Informe sobre Ejecutados y Desaparecidos Mapuche Determina 171 Casos

0
384

El Informe trabajo de investigación de ejecutados y desaparecidos, 1973-1990, pertenecientes a la Nación Mapuche, dirigido por el investigador Hernan Curiñir Lincoqueo, establece 171 casos de ejecutados y detrenidos desaparecidos mapuche durante la dictadura, 36 más que los reconocidos por el Estado.

A fines del año 2014 la Asociación de Investigación y Desarrollo Mapuche; el INDH Instituto Nacional de Derechos Humanos, y la Unión Europea, acordaron la realización de un proyecto que propendía al rescate de la memoria por delitos de lesa humanidad, sucedidos durante la dictadura militar en Chile, cometidos por agentes del estado.

Esta información pública ha sido consignada en distintas comisiones  creadas  por el estado para tales fines como: Comisión Rettig; Comisión Nuevo Trato, Museo de la Memoria, nuestra propuesta es investigar los casos de ejecutados políticos y detenidos desaparecidos mapuche.

Sorprendentemente hemos encontrado 171 casos, 36 casos más a saber, vinculadas a las victimas mapuche reconocidas por el Estado de Chile; que fueron oportunamente investigadas por las distintas comisiones establecidas para el efecto, nos hemos apoyado de la investigación sobre apellidos mapuche publicada por el Peñi Necul Painemal.

Por las peculiaridades que esto conlleva, muchos casos no disponen de fotos que nos ayuden a humanizar la propuesta, (en agosto de 2015, solicitamos al Registro Civil fotos de las víctimas para agregar a este documento, oficio que aún no tiene respuesta).

Existe el caso de una lactante menor de 1 año y una señora de 73 años asesinadas por agentes del estado; o la victima mapuche que vivía en el sector Montaña Recortada comuna de Lautaro, junto a su mujer y siete hijos, fue secuestrado por una patrulla de Carabineros, antes de retirarse encerraron en el domicilio a sus familiares, tras lo cual prendieron fuego a la casa.

Los familiares de la víctima apenas alcanzaron a salvar sus vidas gracias  al  auxilio  prestado  por  vecinos  presentes  en  el  lugar  que    los ayudaron a salir de la vivienda. También agregamos que los últimos 24 casos que están indicados como “victimas sin indicación de lugar”,  lo hemos pospuesto para una investigación complementaria más acuciosa.

Nos hemos dado la tarea de clasificar a las víctimas de acuerdo al lugar en donde vivían, (lof, y este vinculado a su comuna), pues sostenemos la hipótesis que el asesinato de muchos de ellos está vinculado  a la tenencia de la tierra, (muchos de ellos pertenecían a algún asentamiento originado por la Ley de reforma Agraria), como queda establecido por ejemplo en las comunas de Lautaro; Galvarino, Panguipulli, entre otras. También consignamos que la mayoría de las víctimas, figuran como detenidos desaparecidos.

En la exposición que precede, le hemos dado mucha importancia a la tenencia de la tierra, para lograr encuadrar el contexto que se vivió en los 17 años de estudio y que esto no es ajeno a los 205 años de relaciones que se han dado entre el estado de Chile y los mapuche, enmarcado en la permanente superposición de la sociedad mayor sobre la sociedad originaria, orientada a su asimilación. Siempre ha sido rechazada la asimilación, y el costo en vidas humanas impresiona, sólo entre los años 1861 y 1881, entre 50 y 70.000 mapuche, fueron muertos por enfrentamiento directo, por el ejército de Chile, sin considerar “las bajas colaterales” y enfermedades originadas por la guerra sin fin.

Nuestro desafío también consiste en determinar quién o quiénes son hoy los poseedores de esa tierra. Por qué vía se les hizo el traspaso, entendiendo que el origen del conflicto actual, es la punta del iceberg ante la imposición de un modelo económico, social y político impropio, que tiene 134 años (desde la fundación del fuerte de Temuco).

Esta investigación   concluye con  la publicación  del documento, más la construcción de un memorial que recuerde el nombre de cada uno de las víctimas, vinculados a su ethos, rescatando en su humanidad quienes fueron; se conformará un lugar de reunión que evoque el pasado,  el presente de lucha, y sobre todo disponer de una fuente de análisis que nos permita proyectar la sociedad Mapuche para situarla en el lugar que le corresponde.

Descargue el informe

 

DEJA UNA RESPUESTA