Antes se Pilla al Mentiroso que al Cojo: Novoa Reconoció Haber Recibido $30 Millones de Penta con Boletas Falsas

0
403

Un año después de que negó haber recibido aportes ilegales de Penta y hasta amenazó con querellas, el ex presidente de la UDI al fin asumió que recibió $30 millones del grupo, los que utilizó en 2013 para instalar un call center en apoyo a la primaria presidencial de Longueira. Novoa reconoció también que usó boletas falsas para rebajar impuestos en su sociedad personal, negó haber recibido aportes ilegales de SQM y dijo no ser responsable de las boletas sin respaldo que esa empresa pagó a personeros de la UDI, hoy bajo investigación.

 Así sorteó el paso necesario para llegar a un juicio abreviado.

El 3 de noviembre pasado, el ex senador y ex presidente de la UDI, Jovino Novoa, terminó reconociendo ante los fiscales del Ministerio Público que recibió dinero del Grupo Penta y que justificó esos ingresos  ante Impuestos Internos (SII) con facturas y boletas falsas. También admitió que esos fondos los ocupó en la campaña de Pablo Longueira para las primarias presidenciales de 2013. Al presentarse ante los fiscales, el ex parlamentario se mostró particularmente interesado en acotar solo a esa campaña de primarias su participación en el financiamiento ilegal de la política. De esa forma, trató de desligarse de otros fondos irregulares provenientes de Penta y negó haber recibido dineros similares de SQM. Además, resaltó que ya pagó los impuestos que adeudaba por otros ilícitos que la investigación detectó en sus negocios personales, donde también se acreditó el uso de boletas falsas para rebajar su carga tributaria.
Pablo Longueira

Pablo Longueira

La declaración de Jovino Novoa ante los fiscales permaneció bajo reserva para las partes hasta este jueves 26 de noviembre, un día antes de la audiencia que se desarrollará este viernes 27 en el 8º Juzgado de Garantía. Ante ese tribunal se espera que el ex senador, en sintonía con lo que ya declaró, acepte una parte de los cargos que le imputó la Fiscalía a cambio de un juicio abreviado que le asegure una condena menor.

La audiencia de este viernes estaba inicialmente prevista para el viernes 4 de diciembre y, al adelantarla, se convertirá en el hito que cerrará las gestiones que Sabas Chahuán encabezó en este proceso en calidad de Fiscal Nacional, debido a que el martes 1 de diciembre entregará el cargo a su sucesor, Jorge Abbott.

Después de haberse negado durante meses a declarar, amparado en su derecho a guardar silencio, finalmente Novoa aceptó entregar su versión en la primera semana de este mes ante los fiscales Chahuán, Carlos Gajardo y Pablo Norambuena. Lo hizo tras una negociación entre el Ministerio Público y su defensa, tendiente a generar las condiciones para el juicio abreviado.

La Fiscalía habría acordado con la defensa de Novoa pedir una pena de 3 años, que probablemente cumplirá en libertad. Según Radio Bío Bío, se evitará pedir 3 años y un día porque eso implicaría suspender sus derechos políticos y significaría su inhabilitación de ejercer cargos públicos, un punto que Novoa no habría estado dispuesto a ceder durante la negociación con el Ministerio Público.

Jovino Novoa admitió en su declaración que en mayo de 2013 sostuvo una reunión privada con uno de los dueños del Grupo Penta, Carlos Alberto Delano, a quien le pidió ayuda para financiar actividades de campaña en la circunscripción senatorial que entonces representaba (Santiago Poniente). La suma que recibió, según dijo a los fiscales, fue de $30 millones.

Esos fondos, declaró, los destinó a instalar un call center para la UDI en su circunscripción, el que equipó con 40 líneas telefónicas. Allí trabajaron cerca de 80 a 100 personas durante 40 días.

A cada operario se le pagó $7 mil diarios, pero según declaró Novoa no existen documentos que demuestren que esa gente efectivamente realizó ese trabajo. Por lo mismo, a partir de su declaración se puede deducir que este call center de la UDI pudo haber funcionado de manera ilegal, fuera de las normas laborales.

