La Crisis Española Viró a la Derecha

0
287

En una decisión a contrapelo del clima político del país, y de la que no tardará en lamentar, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, le dió un portazo a la posibilidad de un acuerdo con Podemos e Izquierda Unida, al anunciar que acepta las cinco propuestas de reforma constitucional solicitadas por Ciudadanos, un partido emergente de derecha, para llegar a un acuerdo de Gobierno que pondría fin al largo período de acefalía política en dicho país desde diciembre de 2015.  

«Si estas son las condiciones, que a nadie le quepa duda de que habrá un acuerdo», ha asegurado este martes el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) durante una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados.

Ciudadanos había dicho horas antes que, para pactar un acuerdo de Gobierno, el PSOE debía aceptar una reforma constitucional «exprés» de cinco puntos. El líder de la formación emergente, Albert Rivera, precisó que ambos partidos se encontraban «en la recta final» de la negociación y que si no se cerraba un acuerdo en 48 horas no habría acuerdo.

Si estas son las condiciones, que a nadie le quepa duda de que habrá un acuerdo», ha asegurado este martes el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados.

El dirigente socialista ha afirmado que convocará a la Ejecutiva del PSOE para discutir el acuerdo que, pese a todo, no es suficiente para garantizar la investidura de Sánchez, ya que entre las dos formaciones suman 130 escaños, lejos de la mayoría absoluta.

Precisamente este punto es el que ha señalado también esta jornada el portavoz de Podemos, Iñigo Errejón, que ha calificado un acuerdo PSOE-Ciudadanos de «absolutamente irrelevante» si Podemos logra un acuerdo de gobierno de coalición con los socialistas, en el que sean «socios y no figurantes».

La formación morada también está negociando con el PSOE para conseguir un acuerdo de izquierdas. De hecho, ambos partidos mantienen una reunión este martes, después de que la anterior concluyese sin acuerdo, y en la que más tarde se unen los de Izquierda Unida (IU) y Compromís.

Cabe señalar que el debate de investidura ha sido adelantado al próximo martes 1 de marzo, según ha confirmado esta misma jornada el presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López.

Errejón ha criticado este cambio, ya que, ha asegurado, el debate de investidura se convertirá en un «debate en diferido».

Los cinco cambios que pide Ciudadanos incluyen la supresión de los aforamientos –privilegios de los políticos ante la Justicia–, reducir el número de firmas necesarias para presentar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) de 500.000 a 250.000, despolitizar la Justicia, limitar los mandatos del presidente del Gobierno a 8 años y suprimir las diputaciones provinciales que se encargan de las pequeñas poblaciones.

En caso de que no se consigan los apoyos suficientes para formar el próximo Gobierno de España, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha previsto que se celebren unos segundos comicios el 26 de junio.

España se debate en una incertidumbre política desde los comicios generales de diciembre de 2015, en los que el Partido Popular (PP) perdió la mayoría absoluta al conseguir solo 123 escaños, seguido por el PSOE con 90 escaños, Podemos con 69 (incluidas sus alianzas territoriales) y Ciudadanos con 40.

Rivera invita al PP a sumarse al acuerdo con el PSOE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, invitó este miércoles al PP a «sumarse» al acuerdo «de Gobierno» alcanzado con el PSOE ya que su contenido es «perfectamente válido para la inmensa mayoría de españoles» y porque el propio Mariano Rajoy defiende que «compartimos muchas cosas».

Rivera compareció en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados después de firmar con el líder socialista, Pedro Sánchez, el ‘Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso’ con medidas concretas en numerosos ámbitos.

Aseguró que ese acuerdo «sienta las bases de una nueva etapa política en España» con más de 200 reformas que sintetizan lo que eran dos proyectos distintos con los que se identifican más de nueve millones de votantes.

Rivera celebró también el compromiso de suprimir «todos los privilegios políticos» y de «actualizar» la Constitución fijando las bases «para seguir siendo compatriotas» en un país «plural, descentralizado y diverso».

Esbozado el contenido del acuerdo, Rivera pidió que la misma valentía y generosidad demostrada por sus firmantes sea demostrada por otros partidos que se consideran constitucionalistas, que defienden la unidad y la igualdad de los españoles y que apelan a la estabilidad y la solvencia de España. Afirmó que «aquí están las bases» para ello.

Pese a no ser un problema de «aritmética», sino de voluntad política, reconoció la necesidad de buscar más apoyos para asegurar la viabilidad de ese acuerdo, y en ese punto se dirigió expresamente al PP para asegurar que en función de sus propias proclamas «se puede sumar» al contenido porque es «perfectamente válido para la inmensa mayoría de españoles».

Rivera no descarta «formar parte de un Gobierno amplio» pero dejó claro que no es su «prioridad» y que los esfuerzos están ahora en asegurar los respaldos necesarios para sacar adelante las reformas. Para ello, recordó una frase de Adolfo Suárez: «Hay que hacer normal en las instituciones lo que ya es normal en la calle».

Podemos suspende negociaciones con el PSOE

Podemos ha decidido retirarse de las negociaciones con los partidos de izquierdas tras concluir que el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Ciudadanos «es incompatible» con ellos.

«Por el momento, el PSOE parece haber elegido y esa elección no es compatible con Podemos», ha declarado este miércoles el portavoz parlamentario y secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, durante una comparecencia en el Congreso convocada con urgencia, poco antes de la segunda reunión bilateral con el equipo negociador socialista y antes de celebrarse la tercera sesión de diálogo a cuatro, junto a Izquierda Unida (IU) y Compromís.

