EL 4 de junio de 2016 el Partido Comunista de Chile cumple 104 años de historia. Es uno de los 3 o 4 partidos comunistas más antiguos de la tierra. Surgió del seno de la clase obrera chilena. Por tanto, en ella debemos buscar sus raíces.


                    

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Para que naciera el partido revolucionario de la clase trabajadora chilena fue necesario que se conjugaran dos factores.

Uno objetivo: la existencia de una combativa clase obrera.
Otro subjetivo: las ideas revolucionarias del marxismo.

Ambos factores,  maduraron en un período que el historiador Hernán  Ramírez  Necochea denominó “Una especie de Prehistoria del Partido Comunista de Chile”.  

Esta etapa abarcó desde los años 20 del siglo XIX a 1912.

El Factor Objetivo  

La Prehistoria del Partido Comunista de Chile se inició  en los años 20 del siglo XIX, con el surgimiento de los primeros destacamentos obreros. Estos nacieron en la Región de Atacama, al aparecer  formas capitalistas de producción en las faenas mineras y otras actividades,  como obras públicas, fundiciones, fábricas, transporte.

La clase trabajadora nació combatiendo. Ya en el año 1834 estalló la primera huelga obrera de la historia de Chile, en el mineral de plata de Chañarcillo, ubicado cerca de Copiapó, en la provincia de Atacama.

En el siglo XIX contabilizamos 110 huelgas obreras en Chile.

En 1883 finalizó la Guerra del Salitre, que Recabarren, con toda razón, llamó “guerra  de conquista de 1879, en que la clase gobernante de Chile se anexó  la región salitrera”.

A partir de ese momento fueron incorporadas al territorio nacional las provincias de Tarapacá y Antofagasta, pasando a formar parte del proletariado chileno los trabajadores que laboraban en ellas.

En 1890, asalariados de la provincia de Tarapacá fundaron la primera organización de obreros, que llamaron  “La Unión es Fuerza”.

En enero de 1900 nació la Mancomunal de Obreros de Iquique, la primera organización sindical en nuestro país.

En el extremo austral de Chile

En la segunda mitad del siglo XIX  y primeras décadas del siglo XX, colonos europeos llevaron a cabo el genocidio contra el pueblo selkman u onas, principales habitantes de  Tierra del Fuego. Más de 4 mil onas fueron exterminados.

El Presidente Domingo Santa María realizó en 1884 la primera concesión de tierras en esta región a la firma Wehrhahn. Fueron  123.000 hectáreas.

En 1890, se entregó a José Nogueira más de un millón de hectáreas y a Mauricio Braun, 350.000.

A la muerte de José Nogueira, su viuda Sara Braun, se unió con su hermano Mauricio Braun y constituyeron, en 1893, la poderosa Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego.

En el extremo austral del país, la clase obrera no surgió en las faenas mineras, sino de la  ganadería e industrias derivadas de ella.

Al monopolizar los latifundistas, la mayor parte del suelo, surgió una masa de desposeídos que, para poder vivir, debieron vender su fuerza de trabajo.

Así aparecieron obreros agrícolas, carneadores, esquiladores, carpinteros, albañiles, fundidores, soldadores, mecánicos, electricistas, tipógrafos.

Estos fueron constituyendo los primeros destacamentos obreros en esta región.

En 1896 surgió en Punta Arenas, la Unión Obrera, primera organización de la clase.

El 17 de abril de 1897 se produjo la primera huelga obrera, y   el 1º de Mayo, de ese mismo año, se conmemoró en Punta Arenas el Día Internacional de los Trabajadores.

El 30 de marzo de 1911 se fundó la Sociedad de Carneadores ‘Unión y Progreso’, que el 11 de junio de ese año,  se transformó en la gran Federación Obrera de Magallanes.

El Factor Subjetivo                                                

 Hacia 1892, llegaron al norte de Chile las ideas revolucionarias del ‘Manifiesto del Partido Comunista’, escrito por  Carlos Marx y  Federico Engels en 1848.

En 1894, Luis Emilio Recabarren, el más grande líder de los trabajadores y la más importante personalidad de la historia de Chile, se inició en la lucha social. Por entonces tenía 18 años de edad y se incorporó al Partido Demócrata.

