Un estudio de opinión de Dicen en el Área Metropolitana de Buenos Aires (jurisdicción que representa más del 30 por ciento del electorado nacional) revela que un cuarto de los votantes de Mauricio Macri ya desaprueba su gestión. El impacto de los tarifazos y las revelaciones de los Panama Papers son los ejes de la caída. La tendencia se repite en todo el país.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

“Los picos de caída en la aprobación de la gestión se asocian a un factor central: el anuncio y la suba de tarifas realizado por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y el aumento de la inflación”, especifica el estudio.

El director de Dicen, Hilario Moreno, explicó que “el tema de los Panama Papers también afectó la imagen del Presidente porque impactó en su credibilidad”.

El estudio, realizado a partir de 1093 entrevistas, acompaña lo que diversas encuestas plantean: el nivel de aprobación, tanto del propio Presidente como el de su gestión.

La evolución del respaldo a Macri dentro de sus propios votantes, según los números de Dicen, ha sido la siguiente: en diciembre lo respaldaba el 91 por ciento que lo había votado; en enero, el 83, mientras que en febrero y marzo, el 79.

La encuesta de Dicen, centrada en el AMBA , asegura que allí sólo tiene 38 puntos de aprobación contra un 50,5 por ciento de desaprobación. El 11,5 por ciento restante de los encuestados prefirió eludir la pregunta.

“Esta tendencia se reproduce a nivel nacional, aunque Macri mejora un poco en el interior del país por el respaldo que todavía tiene en la región central (Córdoba, Mendoza, Santa Fe, La Pampa)”.

Sobre el 75 por ciento que lo votó en el ballotage y todavía lo respalda, Moreno explicó que se trata de ciudadanos que creen que se están haciendo las cosas bien.

“Que no había otro camino, por ejemplo, que subir las tarifas. Que creen que la inflación bajará en los próximos meses y que los ajustes que hizo el oficialismo eran inexorables”.

La pobreza en Argentina: 4 meses en comparación con 4 años

Un informe en Argentina revela cómo la pobreza y la indigencia en ese país generada durante los cuatro meses de Gobierno de Mauricio Macri supera negativamente los últimos años de gestión del kirchnerismo.

El informe realizado por la Universidad Católica Argentina (UCA) en abril, expone que entre enero y marzo de 2016 la indigencia en Argentina aumentó del 5,3 al 6,9 por ciento, lo que significa que en la gestión de Macri la indigencia subió un 30 por ciento.

La pobreza aumentó 5,5 puntos porcentuales, con lo que la población afectada pasó del 29 al 34,5 por ciento, mientras que entre 2011 y 2015, durante la gestión de Cristina Fernández, solo aumentó 4,3 puntos y pasó del 24,7 al 29 por ciento de la población.

Los estudios de pobreza de la UCA son considerados hoy los más fiables. El propio Mauricio Macri ha citado públicamente los datos de la mencionada universidad sobre la situación social. Según este estudio, hoy en día existirían entre la población urbana unos 2.350.000 indigentes y 13 millones de pobres.

Según Agustín Salvia, investigador a cargo del estudio, si siguen los aumentos de precios en los alimentos sin que haya controles y no mejore la situación del empleo “se agravaría la situación de pobreza medida por los ingresos”.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, aplicó durante el primer semestre de su Gobierno políticas drásticas que acentuaron la pobreza y provocaron una crisis que se traduce en el cierre de negocios y en medidas de austeridad para los ciudadanos.

El pueblo argentino ha manifestado en las calles su rechazo a las políticas impuestas por Macri, además de estar insatisfechos por el aumento salarial firmado por el mandatario debido a que el país enfrenta una inflación del 40 por ciento.

La política de despidos masivos provocó que más de 150 mil personas perdieran sus fuentes de trabajo tanto en el sector público como en el privado.

A ello se le sumó el “tarifazo”, es decir, aumentos de hasta el 500 por ciento en los servicios públicos como luz, agua y gas, así como de los servicios de transporte. Pero uno de los rubros más afectados es la gastronomía, ya que la Cámara de Restaurantes de esta capital reconoció que cada día se cierra por lo menos un local de comidas, incluso algunos de los más tradicionales, reporta hispantv.

Trabajadores petroleros argentinos continúan paro

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Los petroleros argentinos prosiguen hoy el paro en las provincias patagónicas de Chubut y Santa Cruz por estabilidad laboral pese a que el Gobierno Nacional dictó la conciliación obligatoria.

Diversos medios reportan que el secretario general del sindicato de petróleo y gas privado del Chubut, Jorge Ávila, reconoció que recibieron la notificación del Ministerio de Trabajo de la Nación, pero recalcó que «está mal dictada» y ratificó «por ahora» la continuidad de la medida de fuerza.

Los trabajadores de todas las ramas del petróleo en esas provincias fueron al paro el pasado viernes, con el respaldo de los camioneros, metalúrgicos y constructores cuyos dirigentes se sumaron a la mesa sindical celebrada ese día.

Todos los actores del trabajo que componen la cuenca del Golfo San Jorge realizaron una enfática critica a las provincias que aceptaron el Procedimiento de Crisis propuesto por la administración de Mauricio Macri y el ingreso de petróleo de importación «en desmedro de la defensa de la estabilidad laboral».

La cuenca del Golfo de San Jorge comprende una vasta zona de desarrollo industrial que se extiende frente a las costas de las extensas provincias de Chubut y Santa Cruz.

La importación de hidrocarburos que ordenó el Ministerio de Energía y Minería que dirige Juan José Aranguren pone en peligro los puestos de trabajo y los salarios de los obreros argentinos del sector, sostuvo el secretario general de Petroleros Jerárquicos, José Llugdar,

Su homólogo en la provincia de Chubut, Jorge Ávila, precisó que según la conciliación obligatoria fue pedida por las cámaras de Operaciones Petroleras Especiales y la de Exploración, «pero nosotros no tenemos conflictos con ninguna cámara, tenemos conflictos con la empresa estatal YPF y el Gobierno Nacional» recalcó.

El paro comenzó la semana pasada ante el anuncio de YPF de reducir la producción, concretado mediante la baja de 14 equipos, todos en Santa Cruz. «En siete de ellas hay dotaciones completas de afiliados nuestros, porque son planteles de Chubut», advirtió Ávila.

Los trabajadores del petróleo apoyan el proyecto que impulsará en el Congreso de la Nación, el diputado y dirigente sindical -de los Camioneros- Jorge Taboada para prohibir la entrada de crudo de importación a los puertos argentinos.

Según medios legislativos citados por el servicio Minuto Uno, esa medida la van a acompañar todos los legisladores de las provincias de la Patagonia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí