Entre los nombres que figuran en la denuncia del Servicio de Impuestos Internos, por boletas falsas emitidas a SQM, aparecen Marisol Cavieres, la secretaria histórica de la UDI, el estafeta Carlos Sepúlveda, y cuatro familiares de ellos, quienes, emitieron boletas falsas a SQM por un total de 132 bototos. Eso si que se llama democracia en la base.

 

El caso Penta y sus aristas se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para la UDI, la cual ha visto la renuncia de su timonel y cuestionamientos hacia los parlamentarios gremialistas que recibieron financiamiento irregular para sus campañas políticas. Ahora se suma una nueva “bomba” en la tienda de calle Suecia, luego que la Fiscalía y el SII pusieran sus ojos en dos empleados del partido y cuatro de sus familiares, quienes recibieron más de 132 millones de pesos tras emitir boletas presuntamente falsas a SQM.

Se trata de la secretaria histórica de la UDI, Marisol Cavieres, y del estafeta Carlos Sepúlveda.

Marisol Cavieres se desempeña como secretaria de la presidencia de la UDI desde el tiempo de Jaime Guzmán, y es una de las personas de más confianza de los dirigentes.  Tanta que,  según consigna La Segunda, Cavieres “tenía como misión -además de su trabajo- conseguir mensualmente boletas por 10 millones de pesos”, los cuales habrían sido destinados para financiar el funcionamiento del partido, además de ser derivados a campañas políticas.

Ante esto, emitió boletas propias, a las que se sumarían las de su marido José Hormazábal, ex candidato UDI a concejal por Huechuraba; y de sus hijos Matías y José Tomás, que aparecen en la contabilidad de SQM entre 2012 y 2013. De ellos, solo José Tomás es denunciado por el SII, mientras que los demás son parte de la lista de investigados.

En el caso de Carlos Sepúlveda, encargado de realizar todos los trámites bancarios de la UDI y que trabaja en forma estrecha con Cavieres, aparecen boletas a su nombre y de su esposa Mónica Gajardo.

Sepúlveda trabaja en la UDI desde mediados de los 90, y es quién realiza los trámites bancarios, llena boletas y cambia cheques, razón por la cual trabajaba en estrecha relación con Cavieres.

Es más, entre los que emitían boletas. había «premiados» que se quedaban con el 10% de la retención

Ahora, a los involucrados la gracia podría costarles ser imputados como facilitadores de boletas ideológicamente falsas, precisamente el delito denunciado por el SII.

Consultado sobre esta situación, el presidente interino del gremialismo, Javier Macaya, declaró que “a propósito de antecedentes de los que no me enteré por la prensa, voy a entrar a revisarlos, y eso es lo que puedo comprometer hasta ahora. Y la actitud no cambia; uno tiene que ser respetuoso de la investigación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí