En una conferencia de prensa en la sede de calle Suecia, arropado con el aplauso de su parcialidad, y sin admitir preguntas,  el ex senador y ex candidato presidencial Pablo Longueira anunció la decisión de renunciar a la militancia del partido del que fue uno de sus fundadores y líderes históricos. Lo hizo, sí, a lo mero macho, y muy al estilo de todos sus correlijas caídos en desgracia: aseguró inocencia, le echó la culpa al empedrado, en este caso las filtraciones de prensa y juró volver apenas se acredite la misma. O sea, el día del níspero.

Si ya Longueira era un cadáver político desde que renunció a la carrera presidencial por depresión, hoy es apenas un pálido fantasma, un vago recuerdo de los políticos acuñados en torno al sistema electoral binominal, que hoy también yace en el basurero de la historia.

El caso es que la declaración de Longueira dice lo siguiente:

“Durante las últimas semanas he estado dedicado a reconstruir el itinerario de mis funciones como senador y ministro, para recopilar los antecedentes que me permitan demostrar en la investigaciones un aspecto que para mí es esencial para vivir con dignidad y con la frente en alto.

Soy un hombre honesto, tengo la profunda convicción de que con la ayuda de Dios lograré hacerlo, a pesar de la impresionante y abrumadora descalificación publica que ya me sitúa como condenado sin que haya aún ninguna acusación formal en mi contra.  

Quiero manifestarle al país que dedicaré toda mi voluntad y energía a defender mi honor y mi inocencia. Recopilaré todos los antecedentes de mi trabajo legislativo para demostrar que nunca favorecí a ninguna persona, institución ni empresa de manera indebida, y en el caso que ha ocupado la atención publica esta semana, no descansaré hasta demostrar que como senador me delimité a apoyar el acuerdo político que logró incorporar al pago del royalty minero a las empresas extranjeras que no tenían la obligación de hacerlo.

Todos los parlamentarios recogimos opiniones, aunamos voluntades, aprobamos una ley que contó con el apoyo prácticamente unánime del Senado, la mejor demostración de que el royalty minero que subió los impuestos, es que fue revisada, discutida exhaustivamente y después aprobada, y que logró incorporar al pago del royalty a las empresas extranjeras que no tenían obligación de hacerlo y a las empresas de la gran minería chilena para que también aportaran para la urgente reconstrucción de Chile devastado».

Lucharé con todas mis fuerzas para demostrar mi inocencia con los instrumentos que me otorga la ley.  Volveremos a levantarnos. Nuestra fuerza nace de la adversidad y nunca nada ha sido fácil. Chile vive una hora que necesita gestos y actos concretos.

He resuelto renunciar a la militancia de mi partido para volver a postular a ella solo cuando los tribunales de justicia de mi país acrediten que no he cometido delito alguno. Tengo fe profunda en que siempre se impone a verdad.

Es esta una decisión muy dolorosa de mi vida, pero la adopto porque sé que he actuado correctamente y porque tengo fe profunda en que siempre se impone la verdad. De paso evito con ello que mi presencia pueda usarse para afectar aún más a nuestro proyecto político, al partido que fundé, presidí, apoyé siempre aún a costa de mi propia salud e integridad.

Espero que los medios de comunicación que condenan anticipadamente con elementos parciales, extraído de carpetas investigativas a las que tienen acceso de manera irregular, dispongan de los mismos espacios para informar de mi inocencia cuando ella se acredite y logren dimensionar el daño inmenso que me han hecho no solo a mí, sino que también a mi familia, a mi partido y a la actividad pública.

Muchas veces me pregunto si el Ministerio Público y Poder Judicial investigan rigurosamente contrastando pruebas. Luego una información de un par de carillas con filtraciones parciales e ilegales de las que nadie responde y nadie sanciona es capaz de juzgar públicamente.

A los dirigentes políticos los convoco con humildad pero también con fuerza para defender la actividad política, la única forma que los dolores del pasado den paso a la amistad cívica en pos del bien común».

{youtube}Tj_lI2CbdKA |600|450|0{/youtube}

Reacciones al por mayor

El presidente de la UDI, Hernán Larraín, calificó la renuncia al partido de Pablo Longueira como un gesto «muy notable».