Novoa fue formalizado el pasado 6 de julio por delitos tributarios y con su presencia ante el 8º Juzgado el viernes 27 intentará cerrar el capítulo que se inició el 30 de septiembre del año pasado, cuando CIPER informó que estaba involucrado en la investigación al Grupo Penta. En esa ocasión, el ex senador intentó desmentirlo y aseguró que se reservaba el derecho de actuar judicialmente contra CIPER:

“La publicación de CIPER en lo que se refiere a mi persona, es absolutamente falsa. No existe ni ha existido un sistema de financiamiento ilegal para la UDI. Yo jamás he participado en ningún financiamiento que no esté de acuerdo a la ley de financiamiento de los partidos y jamás he actuado en forma ilegal en mi vida”, dijo Novoa en esos días.  

A un año y dos meses de esa taxativa intervención pública, el ex senador no sólo reconoció en su declaración ante la Fiscalía que sí recibió financiamiento ilegal destinado a actividades de campaña de la UDI. También admitió que actuó al margen de la ley en la administración de sus propios negocios, pues utilizó boletas de honorarios por servicios que jamás se prestaron a su sociedad personal Inversiones y Mandatos, con lo que rebajó su pago de impuestos.

REUNIONES HABITUALES CON DUEÑOS DE PENTA

Los $30 millones que Novoa recibió del Grupo Penta rindieron buenos frutos para la UDI. Los trabajadores del call center contactaron a unas 30 mil personas, según las cuentas que el ex senador expuso ante los fiscales. En esas primarias de la derecha, efectuadas en junio de 2013, el abanderado de la UDI, Pablo Longueira, terminó imponiéndose con un 51,37% frente al 48,63% de Andrés Allamand (RN). Estos fondos aportados por Penta fueron depositados directamente en las cuentas de Inversiones y Mandatos, la sociedad personal de Jovino Novoa, por lo que técnicamente pasaron a formar parte del patrimonio del ex senador.

Para justificar la recepción de estos recursos, Inversiones y Mandatos emitió seis facturas para empresas de Penta por servicios que nunca se prestaron. El pago, dijo Novoa en su declaración, lo coordinó con Hugo Bravo, el ejecutivo de confianza de los dueños de Penta que terminó entregando a la Fiscalía la hebra de todos los fraudes que se le imputan a ese holding.

Las facturas de Inversiones y Mandatos destinadas a Penta suman $25 millones. Los $5 millones restantes fueron justificados con dos boletas de honorarios de $2,5 millones. Una de ellas fue proporcionada por el abogado Carlos Lira, a quien Novoa identificó como un profesional que prestaba servicios para su oficina.

La segunda boleta corresponde a Teresa Riera, de quien el ex senador también dijo que hacía trabajos ocasionales -de catering y traducciones- en el bufete Guerrero Oliva Novoa y Errázuriz, del cual el ex parlamentario formaba parte y al que renunció cuando estalló el escándalo de Penta.

Novoa declaró que ya siendo senador se reunía unas dos o tres veces por año con los dueños de Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, para darles información acerca de la marcha del país. A ambos, dijo, los conoce hace 30 años. En 1985 fijó el año en que tuvo los primeros contactos con ellos para asesorarlos en materias de inversión, como cuando ingresaron a la propiedad del Banco de Chile. Ante los fiscales aseguró que no tenía contrato formal por estas asesorías.

Respecto de Ignacio Ternicier, a quien la Fiscalía ha apuntado como una de las personas que prestó boletas para encubrir aportes ilegales proporcionados a Novoa, el ex senador de la UDI dijo que no lo conocía.

GESTIONES PARA ENA VON BAER

Ante los fiscales, Jovino Novoa dijo que, salvo el dinero que recibió de Penta para habilitar el call center, siempre gestionó a través del Servicio Electoral (Servel) los aportes que ha conseguido para campañas. Reforzando lo anterior, señaló que algunas personas que deseaban realizar donaciones mediante esa vía legal le preguntaban a quién debían beneficiar. No obstante, el ex diputado Mario Varela (UDI), declaró ante la Fiscalía el 28 de julio pasado, según informó una nota de La Tercera, que recibió de Novoa varios aportes en efectivo:

“Le pedí ayuda monetaria a Jovino Novoa para financiar mi campaña y él me ayudó con dinero en efectivo. En total recuerdo que fueron, en distintos aportes, unos $16 millones”.

En la formalización de Novoa, la Fiscalía mencionó un correo dirigido por el ex senador a Carlos Alberto Délano en marzo de 2010 con los datos de Mario Varela, incluyendo su número de cuenta corriente, banco y RUT.

