Una menor de 15 años, que fue abusada por su padre, pidió que sea sometido a tratamiento y no lo lleven a la cárcel. La víctima señaló en la audiencia que su progenitor se encuentra enfermo, pero «es el único que se ha preocupado de mí». Sin embargo, si se acreditan el abuso y violación, el hombre arriesga más de 25 años de presidio.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

En prisión preventiva quedó un hombre de 40 años acusado de abuso sexual en contra su propia hija biológica, hoy de 15 años.

La detención del obrero de la construcción se concretó en dependencias del cuartel de la Policía de Investigaciones (PDI) de Osorno, hasta donde llegó el sujeto iniciales L.O.H.M., tras ser requerido por personal de la Brigada de Delitos Sexuales.

El hombre fue informado de la existencia de una orden judicial de detención por una denuncia en su contra, por lo que fue trasladado hasta el Tribunal de Garantía de Osorno, donde fue formalizado.

Ataque sexual

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

La víctima, iniciales A.F.H.C., el 5 de marzo viajó hasta Rancagua, en la Región de O’Higgins, para reencontrarse con su madre, quien trabaja en esa ciudad. Fue ahí cuando la menor relató finalmente los traumáticos momentos que comenzó a vivir con su padre, desde que su progenitora la dejara cuando tenía 6 años al cuidado de sus abuelos en Osorno.

«La madre hizo la denuncia en Rancagua de los abusos y violaciones de los cuales presuntamente fue víctima la menor. La fiscalía de Osorno tomó el caso en marzo pasado y se hicieron todas las pericias requeridas. Solicitamos la orden de captura para el padre», indicó el fiscal Rodrigo Oyarzún, quien formalizó al trabajador.

En la audiencia se conoció que la niña, cuanto tenía entre 6 y 10 años de edad, fue sometida a diversos abusos sexuales por parte de su padre: . Sin embargo, desde 2010 hasta marzo pasado, el detenido presuntamente violaba a su hija biológica:

«Ella señala en su declaración que los ataques ocurrieron en la casa donde estaba al cuidado de su abuela, aprovechando que compartían la misma cama para dormir. La niña además recuerda los procesos de vejámenes y lo encaró en marzo pasado, lo cual dio pie a la denuncia que hizo su madre», agregó el fiscal.

El trabajador quedó en prisión preventiva en la cárcel de Osorno mientras duré el periodo de investigación.

Petición de ayuda

«Está enfermo, quiero que siga un tratamiento sicológico porque es el único que se ha preocupado de mí».

Los dichos son parte de la declaración leída por el abogado del Ministerio Público, lo cual causó sorpresa entre los asistentes a la audiencia.

Para el fiscal con dedicación exclusiva en casos de delitos sexuales, Guillermo Cáceres, esto demuestra la inocencia y el amor de una menor para con su padre, quien pese a ser abusada y violada por su progenitor, sigue siendo la imagen protectora de ella:

«Los ataques ocurrieron cuando ella aún no razonaba y vio que los abusos eran actos normales, lo mismo que la violación, hasta que descubrió que es un delito grave. Pero no quiere causar daño a su padre, quien en cierta forma le entrega la protección al no contar con el apoyo de su madre. Por ello pidió ayuda médica, sin saber que lo que hizo se debe enfrentar con cárcel».

La menor está actualmente bajo la Unidad de Víctimas y Testigos del Ministerio Público, donde tanto ella como sus familiares han recibido apoyo del equipo de profesionales en materia de asesorías.

El imputado, en tanto, arriesga una pena superior a los 25 años de presidio efectivo, sin derecho a beneficios.

«Hay dos agravantes claras, una es el parentesco y otra que él estaba al cuidado de la niña», dijo Guillermo Cáceres.

«Los ataques ocurrieron cuando ella aún no razonaba y vio que los abusos eran actos normales, lo mismo que la violación, hasta que descubrió que es un delito grave». concluyó el Fiscal de Osorno.

Fuente: El Austral de Osorno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here