Errejón ha manifestado que en Podemos están «decepcionados y defraudados» por la opción del líder del PSOE, Pedro Sánchez, de firmar un acuerdo con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para que este apoye la investidura del socialista, y ha estimado que se trata de una «oportunidad» perdida para formar un gobierno de cambio.

El acuerdo presentado hoy «es un acuerdo redactado pensando en el PP» y los miembros de Podemos no van a ser «figurantes de un acuerdo cosmético», ha considerado Errejón. El cambio que buscaba Podemos en la mesa de negociaciones no buscaba solo sacar de La Moncloa al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, «sino también sus políticas», ha agregado Errejón.

El ‘número dos’ de Podemos ha indicado que si los socialistas continúan defendiendo el documento firmado con Ciudadanos, la de la próxima semana será una «investidura fallida» y será después cuando se abra «un nuevo tiempo». Pese a todo, ha señalado que «la mano» del partido morado «sigue tendida» para un gobierno de cambio.

Podemos, que disiente del programa de Ciudadanos y su pacto con el PSOE, presentado este miércoles, considera que este supone un consenso a tres entre el Partido Popular (PP), PSOE y la formación de Rivera, a veces referido como «la gran coalición». La política marcada en el documento del acuerdo es incompatible con la orientación económica, fiscal y territorial que defiende la formación emergente.

El acuerdo no garantiza el apoyo que necesita Sánchez para ser investido, ya que junto a Ciudadanos suman 130 votos a favor, lejos de una mayoría absoluta —176 escaños, necesarios en una primera sesión de investidura— y menos que los votos que tendrían en contra, lo que haría que fracasara también una segunda votación.

El lunes y el martes, los grupos de trabajo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Podemos, IU y Compromís se reunieron para intentar facilitar la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno. El secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias, dijo que ellos estaban dispuestos a «ceder en muchas cosas» en esas negociaciones.

España se debate en la incertidumbre política desde los comicios generales de diciembre de 2015, en los que el PP perdió la mayoría absoluta al conseguir solo 123 escaños, seguido por el PSOE con 90 escaños, Podemos con 69 (incluidas sus alianzas territoriales) y Ciudadanos con 40.

Pablo Iglesias: “El acuerdo representa una continuidad de las políticas del PP”

Pablo Iglesias, secretario General de Podemos ha criticado con dureza el acuerdo de investidura y legislatura entre el PSOE y Ciudadanos por  “representar una continuidad de las políticas del PP”. En una entrevista en Informativos Telecinco con Pedro Piqueras, el líder de la formación morada ha asegurado que el pacto “permite al PP volver al poder de la mano de Ciudadanos”.

Iglesias está convencido de que “hoy es un día triste” al afirmar que “el PSOE ha cerrado las puertas a un Gobierno de progreso” al tiempo que ha permitido “el regreso del Partido Popular al poder de la mano de Ciudadanos” quien ya ha lanzado a la formación de Mariano Rajoy llamamientos para que negocie sobre al pacto firmado.

 Alberto Garzón: “El PSOE tiene que decidir entre defender a las clases populares o al IBEX-35”

El portavoz parlamentario de IU-UP mantiene su confianza en el trabajo que se desarrolla en las reuniones ‘a cuatro’, pero destaca que “la ciudadanía demanda un pacto de izquierdas y si PSOE presenta un acuerdo regresivo en la investidura, no podremos apoyarlo”

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida-Unidad Popular, Alberto Garzón, insta al candidato a la investidura como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que presente una propuesta que se centre realmente en las necesidades que demanda la ciudadanía.

“El PSOE tiene que decidir en estos momentos cruciales entre defender a las clases populares o al IBEX-35”, resume de manera gráfica Garzón este planteamiento.

Horas antes de que se celebre la tercera de las reuniones ‘a cuatro’ que tienen lugar a instancia del portavoz de IU-UP en el Congreso -a las que asisten los representantes homólogos del PSOE, Podemos y Comprimís-, Alberto Garzón considera que de cara a la votación de investidura y frente a la búsqueda por parte de Sánchez de apoyos desde la derecha que defiendan los intereses de la troika, “hay que empujar y seducir al PSOE hacia un gobierno de resistencia”.

“El proyecto económico de Ciudadanos es antagónico al nuestro. La ciudadanía está demandando un pacto de izquierdas y si PSOE presenta un acuerdo regresivo en la investidura, no podremos apoyarlo”, señala.

Para el parlamentario de Izquierda Unida-Unidad Popular, “cuando hablamos de gobierno de resistencia lo hacemos de uno que priorice de verdad aquellas medidas que van a favorecer a las clases populares: retirada de reformas laborales, plan de emergencia social, ley antidesahucios…”.

A su juicio, las cuatro fuerzas representadas en estas reuniones “debemos estar a la altura de la historia de nuestro país y posicionarse en este gobierno de resistencia que defienda los intereses de la mayoría social”.

Alberto Garzón sigue creyendo que el espacio ‘a cuatro’ impulsado personalmente por él es un foro que, además de haber servido para desbloquear la falta de diálogo entre PSOE y Podemos, “está dando sus frutos y puede seguir haciéndolo”.

En este sentido, explica que entre los pasos que tienen previsto dar las delegaciones negociadoras en la reunión de esta tarde -a las 18,30 h. en las mismas dependencias del Congreso que las anteriores- está “profundizar en propuestas concretas en torno a cinco áreas: emergencia social, mercado laboral, pacto por las libertades, sistema electoral y participación ciudadana”.

DEJA UNA RESPUESTA