En contraste con lo que sostiene Jovino Novoa, los dueños de Penta prestaron declaración a comienzos de enero pasado y reconocieron que Novoa les pidió dinero para financiar campañas y que ellos le hicieron los aportes contra facturas y boletas por servicios que nunca se prestaron. El 5 de enero pasado, Carlos Alberto Délano sostuvo frente a los fiscales:

“Jovino no ha concurrido a pedir dineros para él. Él concurrió a pedir aportes para campañas políticas de otros candidatos. Le aportamos alrededor de $25 millones para esos candidatos (…) las facturas de Inversiones y Mandatos no corresponden a ningún servicio que se haya prestado a empresas Penta ni a Inversiones Penta III”.

Un día más tarde, el 6 de enero, Carlos Eugenio Lavín hizo lo propio frente a los fiscales: “Los dineros que Jovino pedía no eran para él, sino que para candidatos afines a él. Lo que pienso es que Jovino facilitaba las facturas de Inversiones y Mandatos para otros candidatos”.

Una de esas gestiones ante los dueños de Penta fue la que hizo Jovino Novoa en favor de la senadora Ena von Baer (UDI). Ante los fiscales reconoció que a fines de 2012 o inicios de 2013 acompañó a la parlamentaria hasta la oficina de Délano para presentarlos, ocasión en que ella también pudo conocer a Carlos Eugenio Lavín.

Entonces, dijo, se preparaba la primaria para definir al candidato a senador por Santiago Poniente, en la que Ena von Baer tenía interés. Novoa señaló en su declaración que no estaba seguro, pero que en esa reunión pudo haber manifestado a Délano que era importante apoyarla con ideas y recursos.

El ex presidente de la UDI fue enfático al descartar que hubiese entregado a Ena von Baer parte de los recursos que él recibió de Penta. Según explicó, esos fondos le llegaron en 2013, cuando ella ya estaba en campaña en Valdivia y él resolvió ocupar íntegramente los dineros en el call center de Santiago Poniente.

En todo caso, admitió que en el mismo mes de mayo de 2013 en que Penta le entregó el aporte, él le transfirió $5 millones a Ena von Baer, pero sostuvo que lo hizo antes de recibir los recursos del holding. Decidió ayudarla, dijo, porque ella se estaba trasladando con toda su familia al sur y él le había pedido que asumiera la candidatura por Valdivia.

También confirmó que el 6 de diciembre de ese mismo año le hizo una nueva transferencia a la senadora: $2 millones, esta vez desde su sociedad Inversiones y Mandatos. Este aporte, sostuvo, no tuvo nada que ver con el correo que pocos días después, el 18 de ese mismo mes, Ena von Baer le envió a Délano pidiéndole ayuda para cubrir deudas de su campaña.

Según la declaración de Hugo Bravo ante la Fiscalía, tras la visita de Novoa y Von Baer a Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín le dijeron que había que pagarle alrededor de $6 millones mensuales a la actual senadora. En total, aseguró, a Von Baer se le pagaron unos $30 millones mientras fue precandidata por Santiago y entre $40 y $50 millones durante su candidatura por la Región de Los Ríos. Para cuadrar la contabilidad, aseguró Bravo, él recibía las boletas por servicios inexistentes y ponía al reverso las iniciales de Von Baer  para identificarlas.

Esta no es la única relación que Ena von Baer tiene con la investigación del financiamiento ilegal de la política, pues la empresa IBMC, propiedad del administrador electoral de su campaña senatorial, Jorge Bussenius, facturó $35 millones a la empresa SQM Salar por servicios que no se han comprobado. De hecho, SQM Salar incluyó estos pagos en una rectificación de sus declaraciones de impuestos.

PLATAS PARA SILVA, KREFFT Y TEUBER

Jovino Novoa también reconoció que hizo un traspaso de $1,5 millón al diputado Ernesto Silva Méndez, quien en marzo pasado renunció a la presidencia de la UDI, debido a sus nexos con el Grupo Penta. Sobre este aporte a Silva, Novoa dijo que no lo recordaba bien, pero que pudo ser para apoyar su trabajo político, aunque no tiene documentos que acrediten la razón de esa transferencia.

Otros traspasos de dinero que reconoció Novoa fueron para Víctor Krefft y Marcelo Teuber. Del primero, señaló que era presidente metropolitano de la UDI y que lo contrató en su circunscripción para realizar trabajo territorial. Según la versión que entregó a los fiscales, a  Krefft le traspasó recursos propios para financiar las labores en la circunscripción: le hizo un pago de $2,4 millones en el primer semestre de 2013 y otros dos, provenientes de Inversiones y Mandatos, de $3 millones cada uno, en junio del mismo año.