Recabarren había nacido en Valparaíso, el 6 de julio 1876. Sólo pudo estudiar tres años en una escuela de ese puerto. En 1890, su familia se trasladó a Santiago, donde  comenzó a trabajar, a la edad de 14 años, como obrero tipógrafo en una Imprenta.

A pesar de ser duramente explotado, tuvo el valor de leer, de estudiar por su cuenta. Fue un autodidacta. Y lo más importante, es que puso sus conocimientos al servicio de sus hermanos de clase.
Por otro lado, como afirma Hernán Ramírez en su obra ‘Origen y Formación del Partido Comunista de Chile’, “en la década de los años 70 del siglo XIX llegaron a Punta Arenas unos trescientos franceses considerados comunistas y que  habían  sido  desterrados  de  su patria por su participación en la Comuna de París; desde  Punta Arenas, muchos de estos emigrantes se trasladaron a otros lugares de la república”.

Ellos sembraron en las heladas tierras australes la roja semilla revolucionaria.

Surgen las secciones socialistas

En la edición del 21 de mayo de 1912 de ‘El Despertar de los Trabajadores’, de Iquique, escribió Recabarren un artículo titulado “Vamos al Socialismo”, donde relata: “Desde que se inició la reorganización del Partido Demócrata en esta provincia, se inició  también una tendencia bien marcada para que nuestra organización fuera envuelta en la idea socialista y tomando su propio nombre.

Tan es así que un buen número de las nuevas agrupaciones de la pampa, tomaron el nombre de socialistas, manifestando con ello querer avanzar en las ideas y en la acción”.

Recabarren finalizaba su artículo diciendo: “Alcemos bien nuestra frente y sin vacilaciones fundemos aquí el formidable pedestal del Partido Socialista de Chile”.

También en Magallanes

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

‘El Despertar de los Trabajadores’ publicó el 27 de agosto de 1912 una carta enviada por el Partido Socialista chileno de Punta Arenas,  de fecha 11 de julio de 1912, donde se  decía:

“Señores
Miembros del Partido Socialista Obrero.
Iquique.
Apreciados compañeros:
Por el importante órgano del proletariado de esa ciudad, ‘El Despertar’, hemos podido informarnos de que con fecha 23 de mayo del año en curso se ha formado en esa el Partido Socialista.

El 21 de ese mismo mes quedaba organizado en este otro extremo de la República ese mismo gran partido que esperamos y deseamos eche hondas raíces en nuestra nación y sea el salvador de nuestra patria.

Cúmplenos, pues, ofrecerles nuestra más franca adhesión…
Por los compañeros,              
Luis E. Mart.”.

Pensamos que los comunistas de Punta Arenas, se referían a la fundación de una sección socialista, ocurrida precisamente el 23 de mayo, en la oficina salitrera ‘Cholita’, ubicada al sur este de Iquique, según  informó ‘El Despertar’, con fecha 24 de mayo de 1912.

La fundación

 Así se fueron creando las condiciones para la fundación del Partido Comunista de Chile. Era la época de oro del salitre. Funcionaban 170 oficinas salitreras, en las que laboraban cerca de 50 mil pampinos.  La provincia de Tarapacá, bullía en actividad.   

En Iquique, corazón palpitante de esa región, treinta revolucionarios, encabezados por Recabarren, se reunieron el 4 de junio de 1912, en una casona ubicada en calle Barros Arana Nº 9 de ese puerto.

 Entre otros, participantes en esa sesión Elías Lafertte; Teresa Flores, única mujer fundadora de un partido en Chile; el ecuatoriano David Barnes; el español, Nicolás Aguirre Bretón; Néstor Recabarren, Ruperto Gil, Enrique Salas, Salvador Barra Woll.

Allí se fundó el Partido Comunista de Chile. Nació con el nombre de Partido Obrero Socialista, porque en esa época todos los partidos revolucionarios de la tierra se llamaban socialistas o socialdemócratas.
Durante casi tres años el Partido careció de una estructura nacional. Las diversas secciones del país tenían por centro de orientación e información a Recabarren.

Esta situación se  superó en 1915.

En los dos tomos de este libro, se puede encontrar el más completo estudio sobre la Historia del Partido Comunista de Chile.
Su precio es de $ 12.000.
Pídalo a Carlota Espina, correo: carlotaespina@yahoo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here