El líder de la colectividad aseguró que «renunciar a un partido político que él ha fundado, ha sostenido y ha ayudado ha hacerlo grandes, es algo ciertamente muy doloroso para él:

«Es un gesto que refleja a categoría humana de Pablo Longueira, es una lección para que aquellos que sienten tener un derecho divino para juzgar a otros sin tener antecedentes, tengan un grado de humildad y aprovechen de guardar silencio hasta que los tribunales hagan su trabajo».

En cambio, desde el oficialismo lo calificaron como un gesto «inútil por limpiar la imagen del partido», pues aseguraron que desde el gremialismo ha existido una actitud «cuestionable» ante los casos en que tres de sus miembros han estado involucrados: Jovino Novoa con Penta, Jaime Orpis con Corpesca y la reciente vinculación del ex senador con SQM.

«La renuncia de Pablo Longueria era inevitable, no había otra alternativa, sin embargo creo que el objetivo que se plantea es inútil. Declara que renuncia a la UDI para no perjudicar a su partido, pero yo creo que su partido ha hecho lo suficiente para perjudicarse ya», señaló el diputado socialista Osvaldo Andrade.

La diputada Karol Cariola  cree que la dimisión no es más que un gesto para «quitarle responsabilidad» al partido:

«A nosotros que él salga a decirle a todo el país que es una persona honesta y que no tiene nada que ocultar y que además se pone el parche antes de la herida al renunciar porque su partido no ha querido condenar este tipo de actos, a mí me parece que la ciudadanía puede hacer su juicio y los tribunales también».

El senador de Renovación Nacional Manuel José Ossandón valoró el gesto de Pablo Longueira al renunciar a su militancia en la UDI, sin embargo destacó que esta conducta no cambia la realidad que se vive en Chile Vamos ni en la política chilena.

«Hoy se ha demostrado que existe un cáncer en la política chilena y no por que se saque la vesícula ese cáncer se sanó. Yo sigo haciendo un llamado a Chile Vamos, que tenemos que evaluar e investigar estos hechos y el de todos, no sólo el del Longueria, sino todo lo que está pasando».

Concluyó: «es un gesto valiente, pero no cambia en nada la realidad de nuestro sector y la política chilena».

El senador y presidente del PPD, Jaime Quintana, consideró que la decisión de Pablo Longueira de renunciar a su militancia en la UDI es algo que se debe valorar:

«Siempre renunciar a la función pública cuando hay cuestionamientos es algo que uno debe valorar, aún cuando no se tenga la obligación de hacerlo».

Fiscal abrió causa paralela contra Longueira por cohecho

El fiscal regional de Valparaíso, Pablo Gómez, reafirmó este miércoles que investiga al ex senador UDI, Pablo Longueira, por el delito de cohecho y anunció que se abrió una causa paralela en su contra, ya que el ex parlamentario también es investigado por delitos tributarios vinculados al financiamiento ilegal de la política que se persiguen en el denominado caso SQM.

«Estos hechos fueron separados de la causa de Soquimich y se ha estructurado una causa por el delito de cohecho», dijo el persecutor tras formalizar al ex senador Carlos Ominami por su presunta participación en la facilitación de boletas maliciosamente falsas para financiar su campaña senatorial.

«Nosotros tenemos antecedentes que nos dan cuenta de un posible delito de cohecho y en esos términos, hemos trabajado y realizado innumerables diligencias vinculadas a ese delito», detalló Gómez, aclarando que por ahora «no podemos afirmar hoy la comisión de ese ilícito».

«Lo que nosotros tenemos que hacer es investigar con objetividad respecto a toda persona, si a nosotros los antecedentes que estamos pidiendo nos reportan y dan cuenta de un delito de cohecho, no tenga ninguna duda que vamos a efectuar las acciones que la ley establece, que es formalizar al imputado y si corresponde, acusarlo», continuó.

Por último, aseveró que los correos que fueron intercambiados entre el ex ministro de Economía y el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse -dados a conocer el lunes y que revelan que una modificación al proyecto de royalty minero que benefició a SQM habría salido del computador del ex ejecutivo, ya formalizado por delitos tributarios y soborno- están en conocimiento de la Fiscalía desde el 12 de enero pasado, y desde entonces, se realizan diligencia en «orden a indagar si estamos o no frente a actos de cohecho».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here