Sobre Marcelo Teuber, sostuvo que lo conoce desde que era dirigente de la juventud UDI y que tiene una empresa de call center, por lo que para las primarias de 2013 le pidió que organizara uno en su circunscripción. Le hizo transferencias, declaró, para comprar audífonos y otros equipos. Añadió que a Teuber le traspasó $4 millones desde su cuenta y otros $4 millones desde Inversiones y Mandatos, pero que no recibió facturas porque fueron para financiar trabajo voluntario.

SQM: AMIGO DE CONTESSE

Jovino Novoa sostuvo ante los fiscales que es amigo del ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, investigado por su responsabilidad en los pagos ilegales que hizo esa empresa para financiar candidaturas de todo el arco político, incluyendo la precampaña de la Presidenta Michelle Bachelet. No obstante, el ex senador de la UDI aseguró que nunca le pidió a Contesse aportes que no fuesen por la vía legal del Servel.

Sobre las boletas de honorarios que pagó SQM y que se han vinculado a Novoa, dijo que no tenía relación alguna con ellas. Respecto de las declaraciones que ha prestado la ex encargada de prensa de la UDI, Lily Zúñiga, sostuvo que eran falsas. La periodista ha asegurado que emitió dos boletas para SQM por un total de $6,8 millones destinados a Novoa y que las hizo por petición de la secretaria que Novoa tenía en el partido, Marisol Cavieres.

Novoa declaró que Marisol Cavieres no era su secretaria personal, sino la secretaria de la presidencia de la UDI. Agregó que sólo se enteró por la prensa de las boletas que Cavieres hizo para SQM (por $25,1 millones), así como las que hizo su hijo José Tomás Cavieres (por $75,5 millones) y las que emitió su colaborador personal Víctor Krefft (por $4 millones) para la misma empresa.

SUS NEGOCIOS PERSONALES

El informe del SII fechado el 17 de abril de este año estableció que Jovino Novoa no solo facilitó a empresas Penta seis facturas y dos boletas de honorarios ideológicamente falsas, sino que también presentó declaraciones de impuestos “maliciosamente falsas” de su propia sociedad Inversiones y Mandatos entre 2009 y 2014. En esos años incorporó boletas de honorarios falsas por un total de $30,9 millones emitidas por Teresa Riera y Nicole Sotomayor, hija de la secretaria de su oficina, Bernardita Chamorro.

El SII detectó 62 boletas emitidas por Nicole Sotomayor entre 2008 y 2013 para sociedades vinculadas a Jovino Novoa o sus socios: seis para Inversiones y Mandatos (por $11,4 millones), 52 para Guerrero y Cía. (por $97,6 millones), dos para Asesorías Guerrero Olivos Novoa y Errázuriz (por $2,7 millones) y dos para el Estudio Jurídico Guerrero Olivo Novoa y Errázuriz (por $5,1 millones).

Novoa dijo en su declaración que él se hizo cargo de las seis boletas que hizo Nicole Sotomayor para Inversiones y Mandatos y que no tiene información sobre las que ella emitió para las otras sociedades. Por eso, señaló, rectificó ante el SII y pagó los impuestos que su sociedad debía por estas boletas y por las de Teresa Riera. Sobre la supuesta labor que Nicole Sotomayor prestó para Inversiones y Mandatos, Novoa indicó que ella a veces ayudaba a su madre en la oficina y que por eso en ocasiones le pagó honorarios, pero que no tenía contrato.

El SII también objetó los pagos realizados por Inversiones y Mandatos a la esposa de Novoa, María Angélica Mackenna Echaurren, quien cobró $358,9 millones entre 2009 y 2014, y al abogado Roberto García. Ambos casos, según declaró a los fiscales, están en proceso de reclamo ante el SII. Sobre la situación de su mujer, que también es socia de Inversiones y Mandatos, el ex senador argumentó que recibió los pagos como honorarios por ser directora de la sociedad.

El ex senador Novoa terminó cancelando $15 millones al SII por los tributos impagos. La rectificación que hizo a su declaración de impuestos de 2013 se presentó el 23 de marzo y fue beneficiada con una condonación en línea de intereses y multas.

Esto, a pesar de que por estar sometida a investigación tributaria su sociedad no podía recibir ese beneficio y había una advertencia al respecto en el sistema del SII. De hecho, la irregularidad dio origen a un sumario en Impuestos Internos del que aún no se conocen novedades y sobre el cual no hay mención alguna en la declaración del ex senador.

Fuente: CIPER Chile

DEJA UNA RESPUESTA