más que empujar la pelota dentro del arco.

Sobre el cuarto de hora del complemento, el técnico sacó a Pinilla y envió a la cancha a Eduardo Vargas, mientras que Julio César Baldivieso sacó a Raúl Castro y colocó al talentoso Jhasmani Campos.

Llevaba un minuto en el gramado de juego el 10 de Bolivia y de un tiro libre le colocó el balón en el ángulo a Claudio Bravo, quien estaba adelantado y fue flojo su reacción para evitar el gol. La primera llegada altiplánica fue gol.

Pizzi sacó a Fabián Orellana, otro que anduvo bajo, y puso a Edson Puch, quien había dejado una buena impresión en el amistoso contra Jamaica.

El jugador de la LDU se perdió un gol increíble en el área chica tras un rebote del arquero Lampe después de un tiro libre de Alexis.

Chile siguió insistiendo con más ganas que claridad futbolística.

En el octavo minuto de descuento el juez Marrujo sanciona penal por supuesta mano de Gutiérrez en un centro de Sánchez y Arturo Vidal definió, con lo cual el equipo de la “Estrella Solitaria” obtiene sus tres primeros puntos que le dan opción de clasificar a cuartos de final.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here