Alexánder Chérnikov, un conocido deportista de riesgo, saltó sin ningún tipo de sistema de seguridad desde la azotea de un edificio de cinco pisos en la ciudad rusa de Novoaltaisk. Una pequeña montaña de nieve amortiguó su caída y le permitió salir ileso y caminando a los pocos segundos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here