En lo que representa un nuevo fracaso del alcalde Andrés Zarhi, por votación unánime, los concejales de Ñuñoa rechazaron la idea de licitar la operación del edificio clínico ubicado en Avenida Grecia, el llamado “Elefante Blanco de Ñuñoa”, y que en siete años, ha costado a dicho gobierno local más de 12 mil millones de pesos.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Los argumentos: dudosa solvencia económica del oferente; bajos beneficios para la comunidad; ganancias bajas para el municipio en comparación a las de la empresa; excesiva extensión del contrato (30 años); entre otras.

La concejala Alejandra Placencia calificó como “paupérrimos” los beneficios para los habitantes de la comuna incluidos en la oferta de la empresa oferente, al mismo tiempo que llamó al edil a explorar la posibilidad de una figura mixta de administración entre el Ministerio de Salud y el Municipio de Ñuñoa.

Placencia reiteró su negativa a aprobar una licitación que promueva el lucro en la salud financiado con fondos públicos, y propuso al edil la figura de una administración mixta, solicitando a Andrés Zarhi se hagan las consultas necesarias con la autoridad de salud para evaluar esta posibilidad, ya que “no es posible que el municipio gaste tal cantidad de dinero, para ahora entregar esta infraestructura a un privado que ofrece beneficios paupérrimos a la comunidad de Ñuñoa”.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Con esto, Andrés Zarhi queda en punto muerto en su objetivo de dar algún uso a frustrada “Clínica de Ñuñoa”.

El proyecto fue concebido bajo la administración del renunciado Pedro Sabat hace dos períodos edilicios, invirtiéndose en más de 12 mil millones de pesos, suma de dinero que hasta ahora no ha brindado ningún beneficio a la población de Ñuñoa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here